China, otra vez, el espejo
Ítaca

Es jefe de información en Imagen Noticias con Yuriria Sierra en Imagen Televisión. Ha colaborado en Nexos, Proyecto 40 y Dónde Ir.  IG y TW: @alanulisesniniz

China, otra vez, el espejo
El desfile de día de muertos 2021 en la CDMX contará con mil 80 voluntarios. Foto: Twitter / Claudia Sheinbaum

Siete de cada 10 habitantes en China ya están completamente vacunados contra Covid-19. El avance es significativo, mucho: en ese país se originó la pandemia hace casi 24 meses; para agregar más entusiasmo, hace unos días informó que también aplicarán las dosis a los pequeños a partir de los tres años de edad. Ayer mismo, en Campeche, autoridades mexicanas celebraron que el porcentaje de adultos vacunados en nuestro país es incluso mayor al del asiático. Esa luz que durante los primeros meses de encierro creíamos que nunca llegaría. Sin embargo, al tiempo de estos anuncios, otros titulares: La pandemia se recrudece en China”, “China confina tres ciudades por rebrote de Covid-19”, “China cancela cientos de vuelos y bodas por rebrote”, “Los casos de Covid-19 en China siguen creciendo”. En estos momentos, más de millón y medio de personas se encuentran en confinamiento en Heihe, la tercera ciudad de ese país que toma esta medida ante casi 400 casos activos.

Tomando como referencia una ficción, The Morning Show (Apple TV, 2021), el retrato de lo que ocurrió en enero de 2020 es, sino exacto, sí muy cercano: ese virus que apareció en China, del otro lado del mundo, y que no generó el interés mediático ni, sobre todo, gubernamental que pudo significar gran diferencia en las formas y los tiempos en que nos enfrentamos a la pandemia. Con todo lo que el conocimiento nos ofrecía ya en ese momento sobre la propagación de enfermedades respiratorias, optamos por esperar para tomarla en serio, nos pegó en la cara hasta que se convirtió en un peligro al alcance de un respiro. Lo hicimos como ciudadanos, lo hicieron las autoridades.

También ayer, el gobierno de la Ciudad de México anunció nuevas fechas para inmunizar a quienes no han podido completar su esquema. Horas antes, celebró con luces blancas en edificios y monumentos, que el programa de vacunación local había alcanzado su meta. En aquel evento en Campeche, otras entidades de igual forma “presumieron” sus datos. El presidente Andrés Manuel López Obrador hasta prometió hacer labor de convencimiento para vacunar a quienes, por ahora, han elegido no hacerlo. No quitamos mérito de esto, en lo absoluto, pero es interesante cómo la narrativa ha ido cambiando y China, otra vez, se vuelve escenario lejano. 

Al menos ocho eventos masivos se realizarán en la capital del país en los próximos meses. La jefa de Gobierno los ha anunciado con mucho entusiasmo. Este fin de semana, se realizará el desfile de Día de Muertos que se volvió tradicional gracias a una película de James Bond, luego conciertos, eventos deportivos. Y no niego lo tentador y, sobre todo, lo necesario que es el reencuentro, el abrazo, la risa, convivir, pero no podemos cometer el mismo error. China ha informado que sus brotes no se han generado por la población local. Se vale pensar dos veces antes de creer que 29 estados en semáforo verde es la puerta al olvido del momento que vivimos. Ahí está, otra vez, China como espejo.