La reforma eléctrica de AMLO amenaza con reventar la alianza PRI-PAN-PRD
Los lideres partidistas de Va por México. Foto: Especial

La Reforma Eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está a punto de minar la alianza del PAN y del PRI, al menos en la Cámara de Diputados: el partido blanquiazul anunció que el pacto electoral y legislativo que mantienen está condicionado a que el tricolor rechace los cambios constitucionales.

Si en los hechos vamos a funcionar como alianza legislativa, entonces en los hechos seguiremos funcionando como alianza legislativa y electoral, y por ergo, si la situación es distinta, distinto será también el resultado”, advirtió Jorge Romero, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, luego de que a diferencia de los panistas y perredista, el PRI anunciara foros para revisar la iniciativa que este martes fue turnada a las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Energía.

El líder panista adelantó que en caso de que la Reforma Eléctrica sea aprobada por el Congreso de la Unión, recurrirá a la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) para impugnarla mediante una acción de inconstitucionalidad.

La presión para que el PRI defina si apoyará o no la iniciativa preferente enviada por López Obrador con la que busca beneficiar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) llegó desde temprano en voz del presidente, quien llamó al partido a definirse entre la visión “salinista” o “cardenista” de la historia priista.

“(El PRI) tiene una oportunidad para definirse: ¿va a seguir con el ‘salinismo’ como política o va retomar el camino de Cárdenas, López Mateos, el camino que trazaron estos dos grandes presidentes, es una oportunidad histórica de definición”, sostuvo López Obrador en conferencia de prensa desde Veracruz.

El presidente del PRI Alejandro Moreno Cárdenas ya reaccionó a los llamados y afirmó que su partido no será presionado.

Al PRI no lo presiona nadie, ni el gobierno, ni nadie”, respondió esta tarde en conferencia de prensa.

La reforma busca ajustar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución para reservar el 54% de participación en la generación de electricidad, dejando el restante 46% a empresas privadas, entre otros puntos, por ser cambios constitucionales requiere de dos terceras partes de los votos.

Con la actual composición de la Cámara de Diputados, Morena y sus aliados suman 277 legisladores, de los que 201 son del partido marrón, 44 del Verde y 33 del PT.

En caso de que los 71 legisladores del PRI se sumen a la iniciativa de Reforma Eléctrica, el bloque sumaría 384, con lo cual superaría las dos terceras partes requeridas para su aprobación.

Las voces en contra de la Reforma Eléctrica viene también de la iniciativa privada. Este 5 de octubre, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), criticó que la reforma no establezca claridad en las reglas de la entrega de electricidad ni de precios, y auguró que acabará en los tribunales porque va “en contra de los compromisos tomados con inversionistas en el pasado”.

A la par, aseguró que los mexicanos “pagarán más” en la tarifa de la luz porque las plantas de la CFE subirán los costos de generación.

También las empresas de la Asociación Mexicana de Energía (AME) advirtieron que está en riesgo el acceso a “energía más limpia y a precios más accesibles”.

Y es que la reforma pretende alterar el orden actual en el que se entrega la energía, que contempla primero la generación más limpia y barata, que suelen ser plantas eólicas o solares, seguidas de geotermia, hidroeléctrica, nuclear, gas natural y en último lugar carbón y combustóleo, que son viejas plantas en manos de la CFE.

Con información de EFE

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales