Apenas terminamos el 8.33% del año
En mi radar
Apenas terminamos el 8.33% del año
30/01/2021. Integrantes de la brigada “Oxígeno sobre ruedas” llevan tanques de oxígeno a personas que lo necesitan en la ciudad de Guadalajara, Jalisco (México). Una camioneta recorre las calles y plazas públicas para llevar oxígeno a bajo costo a las personas de barrios de bajos recursos y con algún familiar enfermo de la covid-19. Foto: Francisco Guasco/EFE.
Si prefieres escuchar la columna, basta con hacer click aquí

Llegamos al Año Nuevo con menos esperanzas que las que genera habitualmente el cambio de calendario: amanecimos con semáforo rojo en la CDMX y otros estados en gamas de naranjas en casi todo el país.

Terminamos enero con 32.729 personas que fallecieron a causa de covid-19, lo que representa el 21% del total de fallecimientos en los 11 meses que llevamos con la pandemia en el país. 

Enero es, hasta ahora, el mes más letal (el anterior había sido diciembre, con 19.867). Y son los datos ‘oficiales’ de la Secretaría de Salud, que ya vimos que tienen un desfase con los datos del Inegi y sobre los datos de excesos de mortalidad que indican que este número debería ser entre 2.5 a 3 veces más que esta cifra, ya dramática.

Empezamos el mes con la ilusión de las vacunas: acaban de llegar en Navidad y empezarían a ‘caer’ semana a semana los pedidos hechos desde octubre y noviembre del año pasado a laboratorios de Estados Unidos, China, Reino Unido o de Rusia (nos enteramos más tarde). Pero no. Hay retraso de los proveedores externos y desorden en los aplicadores internos. 

En diciembre el gobierno federal prometió que para el 31 de enero se habrían vacunado a 1 millón 100 mil personas que son ni más ni menos que el personal de salud en línea directa con el manejo de la pandemia. 

Hasta ayer, solo 525,000 personas fueron inmunizadas durante enero, es decir menos de la mitad calculada. Y en el inter, desviaron 20 mil vacunas para los maestros de Campeche; el estado estaba en semáforo verde y sería el primero en regresar a clases. Hoy amanece en semáforo amarillo, fin de la expectativa escolar.

Puedes leer: ¿Qué tiene Campeche que es tan verde?

Hay desabasto ya no de gel, ni de mascarillas, sino de oxígeno: el nuevo oro translúcido que ha dejado al descubierto la falta de infraestructura de los servicios de salud y lo rápido que se suben los fraudes y los oportunistas a estas situaciones, literal, de vida o muerte. 

Terminamos un mes donde cambió el vecino rico de al lado, ha llegado uno menos flemático y sanguíneo pero que no era ‘el gallo mexicano’ y mientras se olvidan los desaires en campaña se comienza con una agenda bilateral fronteriza y migratoria que se ve positiva pero que será casi tan lenta para organizar que el propio plan de vacunación de la Brigada Correcaminos. 
El turismo que estaba comenzando a sacudirse la mala suerte, recibió en la última semana el anuncio del cierre de vuelos a destinos de playa desde Canadá. Y a este aislamiento se suman Estados Unidos, Argentina y España que limitarán a partir de este mes sus vuelos a nuestro país. Y Guatemala exigirá a los mexicanos que crucen la frontera sur, acompañar su pasaporte con una prueba de PCR que indiquen que no están contagiados. 

Así termina enero, un mes que siempre los reporteros dedicábamos a hacer notas de ‘finanzas personales’ sobre como se activaban las casas de empeños para conseguir dinero y librar las deudas que dejaron las fiestas de fin de año. 

Nunca una cuesta como la de este mes, un enero tan cuesta arriba como este que terminamos cerrando de un portazo.