Síguenos

 

Ítaca

¿Qué sigue?

Alan Ulises Niniz

Vivimos hoy una época de profundo descontento, una era contradictoria. Porque es imposible abrir los periódicos y no empatizar con historias ciudadanas, pero qué coraje cuando leemos declaraciones y posicionamientos de los funcionarios.

i
Foto: Facebook/INE

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Mandar a alguien al carajo. Qué difícil hacerlo, pero qué seguido dan ganas. Estrés pandémico, supongo. Pocos habrán sabido manejarlo, espero. Pero esas ganas no se van, se exacerban justo ahora, cuando pienso que en tres semanas debo ir a votar. En mi distrito las opciones están, por un lado, entre el alcalde que quiere reelegirse y otros personajes que no se rinden, que no han entendido la dinámica de los tiempos y lo irrelevantes en que se han convertido a pesar de su candidatura. También está la excandidata “independiente” a la presidencia que renunció tras un golpe de realidad y que tiene tan “buenos sentimientos” que perdonó al partido que la obligó a hacerse “independiente”, así que otra vez aceptó estar en sus filas. No pienso votar por ninguno, eso lo tengo claro, pero tampoco sé si marco nulo o qué.

Vivimos hoy una época de profundo descontento, una era contradictoria. Porque es imposible abrir los periódicos y no empatizar con historias ciudadanas, pero qué coraje cuando leemos declaraciones y posicionamientos de los funcionarios. Como si ellos no se enteraran de lo que sucede en el país. Y pensando en el futuro, todos hemos visto a los candidatos bailando, usando TikTok, haciéndose promoción con la coyuntura de moda: el que canta Luis Miguel, la que se cree pariente de Dr. Who, los que celebran el May the 4th, los que intervienen canciones. También vemos a Roberto Madrazo dando entrevistas, Diego Fernández de Cevallos retando al presidente, Santiago Creel haciéndose pasar por taquero y decenas de personajes haciendo el ridículo. No importa la pandemia, no importan sus consecuencias. Nada los hizo mover un centímetro su aspiración y sus estrategias. Todo sigue igual. Y en tres semanas intentaremos castigar a quienes decepcionaron, ya sea hoy o en el pasado, pero usaremos ese derecho de la manera más orgánica posible: ejerciéndolo. Mi gran preocupación es si eso es suficiente para provocar ese cambio tan necesario, aunque ahora no pueda siquiera describirlo. ¿Qué sigue? No lo sé, pero esto no puede ser lo único. 

Una conversación recurrente con alguien que también escribe en La-Lista va sobre lo que sigue. Jamás hay acuerdo, solo largos mensajes por WhatsApp que nos llevan a una reflexión cuando ya estamos en calma. Me da coraje pensar el apoyo que di a una causa y el golpazo que recibí, así como los pocos espacios que hay para expresarlo sin pasar por un largo vía crucis de señalamientos, por un lado de quienes reprueban la postura y hasta acusan de traidor, por otro quienes se ufanan con el “tenía razón”. Aunque casi siempre, cuando los ánimos ya no son incendiarios la conclusión termina por ser la misma: esto no puede ser lo único. ¿Alguno de ustedes sabe para dónde?

*Alan Ulises Niniz es jefe de información en Imagen Noticias con Yuriria Sierra en Imagen Televisión. Ha colaborado en Nexos, Proyecto 40 y Dónde Ir, también alguna vez se levantó a las 4 am para llegar a clase de 7 y de todos modos dejó la carrera.

También te puede interesar

Medio Ambiente

Tras la formación de 'Dolores' en el Pacífico, las lluvias afectarán a estados como Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Jalisco, Colima y Chiapas.

Deportes

La sanción fue consecuencia de los cánticos de los aficionados mexicanos en dos partidos de clasificación para el torneo olímpico.

México

El presidente acusó la menor llegada de vacunas desde la última semana de mayo como la causa en el descenso del ritmo de vacunación.

Opinión

Cinco estados en México no conocen la alternancia política, pero con las elecciones del 6 de junio esto cambió

Publicidad