‘Destruye la región para calmar a sus fans’: la carrera por completar el muro de Trump
El muro fronterizo en un área cercana a Nogales, Arizona, EU. Foto: US Customs and Border Protection

En el Rancho Sierra Vista de Arizona, cerca de la frontera con México, Troy McDaniel está calentando el helicóptero. McDaniel es alto y delgado y viste un overol color arena. Comenzó a tomar clases de vuelo en la década de los 80 y ahora lleva más de 3,600 kilómetros de vuelo. El helicóptero es acogedor, es un Robinson R22 Alpha que se considera un vehículo de trabajo y utiliza para monitorear su rancho de 250 hectáreas. Resulta evidente que aprovecha cualquier oportunidad para volar. “No nos vamos a divertir”, sentencia.

McDaniel y su esposa, Melisa Owen, compraron su rancho y la casa de adobe de 100 años de antigüedad en 2003. Desde años antes, Owen era voluntario en el cercano Buenos Aires National Wildlife Refuge, y se enamoró de la belleza y de la diversidad de la zona, así como de la tranquilidad de su pequeña ciudad. Todo esto cambió en julio pasado cuando los vehículos de construcción y maquinaria pesada “empezaron a circular a toda velocidad por la carretera estatal de dos carriles”, dice Owen.

Una vez comenzadas las obras del muro fronterizo del presidente Donald Trump, las construcción fue rápida. Sasabe, una tranquila ciudad fronteriza, localizada a más de una hora de distancia de Tucson, se transformó en un sitio de construcción. “No creo que encuentres a una sola persona en Sasabe que esté en favor de este muro”, dice Owen.

“Somos los guardianes de esta tierra. Somos responsables de estas cosas. ¿Le pidió permiso alguien a los habitantes locales para construir? Todo esto es culpa del presidente Donald Trump. No es por proteger a EU. Sólo quiere proteger sus propios intereses”.

Verlon José, exvicepresidente de la Nación Tohono O’odham
También lee: La construcción del muro de Trump amenaza la supervivencia de los jaguares en EU

El propósito de nuestro viaje en helicóptero es observar el movimiento del trabajo de construcción que se lleva a cabo al sur de la casa de la pareja porque los contratistas están muy apurados por terminar esas áreas del muro antes de que Trump deje la presidencia. Volando encima del desierto de Arizona, desde la burbuja sin viento de la cabina, esta nueva sección del muro se extiende a lo largo del paisaje como una cicatriz color cobre. McDaniel nos guía por encima de las colinas y cae en los cañones, supervisa la belleza del paisaje. Aquí, al igual que en buena parte de la frontera, la barrera de 10 metros no da la vuelta. Sigue corriendo, tercamente, a lo largo de acantilados, laderas de montañas y entre comunidades que estaban conectadas.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - Muro-trabajadores
Trabajadores colocan alambre de púas en la barrera ya existente en la frontera de EU con México cerca de Nogales, Arizona. Foto: US Customs and Border Protection

“Esa ya era una barrera”, dice McDaniel, señalando un acantilado profundo en frente de nosotros. El camino que abrieron los bulldozers para el muro de Trump recorre las montañas por el lado oeste, pero por el otro lado del acantilado no hay muro, sólo un espacio muy grande. Al igual que en otras partes de la frontera, el muro se construye poco a poco. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU indica que se llevan a cabo 37 proyectos de los cuales sólo tres se van a completar este mes. Otros tienen fecha de conclusión a futuro, algunas programadas hasta junio de 2022.

En agosto, durante una conferencia de prensa virtual con la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, Joe Biden dijo a los reporteros que “no se va a construir ni un metro más de muro durante mi administración”. Los 37 sitios de construcción, en varios estados de avance, muy probablemente se cierren.

Aún así, tendrá que formular una política más compleja que una simple suspensión. Muchos de los contratistas privados tienen cláusulas en sus contratos que requieren de altas sumas de dinero por compensación si el gobierno cancela sin más la construcción. También se están llevando a cabo juicios legales que varios dueños de tierras iniciaron porque el gobierno confiscó partes de sus propiedades. Biden sólo podrá conocer la naturaleza exacta de estas obligaciones hasta que asuma la presidencia.

También lee: La política de ‘Permanecer en México’ expuso a los migrantes a daños: HRW

Mientras tanto, Trump aceleró la construcción previamente a las elecciones de noviembre de 2020. Luego puso a trabajar a la gente hasta muy tarde en la noche todo diciembre y parte de enero se dinamitaron laderas y los bulldozers trabajaron en el desierto para abrir brechas para un muro que tal vez no se termine a tiempo.

