Joe Biden revertirá acciones de Trump sobre el clima, Irán, el Covid, y más
El presidente electo de EU, Joe Biden, en Wilmington, a fines de diciembre. Foto: AP. Susan Walsh

Joe Biden firmará una serie de órdenes ejecutivas en sus primeros días como presidente para intentar echar atrás los daños hechos en el país y fuera de él por Donald Trump, a quien el demócrata reemplazará el próximo miércoles.

Biden, de 78 años, ya esbozó sus planes para enviar un proyecto de ley de inmigración, y un paquete de estímulos y apoyos por el Covid al Congreso, cuyo control obtuvieron recientemente los demócratas. El viernes, dijo que acelerará la distribución de las vacunas contra el Covid-19, pues la administración de Trump provocó un caos.

Biden planea el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París por el clima y al tratado nuclear con Irán, revertir la prohibición de viajes contra algunos países musulmanes, restringir los desalojos y clausuras por la pandemia, y establecer la obligación de utilizar cubrebocas en propiedades federales.

En un comunicado emitido el fin de semana, el futuro jefe de oficina de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo: “Estas acciones cambiarán el curso del Covid-19, combatirán el cambio climático, promoverán la equidad racial, y apoyarán a las comunidades injustamente precarizadas, y reconstruirán nuestra economía de forma que se fortalezca la columna vertebral del país: los hombres y mujeres trabajadores que construyeron nuestra nación.

“Mientras que los objetivos de políticas en estas acciones ejecutivas son audaces, quiero ser claro: la teoría legal detrás de ellos está bien fundamentada y representa la restauración de un papel adecuado y constitucional para el presidente”, rezaba el memo de Klain.

El comunicado no menciona el regreso a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que antes se mencionó como prioridad. Klain dijo que las órdenes subsecuentes se enfocarán en “la equidad y el apoyo a las comunidades de color” y abordarán la reforma del sistema de justicia criminal, el acceso a la atención médica y otras prioridades.

Trump dejará el puesto con dos juicios políticos (impeachments), la segunda vez por el ataque al Capitolio que incitó y por el cual murieron cinco personas. La pandemia de coronavirus está fuera de control, la cifra de muertes se acerca a 400,000, y el recuento de casos a 24 millones. El sábado fallecieron casi 3,300 personas, de acuerdo con la Johns Hopkins University. La economía colapsó y el desempleo crece con velocidad.

Entre los historiadores que evalúan los desafíos para Biden, la biógrafa de Roosevelt y Lincoln, Doris Kearns Goodwin, le dijo al Washington Post que son “enormes”. 

“La historia ha demostrado que cuando tienes crisis como ésta”, dijo, “es una oportunidad para que los líderes movilicen los recursos del gobierno federal. Todos los presidentes que recordamos lidiaron con una crisis. Cuando tienes la oportunidad, la pregunta es: ¿estás listo para el momento?”

También lee: Los multimillonarios que financiaron el intento de revertir las elecciones de 2020 en EU

Biden disfrutará del control demócrata en ambas cámaras del Congreso, con un pequeño margen en la Cámara y con el voto decisivo de la vicepresidenta Kamala Harris en un Senado dividido a la mitad. Pero los asuntos del Senado, que incluyen la confirmación de los nominados al gabinete de Biden, pronto estarán dominados por el juicio político contra Trump.

El domingo, Klain le dijo a State of the Union de CNN: “Es importante que el Senado cumpla con sus deberes constitucionales pero también que apliquen su deber constitucional para proceder con los nombramientos, y con las acciones urgentes que necesita el país.

“Durante la última ocasión que se enjuició al presidente Trump, el Senado fue capaz de tener audiencias confirmatorias para los nominados durante la mañana, y fue capaz de conducir otros asuntos. Espero que los líderes del Senado en la base bipartidista encuentren una manera de proceder con sus responsabilidades. Este juicio político es una de ellas pero admitir al personal del gobierno y actuar contra el coronavirus son otras de esas responsabilidades”.

Si Trump es declarado culpable, se le prohibirá ocupar cargos públicos en el futuro. Diez miembros republicanos de la Cámara votaron por el enjuiciamiento después de los desmanes del Capitolio, por lo que el segundo juicio contra Trump es el más bipartidista de la historia. Las figuras más importantes del partido están ansiosas para proceder, pero la amplia mayoría de los electores republicanos apoyan a Trump y respaldan sus acusaciones infundadas de fraude electoral. En el Congreso, 147 republicanos en la Cámara y el Senado objetaron los resultados del colegio electoral.

Biden pidió unidad y prometió utilizar su experiencia en el congreso (fue senador durante 36 años) para unir a ambos bandos. Pero el domingo en The Guardian el exsecretario del Trabajo de EU, Robert Reich, buscó pedir al nuevo presidente que tome acciones radicales y no que busque el apoyo significativo de los republicanos.

“Escucho que Joe Biden gobernará desde el ‘centro’ “, escribió Reich. “Dicen que no tiene otra opción porque cuenta con mayorías muy estrechas en el Congreso, y el Partido Republicano se movió a la derecha.

“Es basura. He servido para varios presidentes demócratas que necesitaban los votos republicanos para hacer lo que querían hacer. Pero ahora los republicanos del Congreso no son como los que me tocaron a mí. La mayoría del GOP (el Partido Republicano) viven en un universo paralelo. No hay un ‘centro’ entre el mundo real y el suyo”.

En conversación con el Post, James Clyburn, miembro de la mayoría de la Cámara, un aliado clave para Biden y voz líder para los afroamericanos, dijo que le recordó al presidente electo el poder de las órdenes ejecutivas, mismo que Harry Truman utilizó para acabar con la segregación en el ejército, y Lincoln para iniciar con el fin de la esclavitud.

También lee: Donald Trump, aislado y enfurecido antes de la toma de posesión de Joe Biden

La nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dará un informe el miércoles, el día de la inauguración, cuatro años después de que Sean Spicer inició la presidencia de Trump al mentir agresivamente sobre el tamaño de la multitud en el mensaje inaugural de Trump.

Biden hablará y tomará el juramento con medidas de seguridad masivas, y un confinamiento en Washington provocado por el temor a nuevos ataques similares a los desmanes del Capitolio.

Clyburn exhortó a Biden a “compartir su visión y a invitar a las personas a formar parte de los esfuerzos. Pero si no se unen, tendrás que utilizar toda tu autoridad”.