¿Tu hijo regresó a clases? Claves para ayudarlo en estos primeros días
30 de agosto, 2021. Una niña en el receso de su primer días de clases en la primaria Carlos Pellicer. Foto: Alexa Herrera/La-Lista

¿Cómo se ha sentido tu niña o niño en el inicio del ciclo escolar? Las primeras semanas son fundamentales para motivarlos en la nueva aventura que comienza con el regreso a clases, pero también para detectar si existe algo que les preocupa o si hay que reforzar un poco más académicamente con estrategias en casa.

A continuación te compartimos algunas claves que te servirán para que tus pequeños sigan teniendo un feliz inicio de ciclo escolar y regreso a clases.

1. Escucha y valida las emociones de tus hijos

De acuerdo con Sandra Schaffer, directora de Psicoaprende y presidenta de la Fundación de Neurociencias, este inicio de ciclo escolar es muy importante que todos los cuidadores escuchemos y validemos cada una de las experiencias, sentimientos y emociones de nuestras niñas y niños.

“Es muy importante saber que ninguna emoción es equivocada y que hay que darle la importancia que requiere. Valida los sentimientos de tus hijos, hazles saber que te interesan y mantén con ellos una comunicación asertiva”, dice la experta.

2. Identifica áreas de oportunidad académica y de ser necesario busca ayuda

Las primeras dos semanas la mayoría de las escuelas están haciendo pruebas diagnósticas y un recordatorio de lo que vieron el ciclo pasado. En este punto, es importante identificar si existe algún área de oportunidad que debas trabajar en casa.

“¿Qué vamos a encontrar a nivel académico? Algunos niños habrán alcanzado el nivel esperado, pero muchos de ellos no. Yo les recomiendo a los papás cuyos hijos, sobre todo si siguen en modo virtual, por zoom o alguna otra plataforma, que se den cuenta de lo que les está pidiendo la maestra, de lo que sus hijos pueden hacer de forma independiente y del nivel que en general tienen los demás compañeros.

“Si los padres han encontrado que a sus hijos les está costando mucho trabajo seguir las instrucciones y llevar a cabo los trabajos adecuadamente. Les sugiero que busquen un apoyo para que alcancen ese nivel“, explica la terapeuta.

3. Pon atención a su adaptación y sus relaciones sociales

Estimula la convivencia con sus compañeros. Sobre todo para los que regresaron a clases presenciales, hay que estar muy atentos a sus relaciones sociales y la convivencia que tienen con el resto de sus compañeros.

“Los niños llevan mucho tiempo encerrados, no han tenido convivencia. Algunos tienen el beneficio de tener más hermanos o compañeros en el edificio donde viven o en los conjuntos. Pero otros son hijos únicos y han estado solamente con adultos. Hay que guiarlos y tener una comunicación asertiva con ellos”, explica la psicóloga.

4. Identifica focos rojos y manifestaciones físicas

Si el regreso a clases le ocasionó ansiedad a tus niños puedes estar atenta también a señales físicas.

“Hay focos rojos que hay que tener en cuenta. Por ejemplo:

  • Cuando un niño nos habla de que le sudan las manos.
  • Tiene palpitaciones.
  • Siente mariposas en el estómago.
  • Se le hace un ‘nudo en la garganta’.
  • No duerme bien, le da insomnio, le cuesta trabajo conciliar el sueño, se levanta durante la noche.
  • Su alimentación no está siendo adecuada.
  • A veces tiene mucha hambre, a veces muy poca.

Todo eso son focos rojos que nos indican que hay miedo o ansiedad. Hay que buscar a un especialista que ayude en la parte emocional, pero hay ciertas estrategias que podemos hacer con ellos”, dice Schaffer

5. Implementa estrategias de relajación

De acuerdo con Sandra Schaffer, hay muchas técnicas que nos pueden ayudar a tranquilizar a nuestros niños.

Usa técnicas de respiración

” La respiración lenta y profunda reduce la ansiedad. Hay que sentarnos con ellos y respirar juntos”, dice la experta.

Un ejercicio que sirve mucho es pedirle que respiren e inflen el estómago como si estuvieran inflando un globo para que se lo imaginen.

“Si nos dice que le hace falta el aire, guíalo a través de la imaginación. Ayúdalo a que respire poco a poco y que piense en otras cosas”

Identifica pensamientos negativos

“Preguntarles, ¿ cuando te sientes ansioso, nervioso, enojado en qué piensas? Muchos de ellos van a decir: ‘es que me va a ir mal en la escuela’, ‘no alcancé a entender lo que me dijo la maestra’, ‘mis compañeros no me están invitando a jugar con ellos’, etc. Primero hay que ayudarlos a que identifiquen y luego a que cambien esos pensamientos negativos por positivos”, asegura la directora de Psicoaprende.

Apóyate con estrategias de exposición

Consiste en hacer que manifiesten de forma verbal sus preocupaciones. “La exposición es mucho mejor que decirle, no no está pasando nada. Por ejemplo, si dice que no puede respirar, haz que respire y te diga lo que siente. Eso es mucho mejor a que le digas, no tienes nada. Recuerda que es algo inconsciente, no lo hace voluntariamente. En un ataque de ansiedad haya que hacerle que respire, que contenga el aire, que lo suelte y te diga con sus palabras qué le preocupa”

Ayúdalo a que use su imaginación

Los niños están llenos de fantasía por lo que una gran estrategia es usar su imaginación con escenas agradables.

“Puedes guiarlo a través de escenas agradables o pedirle que te digan un lugar que les gustaría. Hay niños que nos dirán en el mar, en el bosque, su casa en el árbol, etc. Cada uno tendrá su lugar favorito. Mamás, papás, les podemos recrear escenas que les sean muy agradables”.

Haz ejercicios para “dejar ir” el miedo

Si la niña o el niño tienen un miedo específico, una situación concreta que los moleste, puedes aplicar un método sencillo de desapego a través del dibujo.

“Lo que podemos hacer es pedirles que lo dibujen y ya que lo tengan dibujado que nos expresen su emoción. Cuando sacaron todo, debes pedirle que arrugue esa hoja completamente y la tire. Con eso le estás diciendo que eso que les preocupa se va a ir y eso lo hará sentir mejor. Dile, ‘ya lo hicimos bolita, cachitos, todo va a estar bien’”.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.