Shot trips: el turismo de vacunas a Estados Unidos
En mi radar
Shot trips: el turismo de vacunas a Estados Unidos
Vista de algunas dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra Covid-19. Foto: Brian Snyder/EFE.
Si no tienes tiempo de leer mi columna, la leo por tí

Aaron D. es mexicano y tiene un departamento en Miami. Una escapada a su segunda casa le permitió estar inmunizado contra Covid-19 y completamente gratis. “Hay una disposición del condado de Miami Dade donde, sin importar si eres extranjero o local, si tienes más de 65 años y un comprobante de domicilio recibes la vacuna”, me cuenta Aaron. Hace una semana voló a Florida y sin ningún trámite, ni registro de por medio, se formó en una fila en el Miami Arena y recibió su primera dosis de la vacuna de Moderna. “El único tema es que debo quedarme aquí hasta recibir la segunda dosis con 28 días de diferencia y ya luego regreso a México con la tranquilidad de estar vacunado”, agrega. 

Silvia H. hizo lo propio en Houston y su familia en San Diego solo con registrarse antes de volar a Estados Unidos en una página de la cadena de farmacias Albertsons para recibir sus dos dosis de la vacuna de Pfizer BioNTech. 

“He visto a muchos viajar desde Argentina y sin residencia e incluso siendo menores de 65 los vacunan. Yo a pesar de vivir en Miami creo que lo correcto es esperar mi turno y no adelantarme en ninguna fila”, me comenta una vecina de Coral Gables. 

Ya en Florida lo han bautizado como el ‘turismo de vacunas’ o ‘shot trips’ y han llegado visitantes con su manga arremangada desde Canadá, México y distintos países de Sudamérica. 

No es la única con esa preocupación y ya muchos estadounidenses están cuestionando esta enorme flexibilidad que dan ciertos estados (que no piden ningún dato más que edad y en algunos casos un comprobante de domicilio) que pudieran quedar cortos de dosis para aplicar a los habitantes que viven en estas ciudades.

Otros prefieren que todos aquellos que estén circulando en su ciudad se vacunen, porque el virus no conoce de pasaportes ni de fronteras y a más gente inmunizada -local o visitante- menos riesgos de contagios. 

Miami, que es la ciudad con la mayor cantidad de turismo de vacunas, ya era un destino de turismo médico antes de la pandemia al que muchos latinoamericanos de buen pasar económico preferían visitar (en vez de Houston) por la facilidad para poder comunicarse y vivir en ‘español’ sin necesidad de hablar inglés.  

El propio gobernador de Florida, Ron DeSantis dijo días atrás en una conferencia de prensa que muchos de los mayores de 65 años que han recibido la vacuna son en realidad residentes part-time, no son turistas. En ese gris discrecional quedan muchos de los puntos de vacunación en este estado, así como en Texas y California. 

No se sabe cuánto durará esta oportunidad de los shot trips porque si bien Estados Unidos fue el primer país del mundo en contar con un poderoso stock de 25 millones de vacunas, hay muchos estados que aún van muy lentos en la inmunización de sus poblaciones locales, que como en muchos otros países comenzó por el personal de salud y con adultos mayores. 

Por lo pronto en México, en chats de Whatsapp con mayores de 65 años, muchos siguen pasando tips de como registrarse o donde formarse en San Diego, Denver, Houston o en Miami para conseguir gratis y rápido la vacuna que pueden tardar meses en recibir aquí.