Estoy listo para soltar y abrirme a una nueva vida
Regresando al amor

Psicoterapeuta familiar sistémica, escritora, meditadora y activista por la equidad de genero. Su práctica está encaminada al reconocimiento de la herida emocional infantil para el desarrollo integral del adulto consciente. Instagram @rominalcantar

Estoy listo para soltar y abrirme a una nueva vida
Foto: Pixabay

La vida se compone de ciclos, de finales que propician comienzos, de comienzos en los que late dormida la semilla de un nuevo final. 

La única certeza con la que nacemos es la de que nuestra vida en este mundo es finita y, sin embargo, vivimos como si no tuviera un final. Será por eso que muchas veces nos dan tanto miedo los cierres, sin darnos cuenta de que, si miramos con los ojos de nuestro ser interno, es decir, de quien observa y atestigua, la vida nos regala maravillosas metáforas que nos permiten sentir el continuo fluir vital sin resistirnos al devenir del momento presente.

Morimos y renacemos a cada instante, cada respiración en sí misma es una muerte y un renacimiento. Del mismo modo, es necesario cerrar para poder abrir, esta es una realidad indisociable, como dos caras de una misma moneda, no pueden existir la una sin la otra.

Sucede que a veces retrasamos los finales como una forma de perpetuar aquello que sentimos ha llegado a su fin, o simplemente por evitar el conflicto y todas sus consecuencias, o porque nos sentimos responsables de la felicidad de otro o bien porque el miedo al cambio es más fuerte que el anhelo de crecer.

No te pierdas: ¿Qué es el trauma?

Hoy te invito a observar aquellos ámbitos de tu vida en los qué por alguna razón no has podido realizar ese cierre que intuyes tan necesario, aquel que te permita dar el siguiente paso con fuerza y de manera consciente.

Es necesario que, durante el siguiente ejercicio, permanezcas en presencia, aquí y ahora, observando que emociones llegan a tu cuerpo, qué pensamientos llegan a tu mente, distingue cuáles son del pasado o del futuro, sé consciente de a dónde te lleva cada pensamiento y cada emoción, no permitas que te secuestren y si lo hacen vuelve a ti, vuelve a tu cuerpo, vuelve al momento presente, recuerda que solo en el aquí y el ahora la transformación es posible.

Decide conscientemente, dejar de alimentar aquella situación o vinculo que te contrae, que te quita fuerza, que te aleja de tu paz interior y te conecta con un torbellino de emociones y sensaciones, como el miedo o la frustración. Ya transitaste esos caminos, no es necesario volver a ellos una y otra vez, puedes elegir un nuevo sendero, aunque este te lleve a lo desconocido. No es la primera vez que te enfrentas a lo nuevo, recuerda simplemente respira y da el siguiente paso.

En este caso en particular hablamos de transformación y no de cambio, ya que muchas veces, el cambio conlleva una cierta resistencia para la mente; la transformación, por otro lado, permite incluir todo lo anterior, todo lo vivido, todo lo experimentado y a partir de ahí crear algo nuevo, mucho más acorde con nuestro momento vital.

El reconocimiento de lo vivido y la mirada amorosa hacia al pasado son factores fundamentales a la hora de trascender el apego y abrirnos a la transformación.

Por su parte, el agradecimiento es lo que completa el ciclo en el proceso de cierre. Agradecer aquello que sucedió, aunque haya sido doloroso, nos completa y nos permite seguir avanzando.

El agradecimiento cierra el círculo y nos coloca en la vida, en completo movimiento.

Por lo que, llegado este punto, identificaremos cuatro pasos importantes en el proceso de cierre.

  • Identificar la situación.
  • Realizar el movimiento consciente que permita la transformación.
  • Agradecer y despedir.
  • Mirar hacia la vida y abrirte a lo nuevo.

¿Estás listx para soltar eso que necesita ser transformado?

¿Qué situaciones o vínculos ya no estás dispuesto a seguir alimentando en tu vida?

¿Qué elijo cerrar conscientemente hoy en mi vida?

Es el momento para soltar y ahora iniciar eso que sí deseas. Y como ya lo había comentado: al final todo se puede incluir y trascender.