¿Por qué Santa Claus es rojo?
Participantes vestidos con trajes de Santa Claus participan en la tradicional carrera de Santa Claus en Michendorf, al este de Alemania. Foto: Ralf Hirschberger/AFP/Getty Images

Santa Claus es un neoyorquino de origen holandés que apareció a principios del siglo XIX. La Navidad en Nueva York a finales de 1700 era un acontecimiento desenfrenado, y el único regalo de temporada que podías recibir era un puñetazo en la nariz. Los neoyorquinos de clase media preferían una celebración más sobria, y en 1804 el anticuario John Pintard fundó una sociedad histórica y eligió a San Nicolás, del siglo IV –patrón de los niños y de dar regalos– como nuevo símbolo benévolo de la ciudad.

Durante toda la Edad Media se celebró extensamente en Europa la fecha de la muerte de San Nicolás, el 6 de diciembre de 343, y particularmente en Holanda, país en el que el 5 y 6 de diciembre siguen siendo la principal ocasión para dar regalos, cuando Sinterklaas y su políticamente incorrecto ayudante Zwarte Piet (Pedro el Negro) reparten recompensas a los niños buenos. Pintard tomó estas tradiciones y las incorporó a la celebración de la Navidad en Nueva York, donde una gran parte de la población era de origen holandés, y Sinterklaas (contracción de San Nicolás) se convirtió en Sancte Claus.

En ese momento, las imágenes de Sancte Claus –como las que dibujó, por ejemplo, el artista Alexander Anderson para la cena del día de San Nicolás de Pintard en 1810– todavía se hacían en blanco y negro y eran claramente episcopales, mostrando a San Nicolás en un cuadro y a unos niños somnolientos colgando sus calcetines junto a la chimenea en otro cuadro contiguo. La Iglesia y el comercialismo daban comienzo a su batalla de 200 años.

¿Por qué Santa Claus es rojo? - 1-38-880x1280
Merry Old Santa Claus por Thomas Nast, de la edición de 1881 de Harper’s Weekly. Foto: Thomas Nast/AP

La figura de Sancte Claus no tardó en ser desarrollada en los años posteriores a 1804, primero por Washington Irving, que se burló de las tradiciones holandesas en Una historia de Nueva York, y después, de forma crucial, en el poema de 1823 Una visita de San Nicolás. Publicado anónimamente en el Troy Sentinel, posteriormente el poema fue reivindicado por Clement Clarke Moore, aunque algunos especialistas creen que fue escrito por Henry Livingston Jr. Fue este poema, más conocido como La noche antes de Navidad, el que presagió la noción moderna de Santa Claus.

El poema nos brindó los renos –”Así que hasta el techo volaron los corceles/ Con el trineo lleno de juguetes, y San Nicolás también”– y una potente imagen de Santa Claus. “Estaba vestido de pieles, desde la cabeza hasta los pies,/ y su ropa estaba manchada de ceniza y hollín;/ con un paquete de juguetes sobre la espalda,/ y parecía un vendedor ambulante que acababa de abrir su paquete./ Sus ojos, ¡cómo brillaban! sus hoyuelos, ¡qué alegres!/ ¡Sus mejillas eran como rosas, su nariz como una cereza! / Su boquita graciosa se alzaba como un arco,/ Y la barba de su barbilla era tan blanca como la nieve;/ La cánula de una pipa que apretaba entre sus dientes,/ Y el humo que rodeaba su cabeza como una corona;/ Tenía una cara ancha y una panza pequeña y redonda/ Que se agitaba cuando reía, como un tazón lleno de gelatina”.

El alegre y pícaro Santa Claus –en contraste con la figura europea más estricta, que seguramente castigaría a los niños traviesos con un bastón– nació. Sin embargo, todavía no se vestía de rojo, sino más bien de un tono café poco atractivo, aunque también aparecieron muchos otros colores: en una edición de 1864 de La noche antes de Navidad, se presenta un Santa Claus curiosamente felino en un atractivo tono amarillo (incluso su saco es amarillo).

