Gutierritos vuelve a la oficina
HÍBRIDO

Como crítico de cine y música tiene más de 25 años en medios. Ha colaborado en Cine Premiere, Rolling Stone, Rock 101, Chilango, Time Out, Quién, Dónde Ir, El Heraldo de México, Reforma y Televisa. Titular del programa Lo Más por Imagen Radio. Twitter: @carloscelis_

<em>Gutierritos</em> vuelve a la oficina

Recuerdo la primera vez que escuché a alguien decir “Godínez”. Sentí el impulso de corregirlo y explicarle que lo que trataba de decir era “Gutierritos”. Pero no, porque para su generación ya no existía tal referente. De hecho, para la mía tampoco, porque yo no había nacido cuando aquella telenovela estrenó en 1958 y se le empezó a llamar de esa manera a los oficinistas. Sin embargo, aquel nombre generó arraigo.

Hoy, 63 años después de la primera adaptación (aunque la primera versión grabada data de 1965) el canal tlnovelas se avienta el volado de retransmitir este clásico de la pantalla chica, estelarizado por Rafael Banquells, María Teresa Rivas y Mauricio Garcés, en un momento crucial para la gente que, hasta antes de la pandemia, seguía trabajando en oficinas, pues muchos ya se quedarán laborando de forma remota y tal vez nunca vuelvan a ocupar estos espacios de trabajo que hoy atraviesan una reestructuración.

“Va a ser un contraste, una confrontación con la dinámica de las relaciones jerárquicas”, comparte Daniel Lares, director del canal tlnovelas que, desde el 6 de septiembre, volverá a transmitir este melodrama por primera vez en 21 años. “Con Zoom o sin Zoom, las dinámicas se adaptan, ese ha sido el caso de la pandemia”.

No te pierdas: Fobia al privilegio

¿Por qué es relevante volver a ver una historia como la de Gutierritos en este momento?

Todos los clichés que se le pueden criticar o atribuir a las telenovelas, Gutierritos no los tiene. Fue el primer protagonista masculino y tiene un reparto de grandes actores, antes que estrellas. Es el antecedente del Godínez, pero con Gutierritos se hizo popular el género de la telenovela, fue cuando los hombres empezaron a verlas. Es una telenovela rupturista, vanguardista, que reta no solamente al machismo sino al feminismo. Siempre se retrata a la mujer de cierta manera, y aquí no.

Ese es un tema difícil y muy delicado, ¿no crees?

Si lees entrevistas de la época con María Teresa Rivas, ella dice “las mujeres me reprochan, pero deberían agradecerme”, porque reivindica a una mujer empoderada desde 1965. Hoy existe un tema muy importante de equidad de género y qué bueno que se está discutiendo. Pero también hay un estigma en cuanto a que solo las mujeres sufren violencia doméstica.

En el clima actual, parece que nunca es un buen momento para hablar de eso.

Es subirse al tren de un paradigma social: el hombre tiene que ser de esta manera y la mujer de otra. Otro título para esto, apelando a una producción de Valentín Pimstein que también dirigió don Rafael Banquells, podría ser Los hombres también lloran. Creo que Gutierritos viene a confrontarnos y a mostrar qué tanto hemos cambiado desde 1965.

¿Qué reacción esperan del público?

Que genere conversación. Todo documento, toda telenovela, es un acontecimiento. Va a generar todo tipo de discusiones. Es una novela que, asombrosamente, sigue hablándole a la audiencia presente. En el contexto de las telenovelas es casi como decir “recuperamos El ciudadano Kane”, para ponértelo en esos términos. Esta es una versión técnicamente mejorada.

Ciertamente es un documento.

Cuando la gente crítica a las telenovelas, a veces tienen razón, pero tampoco conocen la amplitud que ofrece su catálogo. Esta es una muy buena muestra. Vas a encontrar referencias visuales a lo que hacía Buñuel, Fellini y la nouvelle vague.

¿Por qué crees que el fenómeno de la cancelación aún no ha alcanzado a la telenovela mexicana?

Porque somos melodramáticos, y no hay género más universal que el melodrama. Traemos una tradición desde el cine de la época de oro. La telenovela sigue y seguirá vigente como género. Hay que mejorarla, estamos en eso, pero mira los ratings que tiene. Hoy en día, los ratings más altos en televisión abierta son de las telenovelas, en cualquier plataforma que las pongas.

Estamos viviendo uno de los ajustes más importantes en la forma de trabajar que se haya visto en la historia. Cada vez son más las empresas que consideran darle a sus empleados la opción permanente de teletrabajo. Imagino a Gutierritos bien bañado, peinado y hasta perfumado, vistiendo su mejor traje y corbata, con portafolios en mano y zapatos recién boleados, listo para regresar a la oficina, y en este momento no se me ocurre una imagen más deliciosamente anacrónica que ésta. Eso, para mí, ya es suficiente razón para sintonizar este melodrama.

Gutierritos se transmitirá a partir del 6 de septiembre, de lunes a viernes, a las 11:50 y 20:00 horas, a través de tlnovelas.