Síguenos

 

El futbol fue solo una parte: Diego Maradona trascendió el deporte

El futbol fue solo una parte: Diego Maradona trascendió el deporte

Orgulloso, desafiante, político. Para los abandonados y marginados del mundo, Maradona encarnaba la esperanza.

i
Un mural de Diego Armando Maradona en un barrio napolitano. Foto: Céréales Killer/Wikimedia Commons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Uki Goñi/The Guardian

Para una nación propensa a lamentarse con frecuencia por sus oportunidades perdidas, como cuando pasó de la décima economía per cápita del mundo en 1913 a ponerse de manera constante a un paso del colapso económico y social durante la mayor parte del siglo XX, Argentina ha producido una asombrosa variedad de iconos globales reconocibles al instante.

Eva Perón, la reina sin corona de los “descamisados”, la clase obrera de Argentina, transmutó en Santa Evita, el látigo de la oligarquía argentina, por Andrew Lloyd-Webber y Tim Rice. Está el Che Guevara , que cambió el campo de rugby de la alta sociedad argentina por su dura aventura por la Cuba revolucionaria junto a Fidel Castro. Ahí está el Papa Francisco, a quien detesta el ala conservadora de mentalidad medieval de la Iglesia Católica Romana por defender a los pobres.

Y luego está Diego Maradona, posiblemente el mejor futbolista de la historia, quien se convirtió en un hombre que trascendió el deporte para ser algo más que una estrella del futbol para millones de personas en todo el mundo. Para los más desamparados y marginados del mundo, Maradona se convirtió en una figura de esperanza, para algunos casi en un dios. Tal es el poder del ícono de Maradona que incluso su muerte por causas naturales el miércoles 25, que muy probablemente sucedió por décadas de abuso de sustancias, todavía se siente como una especie de martirio.

Aquí en Argentina, Maradona está presente en todas partes, en el corazón de la gente, en la mente de la gente. Los amigos lloran sin parar desde su muerte. Sea cual sea el lado del abismo político en el que se encuentre, y en Argentina ese abismo es profundo, Maradona está ahí. “Lo amo, lo amo”, he escuchado a los adultos gritar por más de cuatro décadas y continuaron años después de que Diego se retirara de los campos de futbol.

“¿Se dan cuenta de la alegría que nos trajo a los pobres? ¡No tienes idea!” Un video corto de un fan llorando, con la mascarilla bamboleándose en la barbilla, encendiendo una vela en la calle para Maradona el miércoles, se viralizó en el país. Para innumerables fanáticos así, Maradona representó un ícono de desafío en contra de todo lo que es injusto en este mundo desigual.

A la iglesia de Maradona, la mayoría vino por el futbol, ​​pero casi todos se quedaron por el evangelio. El miércoles por la tarde, minutos después del anuncio de su muerte, un artista de 36 años salió corriendo a las calles de la céntrica ciudad argentina de Rosario portando un gran crucifijo con una efigie de Maradona.

O mamma mamma mamma, sai perché mi batte il corazón? ¡Ho visto Maradona! ¡Ho visto Maradona! ¡Eh mamá, hijo innamorato! Emiliano Paolini siguió repitiendo las palabras que coreaban los aficionados italianos de Maradona en Nápoles. (“Oh mamá, ¿sabes por qué mi corazón late así? ¡He visto a Maradona! ¡Oh mamá, estoy enamorado!”)

El crucifijo fue obra de Paolini y su pareja Marianela Perelli. “Para la clase de gente con la que me identifico, la gente que trabaja desde abajo, la clase de niños que juegan a la pelota descalzos en la calle, Maradona era el Malcolm X de ellos”, me dijo Paolini más tarde.

El negrito de barrio

La considerable comunidad afroargentina, que alguna vez abarcó la mitad de la población en algunas provincias, fue diezmada por políticas deliberadas como el reclutamiento forzoso en las guerras nacionales del siglo XIX, la segregación, el encarcelamiento masivo y las ejecuciones masivas. Actualmente, menos de 1 por ciento de los argentinos se identifican como afrodescendientes, aunque el epíteto “negro” todavía se usa familiarmente para cualquier persona con piel un poco más oscura debido a su ascendencia indígena o afroargentina.

El término también sobrevive en el léxico del prejuicio en Argentina, ya sea discriminatorio o afectivo según el contexto de su uso. En ambos sentidos argentinos, Maradona era definitivamente “negro”. El orgullo racial y el orgullo de clase jugaron un papel importante en su magnetismo.

Maradona se afiliaba orgulloso a la izquierda latinoamericana: con Fidel Castro y el Che Guevara, cuyas imágenes había tatuado en su cuerpo, y con el venezolano Hugo Chávez. “Yo soy chavista. Todo lo que hace Fidel, todo lo que hace Chávez, para mí es lo mejor ”, dijo Maradona luego de una reunión con Chávez en 2005.

Cuando el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, visitó Argentina ese año, Maradona fue fotografiado con una playera con la cara de Bush y arriba, en mayúsculas y negritas decía: “Criminal de Guerra”.

Sin embargo, a pesar de toda su furia política, Maradona parece ser el único fuego alrededor del cual los progresistas y conservadores de Argentina, en constante guerra, pueden acordar calentar sus manos. “La única izquierda que nos trajo la felicidad”, dice un meme que circula en los grupos conservadores de WhatsApp, que muestra a Maradona haciendo uno de sus famosos golpes con su prodigiosa pierna zurda.

Extrañamente para un hombre con opiniones políticas tan fuertes, ese podría ser el legado de Maradona a su nación dividida. Una muestra de paz alrededor de la cual progresistas y conservadores pueden unir sus manos por un momento para recordar a su dios que ya partió.

Uki Goñi es un escritor radicado en Argentina y autor de The Real Odessa: How Perón trajo a los criminales de guerra nazis a Argentina.

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Andrés González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Deportes

El jugador danés se recupera, pero se le seguirán haciendo pruebas para determinar la causa de su desvanecimiento en pleno partido.

Deportes

Con esta victoria, la Azzura se coloca como primer líder del grupo A de la Eurocopa.

Deportes

La selección estadounidense venció 3-2 al equipo mexicano y sumó su séptima final superando al conjunto azteca.

Deportes

El conjunto mexicano superó en la tanda de penales por 5 a 4 al equipo centroamericano y jugará la final contra Estados Unidos el...

Publicidad