Ganarle a Claudia, ¿y nada más?
Ciudadano Político

Provocador de ciudadanos, creador de espacios de encuentro y conocimiento. Exservidor público con ganas de regresar un día más preparado. Abogado y politólogo con aspiraciones de chef. Crítico de los malos gobiernos y buscador de alternativas democráticas. Twitter: @MaxKaiser75

Ganarle a Claudia, ¿y nada más?
La Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo. Foto: Claudia Sheinbaum/Facebook.

A nadie le queda duda de que la candidata preferida por el señor López para sucederlo en la presidencia es Claudia Sheinbaum, la regenta de la Ciudad de México. Según relatan varios periodistas, los miembros cercanos del gabinete han sido avisados y se les ha instruido poner sus secretarías a disposición de esa campaña. También se relata que han sido avisados otros suspirantes al cargo como Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, quienes sólo podrían aspirar a entrar como relevo de emergencia.

Está decisión ha sido por demás evidente en el trato que recibe la regenta por parte del presidente, por la cantidad de eventos de relevancia política que organiza el gobierno federal en la ciudad, con presencia activa del presidente, y por la defensa personal que ha montado el señor López a favor de su candidata, en temas tan delicados como la tragedia de la Línea 12 del metro y del pésimo manejo de la pandemia en la ciudad.

Esto ha generado una guerra de baja intensidad (en ruido, no en tamaño de los golpes) al interior de Morena, que sólo aumentará con el paso de los meses. Pero también ha generado una mediocre respuesta de la oposición que empieza a preguntarse por el candidato o la candidata que pueda ganarle a Claudia. De verdad ¿sólo vamos a pasar de cómo ganarle a López, a cómo ganarle a Claudia? ¿Es lo único que tenemos para construir desde la sociedad, de aquí al 2024? ¿Otra vez vamos a dividir el país en dos, con el señor López y su candidata como el eje central de la discusión?

Me queda claro que eso es justo lo que quiere el presidente. Tanto el gobierno federal como el gobierno de la Ciudad de México han sido un rotundo fracaso en todos los temas que importan en la vida de los mexicanos, y así, la única oportunidad que tienen de conservar ambos espacios de poder es que en la campaña se hable de todo menos de ambas gestiones de gobierno. Lo que quieren es una campaña de slogans cargados de contenido ideológico y absolutamente vacíos en análisis de gestión o propuestas de gobierno.

Yo creo que podemos hacer algo mucho más interesante que eso. Primero, tenemos que obligar a ambos a hablar de sus gobiernos, con datos duros y realidades concretas. Rendir cuentas claras no puede ser una opción, sino una obligación que debemos provocar. Segundo, debemos salirnos de este círculo absurdo que impone el señor López con su discurso diario, y eso incluye la imposición de una sucesora. Tenemos que entender que, en el mejor de los casos, le está imponiendo a su partido una candidata, que después tendrá que salir a todo el país a conseguir votos. Así, que discutan los miembros de Morena con el presidente esta imposición, que poco o nada debería importarnos a quienes no somos miembros de ese partido. Tercero, tenemos que empezar a construir ya una visión de país, que no sólo reconstruya el tiradero que dejará el sexenio trágico de Morena, sino que construya la plataforma de desarrollo y transformación de México para los próximos 50 años. Cuarto, con base en esa visión de país, se construye una agenda básica, que nos ponga a todos a discutir las estrategias y los equipos de personas necesarios para poder aterrizarla. Y, quinto, con esa agenda y ese equipo, decantar los liderazgos de mujeres y hombres que puedan formar el nuevo gobierno para hacerla realidad, encabezado por la persona que conecte con la mayor cantidad de ciudadanos, con base en la confianza, y que tenga la capacidad de generar un discurso de unidad y responsabilidad.

Así, “ganarle a Claudia” se convierte en el resultado de una estrategia amplia e integral, que tiene como mira el futuro de México, y no sólo otro juego suma cero, en el que vuelva a perder la mitad del país.