Revocación de mandato
En contraste

Es senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y recientemente nombrada vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primera mujer que ocupa ese cargo. Twitter: @kenialopezr

Revocación de mandato
El Consejo General del Instituto Nacional Electoral debate sobre el ejercicio de revocación de mandato: Foto: Twitter INE

El viernes pasado, seis de 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) decidieron posponer la realización de la revocación de mandato por la falta de presupuesto. La discusión es clara: hay un mandato constitucional para llevar a cabo un ejercicio de participación ciudadana llamada revocación de mandato y no hay recursos suficientes para realizarla.

La ley establece que si se cumple con el 3% de las firmas de los electores, el INE deberá emitir una convocatoria para realizar la revocación de mandato. Incluso, hemos visto muy activas a las organizaciones afines a Morena recabando las firmas y engañando a la gente diciendo que se trata de un ejercicio de ratificación del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En caso de que se cumpla con las firmas, es evidente que el INE tendrá la obligación de llevar a cabo la revocación de mandato. Pero esa obligación debe ir acompañada de recursos y es ahí donde radica la discusión.

Al INE no se le puede solicitar la implementación de capacitación, casillas, boletas, conteos y desplegados en todo el país si no tiene los recursos suficientes para hacerlo. Recordemos que en la discusión del presupuesto de egresos 2022 se le solicitó a la bancada de Morena en la Cámara de Diputados que se le asignaran los recursos necesarios al INE para poder realizar este ejercicio participativo, sin embargo, no lo hicieron.

La constitución y la ley de la materia mandatan que se deben instalar las mismas casillas para revocación de mandato que las instaladas para el proceso electoral anterior, es decir, 161 mil casillas, además de capacitar a medio millón de funcionarios de casilla, imprimir toda la papelería electoral y realizar los conteos de votos recibidos. Para ello se requieren aproximadamente 4 mil millones de pesos, recursos con los que no cuenta el INE.

Es necesario que se enmienden los errores cometidos por el partido en el poder y se realicen las adecuaciones presupuestales correspondientes para el próximo año. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión deberá llamar a la Cámara de Diputados a un periodo extraordinario y que esta le asigne mayores recursos al INE.

También urge que la Suprema Corte de Justicia de la Nación de manera prioritaria resuelva la controversia constitucional interpuesta por el INE contra del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, ya que se dejó al árbitro electoral sin los instrumentos necesarios para funcionar correctamente.

Lo que necesita el INE no son amenazas de juicios políticos ni amedrentamientos de funcionarios del gobierno. Lo que necesita es que se le asignen recursos suficientes para cumplir con el mandato de ley.

Para finalizar esta columna, quisiera agradecer a cada lector de este espacio y desearles paz y armonía en estas fechas. Que tengan una saludable Navidad en compañía de sus seres queridos.