Durante los últimos cuatro años, he vivido en Nuevo México. He viajado por las tierras fronterizas y he documentado el impacto del muro en las comunidades y en el medio ambiente.

“Empezaron a trabajar en las noches hace seis semanas”, dice el fotógrafo John Kurec, quien desde octubre documenta la construcción en el remoto Cañón de Guadalupe en Arizona. “Desde entonces no han parado”.

Verlon Jose, exvicepresidente de la Nación Tohono O’odham, dice que ha sido testigo de cómo pasan las máquinas por su tierra ancestral para construir el muro. “Somos los guardianes de esta tierra. Somos responsables de estas cosas. ¿Le pidió permiso alguien a los habitantes locales para construir? Todo esto es culpa del presidente Donald Trump. No es por proteger a EU. Sólo quiere proteger sus propios intereses”.

“De acuerdo con la CBP, se construyeron 727 kilómetros de muro fronterizo durante la administración de Trump, con un costo de 15,000 millones de dólares, uno de los proyectos más caros de infraestructura en la historia de EU”

Cuando se detenga la construcción se tendrán muchos huecos en el muro. En algunos lugares se juntará con las viejas barreras que la administración consideró inadecuadas y en otras partes terminará abruptamente. “Trabajan lo más rápido posible para construir muros que terminan de golpe”, dice McDaniel, mientras su helicóptero regresa en círculos hacia su propiedad sobre las laderas tachonadas de saguaros justo al norte de la frontera con México. Bajamos un poco y nos acercamos a la pista de aterrizaje que es un pedazo de tierra a un lado del camino, y levantamos un pequeño remolino de tierra al tocar la tierra.

Un muro contra viento y marea, pero a pedazos

Después de cuatro años de escándalos todos los días y ante las impresionantes escenas de la semana pasada en Washington, DC, es fácil olvidar que Donald Trump ganó las elecciones de 2016 con una sola propuesta política: construir un muro.  Ese era el grito que coreaba la gente en sus mítines, la encarnación de la línea dura de Trump frente a los migrantes y su propuesta ideológica de “America First”. Trump argumentó que el muro detendría la migración de migrantes indeseables, “bad hombres” y que fue la retórica nacionalista que resonó en su base. Durante su primera semana de gobierno, Trump firmó una orden ejecutiva que incluía un apartado para “la construcción inmediata de un muro físico en la frontera sur”.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - 500-8
Donald Trump en junio de 2020 en San Luis, Arizona. Foto: AFP/Getty Images. Saul Loeb

La construcción comenzó en 2019, en su mayor parte para reemplazar las rejas que ya existían, o las barreras hechas con vehículos o cualquier otro tipo de estructura en la frontera y también se comenzaron obras en las zonas sin muro de la frontera. El muro a elección de Trump consiste en una serie de postes verticales de acero colocados sobre concreto con pequeños espacios entre cada uno. En algunas partes alcanza una altura de 10 metros y más que un muro, se trata de una reja de metal imponente.

Según Kenneth Madsen, profesor asociado del departamento de Geografía de la Universidad Estatal de Ohio, el Departamento de Seguridad Interior (DHS), ha pasado por alto 84 leyes y estatutos, muchos creados específicamente para proteger los tesoros culturales del país y los sitios ecológicos, con el fin de acelerar la construcción.

Docenas de leyes ambientales y de salud pública se ignoraron para construir el muro que atraviesa parques y zonas de vida salvaje, incluyendo el Parque Nacional de los Organ Pipe Cactus, el Refugio para la Fauna Silvestre Cabeza Prieta, el de San Bernardino, y el Coronado National Memorial. “Trajeron devastación al ambiente y a las comunidades en la frontera”, dice Scott Nicol, residente del Valle del Río Grande, Texas, y autor de del reporte de 2018 para la Unión de las Libertades Civiles de EU (ACLU) sobre el impacto del muro.

Nicol cree que el recorrido del muro se hizo pensando más en la facilidad que en la eficacia. La construcción es más activa en propiedad federal, no porque sea más fácil cruzar por esa zona sino porque construir en propiedad privada es un proceso largo. “Texas es el estado con más extensión en la frontera  pero se ha construido menos aquí porque el terreno fronterizo de Texas es en mayor parte  propiedad privada”, dice Nicol.

De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU (CBP), se construyeron 727 kilómetros de muro fronterizo durante la administración de Trump, con un costo de 15,000 millones de dólares, uno de los proyectos más caros de infraestructura en la historia de EU. En septiembre de 2019, Trump prometió construir entre 700 y 800 kilómetros de muro, así es que cumplió su objetivo, aunque en su mayor parte sólo se reemplazaron barreras que ya existían.

