Caso Harvey Weinstein: el relato de Jennifer Siebel Newsom en el juicio por violación en LA
Jennifer Siebel Newsom testificó en el juicio de Harvey Weinstein el lunes. Foto: Rich Pedroncelli/AP

Jennifer Siebel Newsom, directora de documentales y esposa del gobernador de California, Gavin Newsom, subió al estrado en el juicio por violación contra Harvey Weinstein, convirtiéndose en la mujer más destacada hasta el momento en testificar contra el exproductor de Hollywood.

Siebel Newsom lloró repetidamente mientras testificaba sobre su encuentro con Weinstein en un hotel para lo que ella creía era una reunión de negocios cuando era una joven actriz, y sobre su sorpresa cuando él regresó repentinamente vistiendo únicamente una bata de baño y comenzó a manosearla, a pesar de sus protestas, para finalmente arrastrarla a un dormitorio y abusar de ella.

“Estoy temblando. Estoy como una roca. Estoy frígida. Esta es mi peor pesadilla”, dijo Siebel Newsom. “Él era tan grande y tan decidido … Esto fue un infierno”.

Ella describió cada etapa de la presunta violación con detalles gráficos, incluyendo su asco por el cuerpo de Weinstein y el temor de que le transmitiera una enfermedad.

En aquella época, Siebel Newsom era una joven actriz en activo que tenía solo unos pocos papeles pequeños en el cine y la televisión, y Weinstein “era como la persona con influencia, él era la cima de la industria”.

Caso Harvey Weinstein: el relato de Jennifer Siebel Newsom en el juicio por violación en LA - jennifer-siebel
En este boceto artístico de la sala, Jennifer Siebel Newsom, en el centro, sube al estrado en el juicio. Foto: Bill Robles/AP

Siebel Newsom describió que los empleados del productor desaparecieron de la habitación del hotel y que Weinstein volvió a aparecer vistiendo únicamente una bata y comenzó a tocarla. Siebel Newsom explicó que le dijo “Por favor, no, por favor, no”, y buscó una salida. Incluso mientras intentaba alejarse de Weinstein, la joven actriz intentó cerciorarse de que estaba siendo “amable”, declaró.

“También estaba intentando ser amable y no enojarme”, comentó. “Solo estaba tratando delicadamente de alejarme de él”.

Siebel Newsom testificó que Weinstein terminó arrastrándola o llevándola a un dormitorio y abusó de ella con sus dedos, su pene y su boca, y que ella se sintió “como una muñeca inflable” durante el ataque.

Dijo que acabó tocando su pene, creyendo que él no pararía hasta que estuviera satisfecho.

“Estaba tan decidido, simplemente daba mucho miedo”, comentó. “Así que solo lo hice para que parara”.
Inmediatamente después de la presunta violación, Siebel Newsom testificó que no se lo contó a nadie.

“Sentí una vergüenza tremenda”, dijo. Weinstein “se había llevado una parte de mí”.

Más de 90 mujeres han acusado públicamente a Weinstein de violación, abuso sexual o conducta sexual inapropiada, entre ellas poderosas actrices de renombre como Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie.

Pero ninguna de las mujeres que testificaron anteriormente en los juicios penales contra Weinstein en Nueva York y Los Ángeles ha tenido semejante protagonismo que Siebel Newsom, una cineasta consagrada cuya pareja consiguió recientemente un segundo mandato como gobernador del estado más poblado del país y que podría llegar a postularse para la Casa Blanca.

Siebel Newsom es la cuarta mujer que declara sobre una presunta violación o abuso sexual cometido por Weinstein en California. Las otras demandantes en el juicio de Los Ángeles, entre ellas una actriz italiana que visitó Los Ángeles para asistir a un festival de cine y una famosa masajista, describieron abusos similares en hoteles de lujo de la ciudad.

Weinstein ha negado todos los cargos. El más alto tribunal de Nueva York aceptó escuchar una apelación contra su condena penal de 2020 por cargos similares en esa ciudad, que resultó en una sentencia de 23 años de prisión.

La defensa de Weinstein adoptó una postura agresiva contra Siebel Newsom en los alegatos de apertura el mes pasado, con el abogado de la defensa, Mark Werksman, acusándola de presentarse como una víctima del movimiento #MeToo para evitar ser “otra bimbo que se acostó con Harvey Weinstein para salir adelante en Hollywood”.

La abogada de Siebel Newsom, Elizabeth Fegan, calificó los comentarios como “insultantes” en una entrevista con la revista Variety, y señaló que parecía que el equipo de Weinstein “iba a intentar ganar basándose en el drama y atacando a las víctimas, en lugar de basarse en la evidencia”.

