Así puedes hacer pintura de cara para el maquillaje de tus niños
Foto: cottonbro/ Pexels

Muajajajá. Los días terroríficos de Halloween y Día de Muertos están a la vuelta de la esquina. Es seguro que tus hijos exigirán su disfraz y maquillaje espectral. El problema es que las pinturas de fantasía artificial resecan mucho la piel, es por ello que te tenemos una receta casera para hacer tu propia pintura para niños, apta para sus caritas sensibles.

Pintura de cara para Halloween y Día de muertos

Receta para hacer la base:

  • Usa una crema de cara espesa, para rozaduras de bebé o pasta lassar.
  • Mezcla con una o dos cucharaditas de talco o harina de maíz (maicena).
  • Agrega colorante de comida natural de los tonos que vas a ocupar.
  • Revuelve muy bien.
  • Si te queda espesa, puedes añadir un poquito de agua.

Si no quieres usar colorante artificial puedes utilizar ingredientes naturales para darle color o simplemente dejarla blanca.

  • Naranja: Usa azafrán (cúrcuma en polvo)
  • Rosa o rojo: Betabel (diluye con un poquito más de crema para conseguir el tono deseado)
  • Verde: Aguacate o jugo de espinaca.
  • Negro: Carbón Activado
  • Morado: Jugo de arándano o zarzamora
  • Marrón: Café soluble

Deja que tu pintura repose entre 5 y 10 minutos antes de aplicarla. Recuerda que su uso es inmediato, no la guardes para otro día porque no contiene conservadores y se echa a perder. Si quieres una apariencia brillante, unta un poquito de aceite para bebé, de lo contrario, déjala en tono mate.

¿Cómo hacer “sangre” falsa?

Mezcla miel con pintura vegetal roja y azul.
Agrega un chorrito de leche para darle un tono blanquecino.

¿Cómo pintar la cara como si estuviera “sucia”?

Quema un corcho y déjalo enfriar. Después úsalo para “tiznar” la cara.

Cuidados básicos antes de aplicar la pintura de cara

Si bien los ingredientes naturales son seguros para la mayoría de los niños, siempre es mejor asegurarse de que no causen alergias. Obviamente si sabes que tu peque tiene alguna reacción frente a cierto ingrediente, no lo uses, o prueba un día antes colocando un poco de pintura en la mano y checando que no se irrite la piel.

El día que apliques la pintura, limpia la carita de tu niña o niño. Aplica antes una crema hidratante y procura que no use el maquillaje por más de 6 horas.

Cuando lo retires, usa un desmaquillante, pero antes deja unos minutos para que sea más fácil de quitar. No talles porque puede irritarse la piel de tu peque. Si te sigue quedando rastro de pintura, usa una toallita húmeda.

El último paso es divertirse. ¡Ñaca, ñaca!

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.