El martes, tras la violenta insurrección en el Capitolio, Trump hizo su visita final a la frontera de Texas para celebrar que se cumplió su objetivo. Durante un breve discurso, se deslindó de la responsabilidad de los sucesos en la capital e hizo hincapié en su éxito para detener la migración ilegal y asegurar la frontera.

“Cuando llegué a la presidencia, heredamos una frontera destruída, disfuncional y abierta”, dijo. “Reformamos nuestro sistema de migración e hicimos que la frontera del sur estuviera más segura que nunca en toda la historia de EU”.

¿Ha tenido impacto en la migración? Según el abogado David Donatti, de  la ACLU de Texas, la respuesta es no. Durante los últimos meses, según los datos de la CBP, ha aumentado el número de personas que intenta cruzar. “Es poco probable que el muro tenga un efecto notable”, dice Donatti. “En una carrera para construir, la administración está construyendo en donde es más fácil hacerlo que en donde la gente cruza más”.

Y aunque el muro sea una barrera impresionante, no es infranqueable. Después de Navidad, Nicol visitó una sección nueva en el valle del Río Grande entre Texas y México y se topó con varias escaleras regadas por el piso. “Siempre va a haber la manera de cruzarlo”, dice.

Gil Kerlikowske, quien fuera el comisionado de la CBP durante el gobierno de Barack Obama, dice que no hay una solución que sirva para resolver todo en la frontera. “Hay lugares en donde la naturaleza es difícil y tan remota que no se necesitan barreras”. En esas zonas es más útil recurrir a la vigilancia y a las tecnologías de detección y el costo económico sería menor”, dice. “Se trata de un problema increíblemente complejo. Cuando alguien propone una solución simple a un problema complejo se sabe con seguridad que se trata de la solución equivocada”.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - NO-entre-Muro-EU
Frontera entre México y EU a la altura de Nogales, Arizona. Foto: U.S. Customs and Border Protection

Eso no quiere decir que el muro de Trump no haya sido efectivo. De regreso en el rancho, las cámaras que colocó Melissa Owen detectaron el paso de animales salvajes como leones de la montaña y pecaríes, mamíferos parecidos a los cerdos, cuyos cráneos se pueden encontrar en los alrededores de la casa. “No hicieron estudios ambientales, ni geológicos, nada de eso”, dice Owen. Cuando los constructores llegaron a la ciudad el verano pasado, empezaron a “bombear grandes cantidades de agua del subsuelo” para mezclar el concreto para los cimientos del muro fronterizo”.

También lee: La construcción del muro de Trump amenaza la supervivencia de los jaguares en EU

Los residentes de Sasabe se quejaron porque se redujo la presión del agua. En el Parque de la Fauna Silvestre de San Bernardino, el bombeo de agua para el concreto hizo que se secara un humedal muy importante y cuatro especies de peces se pusieron en peligro. En otros lugares se crearon riesgos semejantes. El arroyo Quitobaquito del Parque Nacional Organ Pipe Cactus, que es el hogar de un pez del desierto en peligro de extinción, empezó a secarse cuando los constructores bombearon agua del acuífero que lo alimentaba. “Esa agua es nuestra. Dependemos de ella”, dice Owen mientras mira la tierra árida de su rancho que sufre por la sequía.

Myles Traphagen, coordinador fronterizo del grupo conservacionista Wildlands Network, considera que el muro de Trump es el “proyecto más dañino” para la ecología de la zona montañosa de Sky Islands y para los animales que viven allí, especialmente para el jaguar, quien se ha vuelto a reproducir en EU, después de que estuvo en peligro de extinción durante las cacerías de la década de los 60.

“Teníamos tres jaguares en 2015 y 2016, lo que no había sucedido desde 1930”, dice Chris Bugbee, investigador senior de Conservation CATalyst, una organización dedicada a las 38 especies de gatos salvajes de todo el mundo.

“Si no hubieran empezado el muro podríamos esperar que llegara una hembra que pudiera reproducirse”, agrega Aletris Neils, director ejecutivo de Conservation CATAlyst.

El jaguar es una de las numerosas especies, al igual que el ocelote y el lobo gris mexicano que están en peligro de extinción, que pueden encontrarse en una región que se extiende del suroeste de Nuevo México hasta el oeste de Arizona y hasta el sur ya en México. Si se completa la construcción del muro, dice Traphagen, “el 93% del hábitat del jaguar estará dividido por el muro”.

