Covid, migración, economía: las prioridades de Joe Biden en sus primeros 100 días
22/01/2021.- Presidente de EEUU Joe Biden. Foto: Ken Cedeno / POOL/EFE.

La tradición de la luna de miel de los primeros 100 días de un mandatario en el poder nació en 1933 en Estados Unidos. Franklin D. Roosevelt asumió el cargo de una nación en crisis, con 25% de la población sin empleo. Trabajó con el Congreso de su país para aprobar 15 leyes que en tres meses, transformaron la vida en su nación. Ello sentó el precedente, en EU y otros países, de los primeros 100 días de mandato, tras el cual, se juzga a los presidentes por las acciones que hayan puesto en marcha.

A la manera de Roosvelt, Joe Biden se puso al timón de la Casa Blanca el pasado 20 de enero en una nación y un mundo en crisis. En cuatro crisis, para ser más exactos. Según el presidente emanado del Partido Demócrata, EU enfrenta al mismo tiempo la pandemia del Covid-19, que ya le llevó a más de 400 mil vidas; la consecuente crisis económica, que el día 21 vio aumentar las listas de personas desocupadas en 900 mil; la crisis climática, y la injusticia racial. 

El mismo día que el presidente Biden juró en su cargo, el miércoles 20, tomó más de 70 acciones que marcan el tono de lo que serán sus próximos 100 días en el cargo. Este es un resumen de las más destacadas.

Covid-19

En un gesto para despolitizar el uso del cubrebocas, Biden lanzó el Desafío de Mascarillas por 100 días, el cual incluye una orden ejecutiva para que sea obligatorio su uso en todos los edificios federales y por parte de todos los empleados federales. No es, pero, un mandato nacional.

Biden prometió que en los 100 primeros días administrarían 100 millones dosis de vacunas. En su plan para derrotar el Covid, Biden y la vicepresidenta, Kamala Harris, preven invertir 25 mil millones de dólares en manufacturar y distribuir vacunas sin costo para los estadounidenses. 

También lee: Biden suspende programa de Trump que enviaba a solicitantes de asilo a México

Como si fuera una industria de guerra, Biden quiere poner todos los recursos para frenar la dispersión del virus, inmunizar a la población y, con ello, reactivar la economía. Para ello, invocó la Ley de Producción de Defensa para aumentar el suministro de inyecciones un 20% en todo el país y para aumentar la producción de equipos de protección personal.

Además, quiere aprobar un presupuesto de emergencia para que las escuelas de primaria y secundaria tengan los recursos necesarios. La intención del presidente es que reabran en los 100 primeros días. 

“Necesitas financiación del Congreso para poner en marcha la vacunación, un plan, personal competente trabajando duro todo el tiempo para asegurar que las vacunas se compran y se distribuyen lo más rápido posible. Con Trump no teníamos nada de eso”, explica Jesse Lee, del think-tank progresista Center for American Progress (CAP). “Biden tendrá que empezar des del principio”, añade. 

Desde los sectores conservadores ya han salido críticas a las políticas que se empezaron a implementar. El centro de ideas conservador Heritage Foundation, por ejemplo, publicó que el uso del cubrebocas podría reducir la transmisión del virus, pero no había evitado las segundas y terceras olas ni en EU ni en el resto del mundo. 

Economía

Biden firmó órdenes ejecutivas para pedir a las agencias federales que pagaran un sueldo mínimo de 15 dólares la hora a sus empleados, extendió la moratoria nacional de desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta finales de marzo y pausó el pago de préstamos estudiantiles y la acumulación de intereses hasta finales de septiembre.

Pero como indica el consejero del CAP, el presidente necesita dinero para poner en marcha su plan para mitigar la pandemia del Covid. Antes de llegar a la Casa Blanca, ya desveló su Plan de Rescate de EU, por un valor de 1.9 billones de dólares

Partes de esos recursos irán destinados a ayudas de 1,400 dólares a los ciudadanos, que se sumarán a los 600 dólares que el Congreso aprobó en diciembre. También, 15 mil millones en apoyos a los pequeños negocios y 130 mil millones para que las escuelas reabran de forma segura. 

