Patadas, gritos y Buylla
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

Patadas, gritos y Buylla
El Senado podría llamar a comparecer a María Alvarez-Buylla por el conflicto del CIDE. Foto: Conacyt Facebook

Alumnos y profesores del CIDE denuncian autoritarismo. Pasan las semanas y la directora del Conacyt, María Elena Álvarez Buylla, ha sido incapaz de resolver el entuerto por la imposición de José Antonio Romero Tellaeche como director de ese centro de estudios e investigación. La-Lista de las frases en las protestas es elocuente y contundente:

Álvarez Buylla, la ciencia no es tuya”, “Más ciencia menos obediencia”, “Ciencia libre, educación pública”, “Autonomía para aprender” y “La educación no se negocia”. ¿Qué les cuesta hacer una plana (o 10) de cada consigna? ¿Son difíciles de entender y practicar? 

Y, sin embargo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sigue ahí. Ahora se hace sentir con una acusación en contra el Instituto Nacional de Migración (INM). No olvidemos –nunca olvidemos– aquellas escenas en las que migrantes, en agosto de este año, cruzaban el infierno que es México para llegar a Estados Unidos y fueron golpeados, pateados, tratados como lo peor por… quienes deberían vigilar su paso. Por eso importa lo que la CNDH dijo esta semana. Eche ojo:

Las evidencias”, que incluyen los videos que la lectora y lector seguramente vieron con coraje y rabia, “que constan en el presente expediente permiten observar que durante el operativo del 28 de agosto de 2021, AR3, AR4 y AR5” con estas siglas identifican a los agentes del INM manchados: Alejandro Palau, Aldo Robledo, entre ellos, “se excedieron en el uso de la fuerza en contra de V5”, en este caso la víctima, “toda vez que este último se encontraba en el suelo cuando le propinaron una serie de golpes y patadas en el rostro y costado“, yo agregaría: los muy cobardes, porque en bola, armados y abusando se sintieron los muy chicles. Pero lo que documenta la CNDH confirma las versiones que habían sido negadas por el INM y que ocurrieron así: “Asimismo, una vez que fue detenido y era conducido a un vehículo del INM, en reiteradas ocasiones AR3 continuó golpeando a V5 en el abdomen, en tanto AR6 le pegaba con una vara en las piernas y AR4 le propinaba golpes con el puño en la cara; todas estas últimas acciones sin que V5 opusiera resistencia activa“.

Migrantes que, por cierto, tienen todas las de perder cuando pisan suelo mexicano. Basta ver la tragedia de Chiapas con el accidente del tráiler que transportaba a cientos y que se accidentó matando a decenas. Los muertos sufrieron en vida mientras soñaban con conseguir algo mejor. Sus familias también fueron condenadas a un calvario porque después de su muerte recibían llamadas de extorsión o eran advertidos de que sus familiares estaban secuestrados y debían pagar un rescate. Darly Hernández es viuda de Carlos Ovalle, una de las personas que murieron: “Ahora mire quién me va a apoyar, yo siento que sola no voy a poder, mi nena ni ha empezado a estudiar, no sé qué haré“.

¿A poco los polleros, los traficantes de personas, pueden mover a tanta gente sin que las autoridades de todos los niveles y por todos los lugares que pasan las carreteras donde los transportan se enteren? Obvio no. E interés por destruir esas cadenas de mando podridas no hay, al contrario, las mantienen como es evidente porque los enriquecen. ¿Cuándo ocurrirá la siguiente escena dantesca? Con las cosas sin cambiar, podría ser pronto.

Para ser franco: son tiempos en que quienes están en las instituciones que defienden la ciencia, la dinamitan; y quienes dignificarían la migración, la patean hasta casi matarla. Tiempos crueles.