Desde los 60 sólo se han visto machos en EU. Recorren grandes distancias y algunos se van al norte donde encuentran más comida y después regresan al sur a buscar pareja. En la actualidad hay un jaguar del lado de EU, cuya ubicación no semenciona para evitar la cacería furtiva, y que se encuentra separado de México a causa del muro.

Bugbee pasó tres años rastreando con su perro al famoso jaguar El Jefe. Desde que comenzó la construcción no hemos visto indicios de jaguar”, me cuenta cuando nos encontramos en el Coronado National Forest, en donde rastreaba al felino. A menos de dos kilómetros de distancia, los constructores ya están haciendo detonaciones y usando bulldozers en el Paso de Moctezuma, en donde otro jaguar, conocido como Yo’oko, alguna vez paseó.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - 500-9
El famoso jaguar ‘El Jefe’. Foto: CATalyst

Owen y McDaniel no son liberales ni están a favor de abrir la frontera. En la entrada de su rancho hay letreros que dicen; “La patrulla fronteriza siempre es bienvenida”. Los dos caballos de Owen, Rocker y Kiowa, son caballos retirados de la Patrulla Fronteriza. Son “los mejores”, dice de su temperamento. Durante sus primeros días en el rancho, Owen decía que los migrantes indocumentados y los contrabandistas cruzaban la frontera en grandes cantidades. Con frecuencia se topaba con ellos dentro de su propiedad. Una mañana alguien entró a su casa. “No quiero que las cosas vuelvan a ser como antes”, dice, y agrega que la recesión de 2008  frenó en gran medida la migración. “Nadie quiere más que yo una frontera segura”, dice.“Pero un muro de 10 metros y mal construido no es la solución. Es propaganda electoral. Se está destruyendo mi vecindario porque un loco ególatra quiere tener en paz a sus seguidores”.

Durante su campaña, Trump aseguró que México iba a pagar el muro. Cuando llegó a la presidencia, el Congreso destinó casi 1.4 mil millones de dólares al año para la construcción, pero cada año el presidente pedía más e incluso declaró una emergencia nacional para desviar fondos del ejército para pagar el muro. Según cálculos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU, Biden ahorraría 2.6 mil millones de dólares si deja de construir el muro desde el primer día de gobierno.

Trump, y algunas personas de la CBP, insisten en que el muro es crucial para detener el contrabando. “El contrabando de drogas y de personas ha disminuido en las zonas en donde se encuentran las barreras. El tráfico ilegal fronterizo también se trasladó a las zonas en donde hay barreras de tiempos anteriores o a lugares donde no hay barreras”, dijo un vocero de la DHS en un email para The Guardian.

Kerlikowske, quien fungió como director de la oficina para el control nacional de drogas entre 2009 y 2014, acepta que el tráfico de drogas es un problema. Sin embargo, indica que la mayoría de las sustancias ilícitas, como fentanilo, cocaína y heroína, se contrabandean por puertos de entrada legales en donde existen muros y sistemas de seguridad más elaborados. “Durante mi tiempo como comisionado, conocí cientos de agentes de la patrulla fronteriza. Ninguna persona de la patrulla fronteriza piensa que necesitemos un muro en realidad”.

Donatti de la ACLU de Texas dice que hay pocos indicios de que los muros detengan las drogas o la migración de los indocumentados, que se da principalmente por factores de presión como la guerra, la pobreza, la desesperación. “El gobierno federal de EU ha tratado de estudiar este fenómeno en diferentes ocasiones pero nunca ha conseguido apoyo para construir un muro que detenga el flujo de migrantes indocumentados”, dice.

Para lo que funcionan los muros es para aumentar el número de muertes de migrantes. Mientras más muro se construye en la frontera, más crece el riesgo cuando los migrantes cruzan ilegalmente. Desde 1998, cerca de 7 mil personas han muerto en la frontera México-EU, la mayoría en el desierto de Arizona, y durante los últimos años, en el valle del Río Grande.  “Si se sigue construyendo la gente sigue buscando lugares más remotos y peligrosos para cruzar”, dice Donatti.

“Se trata de un desastre humanitario”, coincide Eddie Canales, del Centro de los Derechos Humanos del Sur de Texas, quien pasó la última década operando cientos de estaciones de agua en el valle del Río Grande en Texas para salvar a los migrantes. “Hacemos lo que podemos”, dijo Canales a The Guardian en 2020. “Pero la gente sigue muriendo”. El muro lleva a la gente a lugares más peligrosos de cruzar, en donde no existen las barreras físicas todavía”.  Las temperaturas en el desierto de Arizona son brutales. El de 2020 fue el año más mortal desde 2010 para las personas que cruzaron por allí.

