Ghislaine Maxwell condenada a 20 años de prisión por delitos de tráfico sexual
Ghislaine Maxwell en la sede de la ONU en 2013. Jeffrey Epstein, exnovio de Maxwell, se suicidó en la cárcel de Nueva York hace tres años. Foto: Rick Bajornas/AP

Ghislaine Maxwell fue sentenciada el martes a 20 años de prisión en su caso de tráfico sexual en Nueva York por facilitar adolescentes a Jeffrey Epstein para que abusara de ellas. Maxwell, de 60 años, ha sostenido su inocencia.

Epstein, un delincuente sexual y financiero convicto entre cuyos socios de élite llegaron a figurar el príncipe Andrés y Bill Clinton, fue capturado por las autoridades federales en julio de 2019, por cargos de tráfico sexual. Se suicidó en una cárcel federal de Nueva York poco después de un mes tras su detención.

Los abogados de Maxwell habían presionado para que la sentencia fuera indulgente, alegando que la mujer debería recibir una condena “muy inferior” a los 20 años recomendados por los funcionarios federales competentes en materia de libertad condicional. Los fiscales solicitaron una sentencia de entre 30 y 55 años de prisión.

Maxwell, ex miembro de la alta sociedad británica, fue declarada culpable el 29 de diciembre de cinco de los seis cargos a los que se enfrentaba. El jurado tomó su decisión después de 40 horas de deliberaciones durante seis días.

Además de tráfico sexual, Maxwell fue declarada culpable de conspiración para incitar a personas menores de 17 años a viajar a través del comercio interestatal con el propósito de participar en actividades sexuales ilegales, de conspiración para trasladar a personas menores de 17 años para viajar a través del comercio interestatal con el propósito de participar en actividades sexuales ilegales, el traslado de una menor de 17 años con el propósito de participar en actividades sexuales ilegales y conspiración para cometer tráfico sexual de menores de 18 años.

Maxwell fue escoltada a la sala del tribunal con esposas en los tobillos y, durante las tres horas que duró el proceso, mostró un comportamiento inquieto. En repetidas ocasiones se tocó el cabello, a veces acomodándolo detrás de sus orejas, se rascó el cuello y tomó sorbos de agua durante todo el proceso.

La exheredera de los medios de comunicación vestía un uniforme de interna de color azul grisáceo y una camiseta blanca. Se volteó para ver a sus tres hermanos que se encontraban sentados detrás de ella en el tribunal –Isabelle, Christine y Kevin– en varias ocasiones.

Sin embargo, Maxwell no ofreció ningún tipo de disculpa por sus acciones. Cuando Maxwell se puso de pie frente a un atril con cristales de plexiglás para hablar, expresó: “Siento una profunda empatía por todas las víctimas de este caso. También reconozco que me han condenado por ayudar a Jeffrey Epstein a cometer estos delitos”, dijo Maxwell, cuya declaración constituyó la primera vez que abordaba públicamente estas acusaciones.

“Y a pesar de las muchas cosas útiles y positivas que he hecho en mi vida y que seguiré haciendo… sé que mi asociación con Epstein y este caso me mancharán para siempre y de forma permanente”.

Maxwell intentó atribuir la culpa a Epstein.

“Jeffrey Epstein debería haber estado aquí ante todos ustedes, debió haber estado ante ustedes hace todos estos años, debió haber estado ante ustedes en 2005, nuevamente en 2009, y nuevamente en 2019”, continuó Maxwell, añadiendo poco después: “Lamento el dolor que experimentaron…”

Hubo cuatro acusadoras en el juicio: Jane, Kate y Carolyn, que no utilizaron sus nombres completos durante el proceso, así como Annie Farmer.

Jane declaró que tenía 14 años en 1994 cuando Epstein comenzó a abusar sexualmente de ella, y que algunas veces Maxwell estuvo presente cuando lo hizo. En ocasiones, Maxwell participaba en estos abusos, testificó Jane. “Había manos por todas partes”, comentó Jane sobre un incidente con Epstein y Maxwell. Estos abusos también ocurrieron cuando ella tenía 15 y 16 años.

Kate indicó que conoció a Maxwell en París alrededor de 1994, a los 17 años. Maxwell invitó a Kate a tomar el té en su casa en Londres poco después, y posteriormente le presentó a la adolescente a Epstein en un encuentro posterior.

Unas semanas después, Maxwell contactó por teléfono a Kate y le dijo: “Jeffrey iba a recibir un masaje, pero la masajista había cancelado. ¿Podría hacerle un favor e ir a su casa… porque tenía manos fuertes?”

Kate relató a los miembros del jurado que Maxwell la llevó al piso de arriba, donde se encontraba Epstein en bata. Maxwell cerró la puerta, dejando a Kate a solas con Epstein. Él inició el contacto sexual con Kate. Ella lo vio varias veces al año durante los años posteriores.

Carolyn declaró que cayó en el mundo de abusos de Maxwell y Epstein a principios de la década de 2000, cuando tenía 14 años, en su mansión ubicada en Palm Beach.

Carolyn comentó que viajó a la casa de Epstein “más de 100 veces” entre sus 14 y 18 años, y recordó un encuentro físico con Maxwell mientras preparaba una mesa de masajes.

“Me estaba desnudando por completo, y ella entró y tocó mis senos y mi cadera y mis nalgas y dijo… que tenía un gran cuerpo para el Sr. Epstein y sus amigos. Ella solo dijo que yo tenía un buen cuerpo”, declaró Carolyn.

Farmer testificó que Maxwell le dio un masaje desnudo cuando ella tenía tan solo 16 años en la extensa finca de Epstein ubicada en Nuevo México. Farmer conoció a Epstein a finales de 1995, cuando fue a visitar a su hermana, María, en la ciudad de Nueva York. María era una pintora de Epstein.

El caso de Maxwell se vio envuelto en un potencial desconcierto poco después del veredicto. Uno de los miembros del jurado, Scotty David, concedió una entrevista posterior al juicio en la que habló sobre haber sufrido abusos sexuales cuando era niño.

David señaló que les contó esto a sus compañeros de jurado para que pudieran observar los hechos desde el punto de vista de una víctima. Estas declaraciones suscitaron preguntas, ya que durante el proceso de selección se les preguntó a los posibles jurados sobre cualquier antecedente de abuso.

El cuestionario dirigido a los posibles jurados planteaba lo siguiente “¿Ha sido usted o algún amigo víctima de acoso sexual, abuso sexual o agresión sexual?”. Tanto la acusación como la defensa pidieron a la jueza Alison Nathan que investigara el asunto; los abogados de Maxwell pidieron un nuevo juicio, alegando que David nunca debió formar parte del jurado.

Nathan llamó a David a declarar públicamente el 8 de marzo sobre esta omisión. David afirmó que se había distraído mientras se apresuraba a contestar el cuestionario, y calificó su omisión como un “error honesto”.

Nathan rechazó la petición de Maxwell de un nuevo juicio motivado por el error de David, señalando que consideraba que su respuesta era veraz y que “no habría sido desestimada por motivos de causa aunque hubiera respondido con precisión cada una de las preguntas del cuestionario”.