Cubrebocas y tapabroncas
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

Cubrebocas y tapabroncas
Félix Salgado Macedonio

Se ha dicho hasta el cansancio que la infodemia puede resultar igual de mortal que el propio covid-19 y sus variantes. No le miento: hay gente que muere por creer en noticias falsas que aconsejan tratamientos fatales. Cansancio incomparable con el de quienes en los hospitales salvan vidas mientras que irresponsables no se cuidan y creen mentiras.

Importa que no le hagamos caso al Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, quien deliró diciendo: “Todos los días”, de la creación,  “nos dicen ponte el cubrebocas, no salgas de tu casa, guarda la distancia”, ah, cómo chingan los que nos quieren vivos y sanos, “están friegue y friegue todo el tiempo y la gente cree”, ¿por qué no creerles? No todos se apellidan López o Gatell como para desconfiar de ellos, “yo tengo ocho o nueve meses sin usar cubrebocas y saludo a medio mundo”, ¿cuántos cristianos llevará este hombre en la conciencia?, “Si te llegas a enfermar de COVID, con un tecito de guayaba o con dióxido de cloro te lo curas muy bien, así que no tengan miedo”, guayabazos los que recibió desde ese diciembre del año pasado con semejante irresponsabilidad escupida desde el púlpito de su alma.

Pero los apóstoles de la infodemia en la Iglesia mexicana se multiplican. Está el Obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, quien durante una misa el domingo pasado dijo: “Vamos a pedirle a Dios”, a estas alturas Dios ha de estar harto de nuestras irresponsables plegarias, “que esto ya pase”, como si fuera un catarrito, Carstens dixit,  “deseo fuertemente pronto poder verlos a ustedes sin esa cosa que traen en su cara”. Esa cosa se llama cubrebocas, ¿o se refiere a la vergüenza que provoca que a muchos se les caiga la cara?, “pero perdónenme lo que voy a decir”, cuando los borrachos, los niños y los sacerdotes piden perdón antes de lo que van a decir, es que porque va a arder Ciudad Victoria y Troya, “si dice el dicho, ‘Ayúdate que yo te ayudaré’ y me queda muy claro, pero para mí, a nivel personal, el famoso cubrebocas es no confiar en Dios”. Dios.

Platiqué con él para Noticias Telemundo y creo que el obispo González Sánchez nunca se imaginó que sería viral y linchado. Me dijo que no quiso decir lo que dijo, pero aunque lo dijo, sí cree en el cubrebocas y prometió ponérselo en misa. Si me engañó, allá él, porque arriba está Dios y es muy difícil engañarlo, como me decía mi abuelita cuando era niño.

Cambio de tema, pero en el fondo sigo retomando mentiras y vergüenzas. Sobre Félix Salgado Macedonio, del que hemos escrito aquí, nada más confirmarle la noticia (¿o debo decir obviedad en el contexto de su partido?) que ya es oficialmente candidato de Morena al gobierno de Guerrero. El mismo acusado por tres mujeres de haber abusado sexualmente de ellas. La Comisión de Honestidad de Morena (no es broma, hay una comisión que se conoce así, pero que pudo haberse llamado “Comisión” y apellidarse “de Impunidad”) negó a las abogadas de una presunta víctima de Salgado Macedonio argumentar el por qué Morena no debería volver candidato a un presunto violador. Pero Morena, siendo Morena, les cerró la puerta en las narices. Una vez ungido el urgido candidato dijo: “Quiero hacer un reconocimiento a la mujer guerrerense”, no es que se haya acordado de la primera mujer valiente que lo denunció por violencia sexual, sino que como todo político, fingió sensibilidad para tapar la bronca de su misoginia, “porque ellas son el motor de la Cuarta Transformación”, ¿cuál motor, si la máquina de la 4T está descompuesta y dejó a las mujeres tiradas en el camino. Tapabroncas resultó Morena.

También puedes leer: Dueños de mujeres

Y mientras Biby Gaytán, sí, sí, ella, se vuelve candidata del PAN en Ocoyoacac, Estado de México, yo me pregunto si Laura León, La Tesorito, aceptaría ser su rival. Es que sería como volver a ver la telenovela de Dos Mujeres…  un municipio.

Para ser franco, las boletas electorales parecerán programas de mano del Tenorio Cómico.