Los verdaderos dueños de esta tierra

Es difícil que la gente entienda lo que esto significa para nosotros, como O’odham y Nativos Americanos. Lo que significa para nosotros como pueblos originales de esta tierra”, dice Verlon José.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - Border_Wall_at_Tijuana_and_San_Diego_Border-1024x663
El muro fronterizo en las cercanías de Tijuana/San Diego. Foto: © Tomas Castelazo, www.tomascastelazo.com/Wikimediacommons

Cuando a principios de año visité el Parque Nacional Organ Pipe Cactus, una parte prístina del Desierto de Sonora, los constructores estaban muy ocupados dinamitando Monument Hill, una montaña sagrada y sitio de entierro del pueblo Tohono O’odham. Arrancaron los saguaros, que son enormes cactus sagrados para la tribu, y todo para abrir camino para el muro. “Era como si nos preguntaran que en dónde vivían los abuelos para poner un muro justo allí”, dice José.

“En ciertas áreas, no vamos a poder continuar con nuestras prácticas tradicionales”, dice José. Miembros de este grupo viven en ambos lados de la frontera. “Nos gastamos millones de dólares en el muro. ¿Por qué no invertimos en nuestras ciudades fronterizas y ciudades?”

Según Norma Herrera, residente de la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, el muro tiene un precio de 15,000 millones de dólares lo cual es un insulto para una de las zonas más pobres de la región, en donde suele faltar la infraestructura básica. Este problema se hizo evidente durante la pandemia, cuando lugares como el Valle del Río Grande en Texas, uno de los puntos de construcción del muro, fueron devastados por el Covid. Los hospitales se llenaron a toda su capacidad, las muertes aumentaron y mientras tanto, el muro seguía creciendo.

También lee: Los meses perdidos | Así es como la lupa de la pandemia de Covid reveló cómo somos

“Tuvimos más muertes en esta región que en todo el estado”, dice Herrera, organizadora de la comunidad de Equal Voice Network del Valle del Río Grande, que trabaja por los grupos marginados de la zona. “No tiene sentido ver cómo crece el muro, ver que los recursos se gastan en acero y concreto que no sirven de nada”.

'Destruye la región para calmar a sus fans': la carrera por completar el muro de Trump - Chinga-la-Migra
Foto:
Max Benbassat
/Wikimediacommons

Según Donatti, cuyos padres llegaron de Argentina a EU, el muro debería considerarse dentro del contexto de las políticas de exclusión más amplias, como el programa Quédate en México que instauró Trump y bajo el cual las personas que solicitan asilo que llegan por los puntos de entrada son regresados a México para que esperen allí el resultado de los trámites de migración. “Tienen la idea de que hay una americanidad,  y cabes o no cabes en ella”, explica.

Esta idea me quedó clara cuando visité un refugio en Tijuana. El edificio de dos pisos en la colonia Benito Juárez estaba lleno con familias y con colchones que cubrían cada centímetro del piso. En esos días, casi 10 mil personas estaban solicitando asilo y estaban en espera de sus audiencias de migración. Los habían regresado en la frontera y los llevaron a una de las ciudades más peligrosas de México.

Muchos tienen la esperanza de que durante la administración de Biden la postura frente a los migrantes y a las tierras fronterizas cambie, que se deshagan programas como el de Quédate en México y que se retiren secciones del muro. Una semana después de la toma de posesión, los grupos de coalición de la frontera empezarán a monitorear el proyecto para hacer un recuento de daños y para ver qué necesita hacerse. Algunas personas esperan que se puedan retirar secciones del muro para volver a conectar hábitats y comunidades que así lo necesitan.

También lee: Tropas de Guatemala detienen por la fuerza a migrantes hondureños

Verlon José de los Tohono O’odham tiene un “poco de esperanza” de que caerá el muro en algunos lugares. “Creo que Biden no va a construir ni un centímetro más”, agrega.

Otras personas no están tan seguras. “¿Optimismo? No”, dice Donatti ante el prospecto de una caída del muro. “No prometió tanto. Pero hay una coalición muy fuerte en la frontera que luchará por eso”.

John Kurc, lleva miles de horas observando cómo destruyen el Cañón de Guadalupe y está considerando la magnitud del reto. “La administración Trump hizo tanto daño a estos lugares”, dice, mirando por los binoculares como una grulla se para en una sección aislada del muro que no tiene nada por ninguno de los dos lados. “Tenemos mucho trabajo que hacer”.