¿Qué tan campechanos son los candidatos de Campeche?
Tácticas Parlamentarias

Analista y consultor político. Licenciado en Ciencia Política por el ITAM y Maestro en Estudios Legislativos por la Universidad de Hull, en Reino Unido. Es coordinador del Diplomado en Planeación y Operación Legislativa en el ITAM. Twitter: @FernandoDworak

¿Qué tan campechanos son los candidatos de Campeche?
Foto: Secretaría de Cultura Ciudad de México

Una de las mejores lecciones sobre construcción de personajes la aprendí de una comedia estadounidense: Wayne’s World, protagonizada por Mike Myers antes de su éxito con Austin Powers. En una escena, el protagonista y su amigo Garth van a un concierto de Alice Cooper, con gafetes para ingresar a todas las áreas. Al terminar el concierto, van a los camerinos, emocionados por los excesos que vivirían. Sin embargo, encontraron al artista y sus músicos en una tertulia sobre raíces etimológicas, historia y tradiciones de la ciudad donde acababan de tocar.

Años después, leí una entrevista a Tom Waits a propósito de su álbum, Mule Variations de 1999. Al preguntársele sobre la construcción de su personaje, el músico dijo: “Quieres decir que si soy Frank Sinatra o si soy Jimi Hendrix? ¿O si soy Jimi Sinatra? Cada uno es un acto de ventrílocuo”. Cuestionado sobre si algunos músicos podían ser más honestos que otros, contestó: “no sé si la honestidad es un tema en el mundo del espectáculo. A la gente no le importa si se le está diciendo la verdad o no, simplemente desean que se les diga algo que no sepan. Hazme reír o hazme llorar, no importa. Si estás viendo una muy mala película y alguien voltea a verte y dice ‘sabes, es una historia verdadera’, ¿eso mejora en algo a la película? En realidad, no: es una mala película y ya”.

Como en el mundo del espectáculo, todos los políticos desarrollan un personaje público, el cual a menudo distinto completamente distinto a como son en su vida privada. Eso no es algo malo: los votantes buscan imágenes y símbolos que les motiven, como se vio hace unas semanas con los spot de artistas. Tampoco importa la autenticidad en sí, aunque es relevante que un personaje público sea percibido como auténtico para un público, como el caso de López Obrador. Ahora bien, ese personaje debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a las circunstancias, y evitar excesos en el manejo de su imagen que puedan convertirlo en una caricatura. Dos palabras para quien dude lo último: Pancho Cachondo.

Una oportunidad excelente para analizar a los candidatos bajo esta óptica es la competencia para la gubernatura de Campeche. Veamos a quienes ocupan los tres primeros lugares de preferencias.

Layda Sansores (Juntos Hacemos Historia)

La candidata por Morena, PT y PVEM es uno de los ejemplos más acabados de construcción exitosa de un personaje: personalidad y apariencia estrambótica, con un estilo de oratoria impactante por su histrionismo. Su retórica refuerza la imagen que transmite: abundan frases grandilocuentes y palabras con una alta carga emotiva, diseñadas no para debatir, sino para mover los sentimientos de los simpatizantes y avasallar a los contrincantes. Los críticos la odian, mientras sus votantes estarán detrás de ella gritando: “¡Duro! ¡Duro! ¡Duro!”

Layda Sansores ha sido diputada federal plurinominal y senadora por el PRI, promotora del voto útil para Vicente Fox, diputada federal y senadora plurinominal por Convergencia / Movimiento Ciudadano y alcaldesa de Álvaro Obregón en 2018. Solo en su primera vez como senadora y como alcaldesa ganó por el voto popular. Compite por cuarta vez por la gubernatura de su estado, primero por el PRD (1997), luego por MC (2001) y las últimas dos por Morena (2015 y 2021). ¿Qué ha comunicado en sus distintas campañas?

YouTube video

El primer video es de la campaña de 2012, como candidata plurinominal al Senado. Vean cómo imposta la voz, sea para ironizar a Peña Nieto o para hablar de López Orador. Aunque quizás se pudo haber dicho el mensaje en 30 segundos, no hubiera tenido tanto impacto sin la avalancha de calificativos, todos pensados a partir de la coyuntura. Sus gesticulaciones y movimiento de manos se ven reforzados por las tomas, que se acercan o no a Layda Sansores para marcar ritmo y partes del mensaje. Finalmente, cuando los sentimientos están a flor de piel, el llamado al voto.

YouTube video

Aquí un spot de la campaña para la gubernatura de 2015. Si se llegase a transcribir el guion, se apreciaría un discurso inconexo, donde se pasa de la locura, al enamoramiento y después al cortejo y hambre de justicia. Sin embargo, tal lluvia de palabras emotivas funciona al añadir la voz de la candidata y tomas de su exuberante estilo de interactuar con las multitudes: esa combinación dota al personaje público de credibilidad.

Te recomendamos: Guerrero y la arrogancia del centro

Sin embargo, recordemos que casi todas sus campañas de voto directo las ha perdido, sea o no por fraude. Es decir, esa autenticidad podría no bastar para ganar, si se desea llegar a un público distinto.

YouTube video

Este spot es de la campaña para la alcaldía de Álvaro Obregón en 2018. El cambio de tono e imágenes es interesante. Cuando una entrevistada habla sobre la preparación de la candidata, se pone primero una toma de Claudia Sheinbaum y después la intervención de Layda Sansores, quien presenta una intervención mesurada. Puede ser la diferencia de votantes, o el interés por posicionar a quien sería jefa de gobierno, pero es un discurso completamente distinto. Pero así ganó.

Aunque todavía no hay spot como tales, los videos que comparte en su página de Facebook muestran a la candidata como la conocen en su tierra. Puede ser una fórmula ganadora, especialmente en un estado que definió la personalidad campechana, en un momento de crisis de los partidos tradicionales. Sin embargo, un buen candidato podría presentar una alternativa igual de emotiva, pero convincente. ¿Lo habrán entendido los contendientes?

Christian Castro Bello (Va por Campeche)

El candidato del PRI, PAN y Morena no ha ocupado cargos de elección. Además de ser sobrino del gobernador con licencia, fue secretario de Desarrollo Social. Como su contraparte en el estado de Guerrero, cuya estrategia se analizó la semana pasada, los spot de Castro Bello son ediciones de sus eventos públicos. Hasta el momento, es una estrategia de comunicación de priístas para prísitas.

YouTube video

Eliseo Fernández Montufar (MC)

El candidato por Movimiento Ciudadano viene de ser diputado local y edil de Campeche por el PAN. Quien vea su canal de YouTube (Eliseo Fernández Montúfar – YouTube) apreciará el cuidado que ha puesto a la comunicación política. Su narrativa personal es consistente: atiende las necesidades de sus votantes, presenta videos de rendición de cuentas cada semana y, además, los indicadores de desempeño son muy buenos. En este spot presenta una declaración de motivos clara para competir por la gubernatura:

YouTube video

Su trabajo de comunicación es impecable, aunque todavía está por verse si ser un buen político a nivel municipal le da para convertirse en un líder estatal. Una clave para dar ese salto será la elección de personaje público que haga y qué tan convincente llega a ser.

¿Podrá Eliseo Fernández dar ese estirón que necesita, o tronará como una campechana cuando se le da una mordida? ¿Será la cuarta la vencida para Layda Sansores? ¿Tendrá el candidato del PRI algo más que un nombre de artista?

No se pierdan las siguientes entregas…