Tokio 2020. La gimnasta Luciana Alvarado convoca al Black Lives Matter en su rutina
Decenas de medios internacionales destacaron el gesto de Luciana Alvarado. Foto: AFP

La gimnasta costarricense Luciana Alvarado recibió atención mundial tras su rutina en la ronda de eliminación femenina de la disciplina, al acabar con una seña que convoca al movimiento ‘Black Lives Matter’.

La tica, 50% afrodescendiente por parte de su madre y entrenadora, Sherlly Reid, acabó su ejercicio de piso arrodillándose, levantando el puño derecho al aire y guardando el brazo izquierdo detrás de su espalda

Lee más: Tokio-2020. Gimnastas de Alemania compiten con uniformes de cuerpo entero

De esa manera simuló la postura que se hizo famosa en son de protesta a lo largo del mundo, principalmente en el espectro deportivo, luego del asesinato del estadounidense George Floyd, el año pasado, a manos de un policía de la ciudad de Minnesota. 

“Siento que si haces algo que une a todos, es como decir ‘eres uno de los míos, entiendes las cosas’. Es importante que todos sean tratados con respeto y dignidad y todos deben tener los mismos derechos porque todos somos iguales y todos somos hermosos y asombrosos. Por eso me encanta tenerlo en mi rutina”, dijo la gimnasta al sitio web especializado GymCastic, con presencia en suelo nipón sobre la seña Black Lives Matter.  

Por su acción, decenas de medios internacionales destacaron su gesto, el primero en este deporte en una competencia de peso a nivel internacional.

Luciana Alvarado, de solo 18 años, es la primera gimnasta costarricense en participar de unos Juegos Olímpicos en la historia y decidió dejar huella en ellos, más allá de su desempeño deportivo.

En entrevista a AFP, previo a su marcha a Japón, la atleta manifestó que intentaría disfrutar cada segundo en escena durante las justas olímpicas, pues el proceso de clasificación era donde realmente había hecho los principales sacrificios.  

Lee también: Tokio 2020. Jugadoras de Chile y Gran Bretaña protestan contra el racismo

La costarricense acumuló una puntuación de 51.306 en el evento general, disputado en el Ariake Arena  y acabó en el lugar 51 de 85 gimnastas. No le alcanzó para meterse en las mejores 24, las cuales disputarán la final. 

Sin embargo, sí quedó como la segunda mejor latinoamericana, detrás de la brasileña Reveca Andrade, la segunda mejor de todas las participantes.