Príncipe Andrés: el largo y vergonzoso calvario legal que se avecina
El príncipe Andrés, duque de York, se enfrentará a un largo juicio después de que un juez de Manhattan autorizó el proceso emprendido por Virginia Giuffre. Foto: Chris Jackson/AFP/Getty Images

Cuando un juez de Manhattan rechazó los intentos del príncipe Andrés para desestimar la demanda por abuso sexual presentada por Virginia Giuffre en su contra, marcó una victoria para su acusadora.

El fallo del miércoles del juez Lewis Kaplan también significa que el exmiembro de la realeza seguirá inmerso en un largo –y vergonzoso– proceso judicial en el futuro inmediato.

“Se trata de un gran avance porque elimina probablemente el principal obstáculo legal al que se enfrentaban Virginia Giuffre y su equipo para llevar su caso a un jurado”, dijo Neama Rahmani, exfiscal federal y cofundadora de West Coast Trial Lawyers.

Giuffre, actualmente de 38 años, ha alegado durante mucho tiempo que dos de los socios del duque de York –el desprestigiado financiero estadounidense Jeffrey Epstein y la socialité británica Ghislaine Maxwell– la obligaron a tener relaciones sexuales con él cuando ella tenía 17 años. Los abogados del príncipe Andrés no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre la decisión de Kaplan.

Epstein, un delincuente sexual convicto, se suicidó en una cárcel de Nueva York en el verano de 2019 en espera de un juicio por cargos de tráfico sexual. Maxwell fue declarada culpable el 29 de diciembre de tráfico sexual y cargos relacionados con suministrar adolescentes a Epstein.

Al principio, Giuffre afirmó en documentos legales presentados en 2015 que fue obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe en la mansión de Epstein en Nueva York, en su isla privada en las Islas Vírgenes de Estados Unidos y en la casa de Maxwell en Londres.

En agosto del año pasado, Giuffre presentó la demanda civil contra el príncipe en un tribunal federal de Manhattan, acusándolo también de agresión y de infligir deliberadamente angustia emocional.

El príncipe Andrés niega las acusaciones. Su equipo jurídico pidió a Kaplan que desestimara la demanda de Giuffre por diversos motivos.

Sus abogados sostuvieron que un acuerdo de 2009 entre Giuffre y Epstein lo protegía de la demanda que ella presentó. Se refirieron a una cláusula que liberaba “a las terceras partes y a cualquier otra persona o entidad que podría haber sido incluida como posible demandada… de forma total o parcial de Virginia (Giuffre), incluidas las causas legales estatales o federales”. No se nombró al príncipe Andrés en este acuerdo.

El príncipe Andrés también argumentó que las declaraciones de Giuffre eran demasiado imprecisas, lo que significaba que no podría defenderse adecuadamente de las acusaciones. Kaplan rechazó el argumento basado en la imprecisión de las acusaciones y dijo que sería prematuro para él decidir sobre lo que, exactamente, suponía el acuerdo de 2009 para el príncipe Andrés.

“El juez Kaplan señaló que se trata de una cuestión de hecho, y las cuestiones de hecho corresponden al jurado”, dijo Rahmani. “Si fuera evidente que el acuerdo de conciliación cubría al príncipe, pudo haber desestimado el caso, pero decidió no hacerlo. Indicó que el propósito del acuerdo de conciliación es algo que tendría que decidir el jurado”.

Rahmani señaló que “la gran mayoría de las demandas civiles llegan a un acuerdo por diversas razones”.

Es posible que las víctimas no deseen testificar en público sobre los abusos sexuales. Los acusados, por su parte, no desean enfrentarse a un juicio en caso de que los jurados se pronuncien a favor de los acusadores, ni al continuo bombardeo de la mala prensa que puede aumentar cuando se realiza un juicio público.

Sin embargo, Rahmani cree que se trata de un raro caso civil que tiene más probabilidades de llegar a un jurado que de llegar a un acuerdo. En el pasado, Giuffre llegó a un acuerdo “por lo que yo diría que es una cantidad insignificante, una cantidad simbólica, centavos por dólar” por una demanda de abuso sexual contra el multimillonario Epstein.

Y, a diferencia de muchos otros, Giuffre ha hablado públicamente de su trauma. No testificó en el juicio de Maxwell, así que “esta es su única oportunidad de contar su historia de forma muy pública”, señaló Rahmani.

Además, el príncipe podría oponerse al acuerdo por sus propias razones. “El príncipe Andrés negó que esto hubiera ocurrido, así que si llega a algún acuerdo –incluso si no hay admisión de responsabilidad, incluso si intenta mantenerlo confidencial, incluso si no es por razones legales– por razones de relaciones públicas, creo que este caso seguirá adelante”, dijo Rahmani.

“Existe una serie de factores que hacen de este un caso civil muy singular, por lo que, creo, es mucho, mucho, mucho más probable que vaya a juicio en comparación con otros casos civiles”.

El príncipe Andrés puede luchar contra la sentencia de Kaplan, ya sea pidiendo al juez que lo reconsidere o solicitando a un tribunal de apelación que revise la decisión, aunque las probabilidades no están a su favor.

“Una apelación será muy difícil”, señaló la veterana abogada defensora Julie Rendelman. “Se explicó muy claramente que las cuestiones planteadas por los abogados del príncipe Andrés constituyen una cuestión de hecho, no una cuestión de derecho y, por tanto, algo que debe decidir un jurado, no el juez”.

“Cuando se observa la decisión que escribió el juez, cubre todos los fundamentos en términos de todas las cuestiones planteadas, y creo que particularmente cuando se trata de una cuestión de hecho para un jurado, un tribunal de apelación se encuentra en una situación difícil para intervenir en ese proceso de toma de decisiones”.

Aunque se han establecido algunos plazos en el caso –incluyendo, por ejemplo, un plazo del 28 de julio para que ambas partes presenten una propuesta previa al juicio– conviene considerarlos con prudencia. Las declaraciones y la presentación de pruebas podrían dar lugar a más declaraciones y a la presentación de más pruebas, lo que supondría la ampliación de los plazos.

El príncipe Andrés sostiene que la noche en que Giuffre afirma que fue obligada a tener relaciones sexuales con él en Londres, él llevó a su hija, Beatrice, a una fiesta infantil al final de la tarde en un Pizza Express en Woking. El príncipe insiste en que después estuvo en su casa con sus hijas toda la noche.