Síguenos

 

The Guardian

Para muchas adolescentes, estos son tiempos de atención no deseada de hombres mayores

Moira Donegan

Un TikTok viral capturó una realidad de todos los días que se refleja en las acusaciones en contra de Matt Gaetz y Blake Bailey.

Las experiencias de las niñas con la agresión sexual masculina son más universales que las bat mitzvahs, las quinceañeras, las fiestas de los dulces dieciséis o los bailes de graduación. Fotografía: Alamy Stock Photo

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Al principio, la adolescente está animada y habla rápido, hace gestos con sus manos mientras le habla a la cámara. Ella usa una playera tie-dye que cuelga de su complexión delgada, su largo cabello rubio es lacio. Ella habla con el entusiasmo sin restricciones de una niña. Después me entero que tiene 18. Cuando el hombre se le acerca, fuera de la toma por muy poco, al principio ella cree que él solo quiere tomar una de las sillas vacías de su mesa para llevársela a otro lado. Ella está en el jardín del motel donde se queda con su mamá, y está sentada en una de las mesas sola. Pero él no quiere tomar la silla, quiere sentarse en ella. El hombre nunca entra a la toma, pero podemos darnos cuenta de que es más grande, y de un tamaño mucho mayor que el de ella. La chica, todavía sentada, estira su cabeza para verlo. La confianza detrás de sus grandes lentes se desvanece. Sus hombros se tensan y se elevan hasta el nivel de sus orejas. Él trata de acostarse con ella. Fuera de la cámara, se puede escuchar al hombre comentando sobre la incomodidad visible de ella. “Puedo ver que dudas”, dice él. En la pantalla, la descripción que la adolescente le puso al video revela que ella le dio un nombre falso. Eventualmente ella le revela que está grabando. “Estoy haciendo un video en vivo y hablando con algunas personas”, dice ella, y mira hacia su teléfono. Ahí es cuando él finalmente la deja en paz. No cuando se da cuenta de que está incómoda, sino cuando se da cuenta de que lo están mirando. 

El video (en dos partes), que publicó la usuaria de TikTok @maassassin_, se volvió viral de inmediato. Las mujeres, jóvenes y grandes, vieron en el intercambio un microcosmos de sus propias experiencias de ser mujeres jóvenes, y de ser abordadas, acosadas, manipuladas o incluso miradas por hombres mayores de maneras que las asustaban en ese momento, y que solo hasta después pudieron poner en contexto. El video llegó a la conciencia pública justo en el momento de dos casos de alto perfil de agresiones sexuales de hombres adultos hacia adolescentes. Primero el del congresista Matt Gaetz, quien presuntamente le pagó a una adolescente de 17 años para tener sexo, y segundo el de Blake Philip, el biógrafo de Philip Roth que está acusado de atención malintencionada hacia sus estudiantes de secundaria, y de agredir sexualmente a algunas de esas alumnas, así como a otra mujer, cuando se volvieron adultas. Gaetz y Bailey niegan haber actuado mal. 

Lee también: Los señalamientos de abuso sexual y violencia ponen en crisis a la familia Guzmán Pinal

Los incidentes provocaron una reflexión miniatura, con mujeres que piensan en cuánto tiempo de sus años adolescentes se la pasaron navegando las atenciones sexuales de hombres mucho mayores que ellas, y qué significa cuando las experiencias de las niñas adolescentes de mentores masculinos, primeros romances, y su propia emergencia a la adultez están filtradas tan pesadamente a través del lente del deseo masculino y del desequilibrio en el poder. 

La atención masculina se acerca sigilosamente a los bordes de la consciencia de una niña antes de que sepa bien lo que significa. Por mi parte, tengo un recuerdo vívido de mi mamá arrastrándome de una tienda después de que un hombre estuviera siguiéndome por todos los pasillos, tal vez yo tenía 12. Antes de eso, una vez un hombre diferente se me acercó en una librería, donde yo estaba viendo un libro de una niña maga, y me preguntó si quería salir a caminar con él. Yo tenía nueve. Ninguno de esos hombres estaba confundido por mi edad: una vez estaba con mi mamá, la otra vez estaba sentada en la sección de niños de una librería. Como la niña en el video de TikTok, mi juventud no era un alto para su atención sexual, sino parte de su atractivo. Señalaba ignorancia, ingenuidad e inseguridad, el tipo de cosas que a los hombres les gustan en las mujeres porque nos hace más fáciles de controlar. En mi adolescencia, los comentarios y acercamientos de hombres adultos se volvieron una condición regular de estar en público. Ahora, en mis treintas, ya estoy muy lejos de la demografía a la que los hombres les atrae por su extrema juventud, pero todavía no puedo salir de mi casa en un día soleado sin que un desconocido me informe que tengo un trasero grande. 

Esas primeras experiencias de agresión sexual masculina son tal vez uno de los ritos de iniciación más comunes para las niñas. Es más común que cualquier ritual que señale la adultez inminente, más universal que los bat mitzvahs, o quinceaños, o fiestas de sweet sixteen, o bailes de graduación. Para cuando una niña llega a cualquiera de estos hitos, ella probablemente ya desarrolló una habilidad para navegar a través de la atención indeseada de hombres adultos, y comenzó a aprender el equilibrio delicado de demostrar su propia falta de interés, o de frenar el interés de los hombres, sin que todo escale. A veces las mamás hablarán con sus hijas sobre estos incidentes y cómo apaciguarlos, pero muchas veces a las niñas se les dice que tomen los acercamientos como halagos, o las dejan navegar por el mundo con poco más que sus propios instintos y la conmiseración de sus amigas igual de pequeñas y confundidas. 

Te recomendamos: En qué va el caso Saúl Huerta, diputado acusado de abuso sexual a un menor

El mensaje que todo esto le manda a las niñas es que ser mujer es un estado que consiste ampliamente de recibir atención masculina no deseada, mucha es benigna pero mucha de esta es amenazadora, explotadora u hostil, y que ser dueñas de su propio cuerpo, su capacidad de ocupar el espacio público en paz, y su derecho de ser percibidas como niñas, puede ser detenido por los caprichos del deseo de un hombre. Cuando el político de Florida Joel Greenberg descubrió que una de las mujeres a las que él y el congresista Matt Gaetz presuntamente le pagaban para tener sexo no era una mujer sino una adolescente de 17 años, Greenberg, según el reportaje de The Daily Beast, le dijo a la niña que era su culpa. “Ella se disculpó y reconoció que al mentir sobre su edad, ella puso en peligro a mucha gente”, escribió Greenberg. Esto también es una de las señales más claras de que una niña se convierte en mujer: de repente ella es la responsable de las acciones de los hombres.

También te puede interesar

Género

El 21 de junio se celebra el Día Internacional del Yoga, una práctica milenaria de India que hoy es icónica de la vida urbana.

Tecnología

El dueño de la aplicación para compartir videos reporta un aumento de 93% en sus ganancias netas con 19 mil millones de dólares en...

Cultura

'Mujeres de letras, 101 autoras esenciales' llega tras siglos de represión de los términos femeninos por parte de la Academia Francesa.

Cultura

La periodista mexicana ganadora del premio Rey de España lamenta que las manifestantes tengan que exponer su seguridad antes de ser escuchadas.

Publicidad