“Un análisis de Moody’s estima que si aprobamos nuestro Plan de Rescate de EU, la economía creará 7.5 millones de empleos solo en este año”, afirmaba el presidente, el viernes. La Casa Blanca también calcula que con ese plan se reduzca la pobreza en un tercio en la comunidad afroamericana y en un 40% en la hispana. 

También lee: Reconstruir la clase media, la clave de Biden para salvar la economía de EU

“El primer gran paquete de Obama se aprobó en el primer mes. Si una ley afecta al presupuesto federal, se puede aprobar con solo 50 votos y los demócratas los tienen”, explica Lee, sobre la necesidad de que el Senado, controlado por los demócratas, apruebe el plan de rescate. 

Desde sectores conservadores destacan el exceso del paquete de Biden. “Por ahora, la economía solo está probablemente unos 600 mil millones de dólares por debajo de su potencial”, aseguran desde el think-tank American Enterprise Institute, para contrastar la cifra con los 1.9 mil millones que el presidente le pide al Congreso.

Migración, clima…

Sin duda, en cuanto a la crisis climática, la medida inmediata más trascendente ha sido la reincorporación de EU en el Acuerdo de París, que se hará efectiva en 30 días. También canceló permisos para el oleoducto de Keystone XL y suspendió todos los proyectos de desarrollo de gas en monumentos nacionales de vida silvestre. 

También se reincorporó a la Organización Mundial de la Salud, puso fin a la llamada Muslim Ban, las restricciones de viaje en once países mayormente musulmana y paralizó la construcción del muro. La Administración de Biden revisará la legalidad de los fondos destinados a financiar ese proyecto en la frontera. 

Mediante una orden ejecutiva, apuntaló el programa DACA, que protege a los llamados Dreamers de la deportación. Asimismo envió al Congreso una propuesta de ley de inmigración para facilitar el camino a la regularización de los aproximadamente once millones de personas que residen sin documentos en EU. 

Otro gesto directo a desmantelar la política anti-inmigración en la frontera sur de Donald Trump fue la orden de suspender deportaciones en los próximos 100 días y la de cancelar el programa conocido como Remain in Mexico (Quédate en México)

También lee: ‘Nos da esperanzas’: migrantes varados en México ante una eventual reforma de Biden

Al menos, 28 mil 455 personas en México están esperando la resolución de su petición de asilo en EU y otras más de 41 mil tienen su caso cerrado pero con posibilidad de volver a solicitar asilo, según datos de la organización Washington Office on Latin America (WOLA).

“El primer paso era desmantelar Remain in Mexico. El segundo, dejar que esas 28 mil personas puedan entrar en EU y el tercero, construir instalaciones para procesar todas las solicitudes de asilo”, asegura el director para Supervisión de Defensa de WOLA, Adam Isaacson. 

Este último paso será el que más tiempo lleve ponerlo en marcha a la Administración Biden, según Isaacson, porque en la de Trump no había nada. “Probablemente van a ser lugares como carpas para hacer la revisión de su historial criminal, las condiciones de salud y los formularios de acceso”, añade. 

También lee: La papa caliente que el bromance Trump-AMLO le deja a Joe Biden

El tema de migración fue el que los presidentes de México y EU abordaron el viernes en su primera conversación como homólogos. “Los dos líderes acordaron trabajar estrechamente para contener el flujo de migrantes irregulares hacia México y Estados Unidos, así como promocionar el desarrollo del Triángulo Norte de Centro América”, afirma la Casa Blanca en un comunicado posterior. 

Este sábado, López Obrador rebelaba que el presidente estadounidense se comprometió a invertir 4 mil millones de dólares en ayudas a esos países para frenar las migraciones masivas hacia América del Norte.

“El resumen es: estamos en una emergencia nacional, necesitamos actuar como si estuviéramos en una emergencia nacional”, aseguró Biden el viernes. “Así que tenemos que movernos con todo lo que tenemos, y tenemos que hacerlo juntos”, añadió.