¿Por qué les indigna tanto que quiten los monumentos de Colón?

Para Natalia, de 10 años de edad, Cristóbal Colón es el hombre que descubrió América. “Sé que si no nos conquistaban los españoles hubieran sido los franceses o portugueses. Es un poco bueno y un poco malo, pero lo que se dice importante, importante, no es”, afirma la estudiante de sexto de primaria.

La historia que leyeron nuestros abuelos en la primaria no era la misma que ahora conoce Natalia. En 1960, a Cristóbal Colón se le dibujaba como el héroe de todo un capítulo en el libro de texto gratuito de tercero de primaria en México. Le dedicaban páginas para dar detalles sobre quién era, qué hizo, quién lo apoyó o la ruta que siguió. “Colón sabía mucho de la mar y la tierra”, dice el libro, y se refiere a su llegada a América como un “acontecimiento importantísimo para los hombres”. Sí, ¡los hombres!

Sin embargo, la narrativa sobre Colón ha ido cambiando con los años y en los diferentes libros de texto, ha pasado de héroe a un simple navegante de aquella época. Ahora, movimientos sociales cuestionan por qué Cristobal Colón, clave para la colonización de América por parte de imperios europeos que cometieron masacres y saqueos, merecía tener un pedestal en la avenida más importante de México.

Si hace unos años, toda la niñez en México tenía que exponer sobre su vida y sus penurias en los lunes de ceremonia cívica, o pintar los tres barquitos en los que viajó, ahora su efigie ha sido blanco de repudio total.

Pero, ¿por qué se idealizó tanto la imagen de Colón? Le preguntamos a historiadores y esto fue lo que nos explicaron.

“Cuando los estados nación se están construyendo necesitan de mitos fundacionales para sustentar su discurso nacionalista, explica Israel Álvarez, editor del Seminario Interdisciplinario de Estudios Medievales, de la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM.

“Nuestra educación en historia es heredera sobre todo de los mitos y visiones históricas del siglo XIX. Nosotros crecimos dentro de ese paradigma educativo en historia, en donde, por un lado, se exalta la figura de Colón y de los conquistadores, y, por el otro, también se les denosta”, agrega Álvarez.

El historiador dice que esta imagen que nosotros tenemos de Colón a nivel popular es una construcción nacionalista y romántica de los siglos XIX y XX, en donde es como un personaje de película de Hollywood.

“Se exalta la figura de Colón y de los conquistadores, pero también se les denosta. Por un lado eran tipos valientes, ambiciosos o genios marítimos capaces de conquistar un continente entero, y por otro, eran unos asesinos, inmisericordes, movidos por la ambición. En figuras paradigmáticas como Colón hay algo de estos dos lados”, explica.

Pero en los libros de texto, esta leyenda se fue diluyendo lentamente.

Para 1972, el ‘descubrimiento’ de América ya se trazaba como tragedia y hazaña en los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública. “Tragedia para los pueblos vencidos, pero el pueblo conquistador lo vio como una hazaña”, se lee en las páginas del libro de quinto grado. 

Itzel Granados, historiadora oaxaqueña perteneciente a Womex Index, Índice digital que visibiliza y promueve el trabajo de mujeres profesionales, señala que “en los libros de texto ha habido diversos momentos: donde fue un héroe y donde fue la persona que trajo las enfermedades pandeḿicas a América.

En los libros más recientes su imagen se redujo de un capítulo a unos párrafos.

En los libros de 2019, de cuarto grado de primaria, se lee: “En 1492, Cristóbal Colón, que buscaba una ruta para viajar a India, tomó dirección hacia Occidente y llegó a un continente desconocido por los europeos, que más tarde sería llamado América”.

No te pierdas: ¡Colón a la vista!

Los 500 años de resistencia indígena

Con motivo de los 500 años de la conquista del imperio español, el gobierno federal quiere resignificar ese momento de la historia al de “la resistencia indígena”.

En el 2020, el Gobierno de la Ciudad de México retiró la estatua de Colón, erigida en el siglo XIX, días antes de celebrarse una manifestación que pretendía derribarla con motivo del 12 de octubre. 

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, anunció que, en su lugar, se colocaría la figura de una mujer indígena. Pero su retiro causó indignación y hubo quienes lanzaron una petición de Change.org para restituir la estatua sin mucho éxito.

Glorieta de las Mujeres que Luchan
La figura fue colocada este sábado. Foto: Antimonumenta “Vivas nos queremos”/Facebook.

Hoy la glorieta de Colón ha sido bautizada como la Glorieta de las mujeres que luchan por parte de colectivos feministas, quienes colocaron una antimonumenta.

“…A las Mujeres Buscadoras y Rastreadoras; a las Madres que Luchan por Justicia; a las Mujeres Defensoras del Agua y del Territorio; a las Mujeres de los Pueblos Originarios: a las Estudiantes Indígenas; a las Mujeres históricas; a las Mujeres Zapatistas, Afromexicanas, Defensoras… A todas las mujeres que con su lucha han construido nuestra historia, las que sostienen este país con dignidad”, informaron en septiembre pasado.

Granados comenta que el monumento “ya no merece estar, por este amor que se le creó a una persona que no se debía”.

Álvarez coincide en que es absurdo querer sostener un monumento que es indefendible en pleno siglo XXI. “El pasado ya no existe, los historiadores y las sociedades lo vamos reconstruyendo y modelando de acuerdo a las necesidades e inquietudes de cada época y de cada momento social y cultural”.

Para él, si queremos construir una sociedad y una ciudad plural, es momento de dejar de conservar esos monumentos que resultan ofensivos.

“Las ciudades son entes sociales vivos, y por tal, sus monumentos y edificios, su remoción y desaparición también forman parte de la historia”, puntualiza Álvarez. 

Natalia hoy tendrá clase de historia, “así que nos pidieron que vayamos preparados con lo que sabemos de Colón y del descubrimiento de América; lo mismo de todos los años”.