La-Lista de recomendaciones para ahorrar y comprar tu casa
Imagen: Shahid Abdullah/Pixabay.

Lo primero que necesitas para comprar una casa o departamento son un lápiz, un cuaderno y una calculadora.

Adquirir una vivienda para dejar de pagar renta o generar un patrimonio, independizarse o poner a trabajar tu dinero, cualquiera que sea el motivo, lo cierto es que se trata de un proyecto que requiere tiempo y claridad, sobre todo financiera, ya que suele ser una de las decisiones claves en la vida.

Tomando en cuenta esto, lo primero que debes realizar, incluso antes de empezar a ver casas o departamentos, es tomar lápiz, papel y calculadora para hacer un balance de tus finanzas, pues partiendo de la realidad de tu bolsillo tendrás mejores elementos para tomar una decisión.

Una correcta planeación financiera te permitirá saber, por ejemplo, cuál es el rango de precio que te puedes pagar, cuánto te podrías endeudar, o si requerirás un crédito hipotecario o no; o si esperar y ahorrar un tiempo más antes de adquirir un compromiso de estas dimensiones.

Ahorro. Esa es la palabra que deberás tener en cuenta para adquirir un inmueble, ya que sin éste incluso la posibilidad de obtener un préstamo bancario es remota, además de que es necesario tener cierta liquidez para cubrir gastos adicionales, como los relacionados al notario, el avalúo, investigación y los impuestos correspondientes.

¿Cuánto ahorrar? Las entidades financieras recomiendan destinar entre el 10 y 30% de tus ingresos, e incrementarlo según tus posibilidades de poco a poco. Para determinar el monto mensual que podrías destinar para ahorrar. Para esto es necesario que te plantees cuánto ganas, cuánto gastas.

Por ello, te mostramos algunos consejos para ahorrar y alcanzar tu meta de comprar una casa:

  • Ahorra para el enganche
    Como decíamos, el ahorro es la clave de todo; y más cuando se trata del enganche, es decir, esa suma inicial que entregas para adquirir el inmueble, y que suele ser de entre 20 y 30% del valor total del mismo. Recuerda esto: entre menos crédito solicites, mejores condiciones tendrás, pues los bancos verán un menor riesgo.
  • Elimina los gastos innecesarios
    Analiza tus gastos e identifica esos “gastos hormiga”, que pueden representar hasta el llegan hasta el 12% de tu sueldo mensual. Tapar esas “fugas” de tu cartera mejorara tus ahorros y, por tanto, alcanzar más pronto tu meta. Una idea para identificar ese despilfarro, pregúntate: ¿Lo necesito o sólo lo deseo? Si es lo segundo, descártalo.
  • Pagas tus deudas
    En el ideal, eliminar estos compromisos lo antes posible hará que tu capacidad de ahorro se incremente sin convertirse en una carga financiera. Además, te ayudará a que los pagos mensuales de tu vivienda no se conviertan en un martirio.
  • Implementa la regla del 50/30/20
    “Esta estrategia especifica claramente cómo administrar tus ingresos en un presupuesto mensual. Usa el 50% de tu ingreso para tus gastos fijos. El 30% para todo lo demás que gastarás durante el mes, por ejemplo, el entretenimiento. El 20% restante ahórralo sin pretextos”, apunta BBVA en una de sus recomendaciones de educación financiera para comprar casa.
  • Dale valor a tu dinero
    Ahorrar es en sí ya un hábito positivo, pero para optimizarlo trata que una parte de tu dinero te dé algún rendimiento a medida que lo reúnes. Para ello investiga las opciones de inversión en diferentes bancos y busca un mayor interés y menores comisiones. Existen planes que garantizan ganancias en un periodo establecido desde el inicio. Un rendimiento de 3%, 5% o 7% es mejor que tener tu dinero parado y sin dar frutos.
  • Múdate a un lugar más barato
    Si estás pagando una renta, pero decidiste que es hora de comprar tu vivienda, una opción que te permitirá reducir tus gastos y ahorrar más, es mudarte a un lugar más barato. La diferencia que ahorras puede ir directo a tu alcancía.
  • No te olvides de tus aportaciones a la vivienda
    Si cuentas con Infonavit o Fovissste, este el el momento en el que tus aportaciones pueden brillar. Como recomienda Tu Hipoteca Fácil, analiza y asesórate sobre las diversas opciones disponibles y cuál es la que más te conviene. Por ejemplo, con un crédito de cofinanciamiento el capital que tienes ahorrado en tu Subcuenta de Vivienda te puede servir para cubrir el enganche o los gastos de escrituración.