Liga MX, ¿tolera la violencia?
Hat-Trick
Liga MX, ¿tolera la violencia?

La Liga MX ¿se ha mantenido tolerante hacia la violencia en general y la violencia de género en específico?

En los últimos meses, se han dado incidentes que han impactado en la opinión pública en torno a estos temas y los jerarcas de la competición, así como los dirigentes de los clubes, al parecer, se han mantenido indolentes al respecto.

Renato Ibarra pasó varios días detenido, luego de la intervención policíaca cuando el entonces futbolista del América agredía a su pareja Lucely Chalá. El ecuatoriano hoy juega como si nada hubiera sucedido en el Atlas.

De haber aplicado los reglamentos de la Liga, Ibarra tuvo que haber sido desafiliado como dicta el artículo 66 del Reglamento de Afiliación, Nombre y Sede de la Federación Mexicana de Futbol. Claro, a menos que el Comité Ejecutivo juzgara que agredir a una mujer como lo hizo el volante no es un asunto grave.

También lee: Janelly Farías: la futbolista mexicana más decidida y valiente

Apenas hace 15 días, dos aficionados de Pumas violentaron a dos féminas. Uno con una patada en las gradas del estadio Cuauhtémoc y el segundo besando, sin consentimiento, a una reportera.


La cuenta de Twitter del Club Universidad sólo condenó el hecho y, entre líneas, renunció a su facultad de sancionar a esos dos sujetos con un veto de los estadios. De la Liga MX, ni sus luces. Ese par de agresores puede ingresar a los recintos futboleros sin problema.

Ahora, el hermano de Henry Martín, delantero del América, Freddy, está detenido por una acusación de violación. El futbolista azulcrema, presuntamente, encubrió a su hermano de este delito, de acuerdo con reportes de la Fiscalía capitalina difundidos por el reportero Carlos Jiménez.


Por lo menos, debe existir preocupación al interior de la institución de Coapa de que uno de sus integrantes pudiera estar involucrado en un hecho que ha causado indignación en la sociedad mexicana. Se verá si atacante americanista tuvo participación o no en este caso. En los próximos días se sabrán más detalles de esta acusación.

Todo el entorno del futbol mexicano debe tener sanciones más severas contra la violencia de cualquier tipo. Sus acciones deben de ser enérgicas e implacables para combatir este fenómeno.