Gibrán Ramírez, una de las pocas voces críticas que se pueden encontrar al interior de Morena, considera que su partido está destruyendo su “patrimonio ético” con decisiones cupulares y antidemocráticas, que están acelerando su descomposición.

El próximo sábado, Morena elegirá a un nuevo Congreso Nacional, pero no todos podrán ser votados, pues algunos nombres fueron eliminados de las listas finales. Uno de los excluidos es Gibrán Ramírez.

Mario Delgado, dirigente del partido, reconoció la exclusión, aunque no dio nombres, pero sostuvo que “la gente que demostró que está en contra de Morena, no tienen por qué formar parte de la dirigencia”. 

En entrevista para La-Lista, Ramírez considera que su nombre fue “rasurado” por las críticas que hizo en el pasado proceso electoral contra la candidata de su partido en Durango, Alma Marina Vitela, y otras que ha hecho contra el movimiento lopezobradorista al que ha apoyado casi la mitad de su vida (hoy tiene 32 años).

El doctor en Ciencias Políticas asegura que su partido está quedando en manos de una cúpula y pone de ejemplo que el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y cercanos a él, fueron incluidos en las listas de consejeros elegibles en Tabasco.

En la depuración, Ramírez asegura que desde Morena quitaron nombres como el de él, de Alejandro Rojas Díaz Durán y René Bejarano, los primeros dos cercanos a Ricardo Monreal.

Con la depuración, desde Morena “empezaron a configurar desde quién era elegible” para el Congreso que quieren, para que vote “gente obediente para ocupar las carteras del Comité Ejecutivo Nacional, para que no haya crítica a los métodos de elección, para que no haya revisión de las encuestas y mucho menos propuestas”. 

“El grupo dominante de Morena pretende escriturar el partido a su nombre y por eso hacen esta purga preventiva”, sostiene. 

Gibrán Ramírez dice que incluso descargó las listas que en principio habían aparecido, donde sí se le tomaba en cuenta, y las presentó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde inició un juicio de protección de derechos

Ahora tiene pocas esperanzas de que el Tribunal restituya su nombre, pero busca que éste le ordene a Morena reponer la elección del Congreso nacional que se realizará este fin de semana.

En los hechos me están expulsando de Morena: Gibrán Ramírez

La descomposición de Morena se acelera, la cúpula destruye su patrimonio ético: Gibrán Ramírez - gibran_ramirez

Gibrán Ramírez asegura que “muy pocas manos” quieren quedarse con Morena.

“Nos están expulsando en los hechos, nos están privando del ejercicio de nuestros derechos políticos”, asevera.

Para la elección del Congreso Nacional, expone, tendrían que ser asambleas en las que hubiera un ejercicio deliberativo, pero ante el riesgo de que las diferencias salgan a flote y que sea demasiada gente por lo que se imposibilite gestionar los votos, se sustituyeron esas deliberaciones por centros de votación

Por ello, de antemano califica la elección “por demás ilegal, tramposa, bajo el control de una pequeña cúpula burocrática y en consecuencia antidemocrática”.

Y se pregunta quién le hace más daño a Morena, él, con sus críticas, o quienes traicionan los principios del partido:

“¿Quién está más a favor de Morena: quien critica las decisiones de la cúpula burocrática para que se mantengan los principios y valores, que le dieron origen y que le dan simpatías entre el pueblo de México; o quien traiciona en sus hechos, aunque tenga el poder real al interior de esa cúpula burocrática?”.

Sus críticas se han ido agudizando, dice, “a raíz del mal manejo partidista” y por señalar perfiles cuestionables que se han definido para algunas candidaturas. 

En la pasada elección, afirma, algunas candidaturas se decidieron de manera antidemocrática, por decisión de la cúpula partidista. 

“Están destruyendo su patrimonio ético, por colocar a sus cómplices, ya sea de negocios, o de transas políticas”, afirma. Por ejemplo señaló que el “único mérito” de Marina Vitela para ser candidata, es que aportó a la campaña de Mario Delgado a dirigente nacional. 

¿Por qué permanecer en Morena entonces?

“Nos mantenemos aquí porque Morena es un proyecto colectivo que fundamos nosotros, al que hemos dedicado muchos años. Yo empecé en 2004. Luchamos por los mismos valores y los mismos principios. Conforme la práctica de gobierno ha sido ineficaz para alcanzar esos objetivos que nos planteamos desde entonces, algunos han preferido cambiar sus convicciones, traicionarse a sí mismos y estar de acuerdo con lo que sea que diga el presidente”. 

Sin embargo, incluso la postura de López Obrador ha cambiado: por ejemplo, al inicio de su gobierno decía que ningún funcionario de su gobierno intervendría en la vida interna del partido y que quien así lo hiciera tendría que renunciar o sería cesado. 

Pero ahora, para el actual proceso interno en Morena, buscan ser parte del Congreso de Morena políticos como Adán Augusto López, secretario de Gobernación; el secretario de Gobierno de la CDMX, Martí Batres; alcaldes de la capital y más funcionarios.

“Esto implica un cambio de convicciones pero de ellos, del oficialismo que nada más está siguiendo lo que diga el presidente, aunque lo que diga el presidente cambie de un año a otro o hasta de un día a otro”, señala Ramírez.

El simpatizante de Ricardo Monreal, a quien apoya abiertamente para la Presidencia, advierte que el senador participará en el proceso de elección de candidato si hay reglas claras, pero si es para una farsa “no cuenten con nosotros”.

Y es que Ramírez reconoce que hay encuestas de Morena que han sido “dedazos disfrazados”.

Para él, existe una clara intención de inclinar la balanza hacia dos candidatos oficiales: Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López. 

Sobre la jefa de Gobierno, Gibrán Ramírez asegura que es una candidata “inviable” porque tiene “perdida de entrada la Ciudad de México” ya que en la elección intermedia de 2021 se perdieron la mitad de las alcaldías y eso debería ser un indicador, considera. Además, lamenta que se ha “reducido” a ser un “espejo” del estilo del presidente.

Respecto a Adán Augusto, comenta que “ha querido reprender a los otros precandidatos diciendo que no son tiempos de regatear nada al presidente, o sea la autocrítica parecería estar prohibida. Ha salido a decir que los tiempos del señor son perfectos, ha salido a decir que AMLO es origen y destino del movimiento. Son cosas que preocupan”, remata.