La decisión de etiquetar a la primera dama de California como “bimbo” fue “una medida de la desesperación de Weinstein”, dijo Susan Estrich, abogada feminista y académica jurídica de la Universidad del Sur de California.

Siebel Newsom acusó públicamente por primera vez a Weinstein de conducta inapropiada en un ensayo publicado en el Huffington Post en octubre de 2017, el día después de que una investigación del periódico New York Times hiciera públicas múltiples acusaciones contra él, y varios días antes de que múltiples actrices poderosas de renombre también salieran a la luz con sus acusaciones contra él.

El artículo del New York Times en el que se informó que Weinstein invitaba a mujeres a hoteles para reuniones de negocios que inesperadamente se convirtieron en encuentros sexuales fue “perturbador”, escribió, pero “no tan impactante porque me sucedieron cosas muy similares”.

Su testimonio del lunes, pocos días después de que su esposo fuera reelegido como gobernador de California, fue el relato público más detallado que ha proporcionado hasta ahora sobre lo que sucedió durante su reunión con Weinstein, un encuentro que, según escribió, fue una de las inspiraciones para su posterior documental de 2011 Miss Representation, que aborda la cosificación de las mujeres en los medios de comunicación y la cultura estadounidenses.

En el contrainterrogatorio, un abogado de la defensa de Weinstein interrogó a Siebel Newsom sobre una donación que Weinstein realizó posteriormente a la campaña política de su ahora esposo, y sobre las comunicaciones por correo electrónico que mantuvo con él en los años siguientes al presunto abuso, incluido un correo electrónico de 2007 en el que le pidió consejo para tratar con los medios de comunicación cuando salía con su esposo, que en aquel momento era alcalde de San Francisco.

El testimonio de Siebel Newsom fue tenso y emocional desde el principio, y describió que todavía se sentía agobiada por los recuerdos recurrentes del abuso. “Me he estado despertando por las pesadillas durante el último mes”, declaró.

El lunes, en el juicio, cuando un fiscal le preguntó si vio en la sala a la persona que conoció en un festival de cine de Toronto en 2005, Siebel Newsom se quedó callada y después rompió a llorar antes de lograr murmurar “sí” en el micrófono.

“Él está usando un traje, y una corbata azul, y me está viendo fijamente”, dijo cuando se le pidió que lo describiera.

Caso Harvey Weinstein: el relato de Jennifer Siebel Newsom en el juicio por violación en LA - image-21-7-1280x854
Biden celebra un mitin de campaña con el gobernador Newsom en Long Beach, California. Foto: Caroline Brehman/EPA

El gobernador acompañó a su esposa al juzgado, pero el tribunal no le permitió entrar en la sala para presenciar su testimonio, según dijo un asesor de Newsom al periódico Los Angeles Times.

Siebel Newsom es conocida como Jane Doe 4 en el juicio, y al igual que las otras personas de las que se acusa a Weinstein de violación o abuso sexual, su nombre no es pronunciado en el tribunal. Sin embargo, tanto la fiscalía como la defensa la han identificado como la esposa del gobernador durante el juicio, y la abogada de Siebel Newsom confirmó a la agencia de noticias Associated Press y a otros medios de comunicación que ella es Jane Doe 4.

La actriz Daphne Zuniga, estrella de Spaceballs y Melrose Place, testificó sobre su amiga Siebel Newsom en el juicio la semana pasada.

Zuniga explicó que ella y Siebel Newsom estaban en una excursión cuando ella le dijo que había tenido un encuentro con Harvey Weinstein. Cuando se le preguntó cómo fue, Zuniga señaló que Siebel Newsom le dijo: “Nada bueno, no quiero hablar de ello”.

“Siempre la había conocido como una persona positiva, optimista, que te ve a los ojos, con una energía encantadora”, dijo Zúñiga, pero en esta ocasión “parecía disgustada, esquiva, agitada”.

Estrich, la profesora de derecho, dijo que Siebel Newsom merecía el reconocimiento “por tener el valor de defenderse”.

“Incluso la primera dama puede sentir el estigma de ser víctima de una violación”, dijo Estrich. “Creo que ella ha intentado no convertirlo en una cuestión política, pero está cumpliendo con su deber como mujer, y como ciudadana, de oponerse a una conducta que cree que fue incorrecta y que no debería ser permitida”.

Caso Harvey Weinstein: el relato de Jennifer Siebel Newsom en el juicio por violación en LA - qatar-2022