Lo Hecho en México conquistó Hollywood
Hat-Trick
Lo Hecho en México conquistó Hollywood
(i-d) Phillip Bladh, Carlos Cortés, Michellee Couttolenc y Jaime Baksht, ganadores del premio Óscar al mejor sonido por "Sound of Metal". Foto: Chris Pizzello/EFE/EPA

Cada vez que hablaban de su nominación, se les inflaba el pecho de orgullo. Pero más allá de ponderar cualquier cualidad, ellos presumían que son mexicanos y su trabajo fue totalmente elaborado en el país. Así, con la etiqueta de Hecho en México conquistaron Hollywood al ganar el Oscar por Mejor Sonido.

Jaime Bakscht, Michelle Couttolenc y Carlos Cortés no son los nombres mediáticos de otras ediciones de los premios de la Academia a lo mejor de la cinematografía mundial. Sin embargo, la calidad de su trabajo es de élite y magistral. Cada secuencia de Sound of Metal es un golpe para la audiencia porque la mezcla de sonido es tan perfecta que se puede sentir la desesperación de Ruben (el protagonista) cuando pierde gradualmente la audición.

También lee: ¡Histórico! Mexicanos ganan el Oscar a Mejor Sonido por Sound of Metal’

Ojalá esa tercia de mexicanos se dé el tiempo de celebrarlo, de acariciar la estatuilla, de admirarla porque en el reflejo dorado verán los años de esfuerzo para alcanzar la cumbre hollywoodense. Sentirán que las noches sin dormir, el aprendizaje constante y el ingenio por encima de los presupuestos multimillonarios habrán valido la pena, luego de triunfar en una época difícil para la humanidad.

Bakscht anhelaba el Oscar porque sabe que es una herramienta para que la calidad en el sonido de las películas nacionales e internacionales sea un prioridad. Además, quiere que cada vez más proyectos lleguen a México y se explote el talento que poseen los profesionales del audio que hay en el país. No tiene la intención de emigrar, sino de desarrollar nuevos valores en la industria. Su ilusión no era ganar un premio, sino construir un legado.

Algo parecido pasa con Couttlenc. Si bien, nunca se ha sentido discriminada por ser mujer, si le gustaría ver que las jóvenes que empujan fuerte en estos tiempos crean que es posible dedicarse a hacer el sonido para las películas. Mich busca ser un referente al cual emular y con el Oscar en las manos quiere hacer una invitación para que no sólo sea ella, sino que se cree un ejército de mujeres sonidistas mexicanas.

El caso de Cortés refiere a que es necesario seguir la pasión y tomar decisiones que pueden ser complejas como el cambio de carrera. Descartó dedicarse a desarrollar teléfonos para dedicarse a ‘jugar’ con el sonido, los silencios y el arte. Encontrar su destino le ha servido para ser de los mejores del mundo en su profesión. La estatuilla avaló el haber cambiado de ruta.

Hoy, México puede sentirse orgulloso de quienes trabajan en el séptimo arte. Jaime, Michelle y Carlos no sólo tienen calidad para ganar un Oscar, sino también sienten que deben presumirle al mundo que son mexicanos.