La importancia de llamarse María (Félix)
Zinemátika

Escribió por una década la columna Las 10 Básicas en el periódico Reforma, fue crítico de cine en el diario Mural por cinco años y también colaboró en Reflector, la publicación oficial del Festival Internacional de Cine en Guadalajara. Twitter: @zinematika

La importancia de llamarse María (Félix)
Foto: Wikimedia Commons

Pocas mujeres han dejado una huella tan grande en la cultura de una nación como María de los Ángeles Félix Güereña. Reconocida mundialmente, “la Doña” es venerada más por la construcción de un personaje fuerte e imponente fuera de cámaras que por su aporte al cine.

Nacida en Álamos, Sonora, Félix debuta en el cine en la producción El Peñón de las Ánimas (Zacarías, 1942), protagonizada por Jorge Negrete. A partir de ahíí, participa en 47 títulos, entre los que resaltan La Diosa Arrodillada, Río Escondido, Enamorada, La Cucaracha y Doña Bárbara, filme por el que recibirá el apodo de “La Doña”.

A diferencia de otras actrices, María Félix conocía bien sus limitaciones, pero también sus fortalezas. Se dice que cuando el ingeniero Palacios la contactó en la calle de Palma en el Centro Histórico de la Ciudad de México para hacer una prueba de cine, ella pensó que era un pretexto para seducirla, pues desconfiaba de su capacidad histriónica.

Lee también: Eiza González se convertirá en María Félix en una película biográfica

Su registro era limitado, no era muy amplio. Básicamente se mantuvo en ese rango de femme fatale, pero dentro de eso lo hacía bien; era muy convincente en películas como Enamorada o La diosa arrodillada”, argumenta el crítico de cine Leonardo García-Tsao.

Y es que las actrices de la época tenían un talento apabullante. Entre las que se vienen a la mente de manera casi automática están Dolores del Río, quien trabajó con Orson Welles; Katy Jurado, una de las más grandes estrellas mexicanas en Hollywood; a Silvia Pinal, musa de Luis Buñuel; Columba Domínguez, ella sí de personalidad fuerte y carisma sin igual, y la trágica Pina Pellicer, que con muy pocas cintas –entre ellas Macario y Días de Otoño–, se ganó un lugar en la historia del cine mexicano.

Ante un panorama tan competitivo, María Félix supo distinguirse con inteligencia, asumiendo un papel que sonaba chocante para la época: el de la mujer fuerte, arrogante, inalcanzable. Aunque ciertamente parte de ese carácter se reflejaba en sus películas, la realidad es que los escándalos que protagonizó y las declaraciones a la prensa fueron lo que más alimentó su leyenda.

“La estrella es una mercancía total: no hay un centímetro de su cuerpo ni una fibra de su alma ni un recuerdo de su vida que no pueda arrojar al mercado”, señaló el filósofo francés Edgar Morin, y la definición queda perfecta a la carrera de María Félix.

Lee también: Nada que celebrar

Desde sus amoríos con Jorge Negrete, Agustín Lara o Diego Rivera, hasta sus polémicas opiniones sobre los más diversos temas, “La Doña” fue carne de tabloide durante toda su vida, pero, a diferencia de otras celebridades contemporáneas, ella sabía marcar las agendas de los medios de comunicación.

“Fue una leyenda en vida, la veo como una figura de estrella que no tuvo ninguna sucesión en México. Una casi única en la historia del cine mexicano”, aduce el experto Jorge Ayala Blanco.

A contracorriente de muchas de sus contemporáneas, las cuales se decantaron por Hollywood como Del Río y Jurado, o por el cine de arte, como Pinal, Félix decidió quedarse con aquello que sabía hacer muy bien.

No quiero hacer películas que la gente no entienda, no le veo el caso. Quiero que la gente se entretenga”, señaló en una entrevista. Y ante esa lógica, no existe error posible.

María muy bonita

Aquí, La-Lista de las cinco películas esenciales de María Félix

Enamorada

México, 1946

Dir. Emilio Fernández

Actúan: Pedro Armendáriz, Dolores del Río, María Félix

Durante la Revolución mexicana, un general se enamora de la hija de un rico hacendado de un pueblo tomado.

La Diosa Arrodillada

México, 1947

Dir. Roberto Gavaldón

Actúan: María Félix, Arturo de Córdova, Rosario Granados

Antonio Ituarte es un escultor que, por una aventura con Raquel, abandona a su amada, lo que lo lleva a una espiral de degradación.

La Cucaracha

México, 1959

Dir. Ismael Rodríguez

Actúan: María Félix, Dolores del Río, Emilio Fernández

La Cucaracha es una fiera soldadera que compite por el amor del general Zeta con Isabel, una mujer refinada.

Tizoc

México, 1957

Dir. Ismael Rodríguez

Actúan: María Félix, Pedro Infante, Andrés Soler

Libremente inspirada en la Leyenda de los Volcanes, la cinta narra la historia de amor entre Tizoc y María, una mujer blanca.

Los héroes están cansados

Francia, 1955.

Dir. Yves Ciampi

Actúan: María Félix, Yves Montand, Jean Servais

Dos pilotos veteranos de la Segunda Guerra Mundial son contratados por contrabandistas de diamantes, lo que los lleva a un enfrentamiento por el dinero y el amor de una mujer.

José Arrieta colaboró durante 10 años con la columna “Las 10 Básicas”, en el periódico Reforma, fue crítico de cine en Mural por 5 años y, durante ese tiempo, escribió en “Reflector”, la publicación oficial del Festival Internacional de Cine en Guadalajara. Encuéntralo en Instagram, Facebook y Twitter: @zinematika