La tradición de vestirlo de rojo comenzó en la década de 1870 con el dibujante estadounidense Thomas Nast, quien introdujo el traje y el gorro rojos, el forro de piel blanco y el cinturón negro abrochado. Nast elaboró numerosos dibujos de Santa Claus para la revista Harper’s Weekly durante más de 20 años y, después de retratarlo primero con las estrellas y las rayas (Nast era un apasionado partidario del bando de la unión en la guerra civil estadounidense) y de color verde, finalmente logró una representación del Santa Claus que conocemos que le debía mucho en espíritu a La noche antes de Navidad. Su imagen de Santa Claus de 1881 se convirtió rápidamente en algo parecido a un retrato oficial.

¿Por qué Santa Claus es rojo? - 1-39
‘Haddon Sundblom conjuró un Santa Claus idealizado, tan perpetuamente alegre y sonriente que debió haber sido agotador para el anciano’. Foto: Rex Features

Resulta difícil determinar la razón por la que Nast eligió el color rojo. Algunos han sugerido que existía un vínculo con la iconografía del San Nicolás original, que con frecuencia es representado con ropa roja, pero lo más probable es que simplemente se sintió estéticamente correcto, en sintonía con el Santa de mejillas sonrosadas y nariz roja del poema, y con el atuendo rojo jugando con la blancura de la piel, la barba y la nieve, Nast fue el primero en representar a Santa como un nativo del Polo Norte.

Es posible que el Santa Claus de Nast también le deba algo a la tradición inglesa de Santa Claus, que es muy diferente a la historia de San Nicolás. Este último fue excluido de las celebraciones navideñas en Inglaterra a raíz de la ruptura de Enrique VIII con Roma en la década de 1530 y, al estilo del Brexit, elegimos en su lugar a nuestro propio señor del mal gobierno, un defensor de la fiesta utilizado como vara para golpear a los puritanos que odiaban la Navidad. El fantasma de la navidad presente en Un Cuento de Navidad de Charles Dickens es un descendiente directo del generoso, expansivo y de espíritu libre Sir Christmas o Lord Christmas del siglo XVII y, aunque luce una bata verde forrada de piel, su energía y sentido de la diversión son similares a los del Santa Claus de Nast.

No obstante, la enorme influencia de Nast, el Santa Claus vestido de rojo aún no había desterrado a todos sus rivales a principios del siglo XX, y el libro de L Frank Baum de 1902, Vida y aventuras de Santa Claus, era perfectamente feliz al poner un Santa Claus vestido de gris en su portada. Pero en una generación terminó la batalla, y a mediados de la década de 1930 ningún Santa Claus que se respetara se veía de otra manera que no fuera de color rojo.

¿Por qué Santa Claus es rojo? - 1-40-954x1280
Una pintura de Norman Rockwell de 1939 de Santa Claus para el Saturday Evening Post. Foto: Apic/Getty Images

La primera parte del triunfo del color rojo llegó con las ilustraciones de JC Leyendecker y Norman Rockwell, en particular sus portadas para el Saturday Evening Post en la década de 1920. Ambos retomaron los aspectos externos que estableció Nast, pero intentaron humanizar a Santa Claus retratándolo de forma más natural que su predecesor.

Sin embargo, la imagen definitiva del que viste de rojo fue fruto de un comercialismo contundente. Coca-Cola quería impulsar sus ventas de invierno y apostó por la idea de que Santa Claus bebía Coca-Cola en una campaña titulada “La sed no conoce estaciones”. Utilizaron la imagen de Santa Claus durante toda la década de 1920, pero no fue hasta 1931 que produjeron un anuncio que realmente encantó al público cuando le encargaron una pintura a Haddon Sundblom, un artista estadounidense de ascendencia sueca y finlandesa (muchos de los estadounidenses responsables de la creación del Santa Claus moderno tienen sus raíces en la Europa de San Nicolás).

Sundblom creó un Santa Claus idealizado, con una gran panza, una cara roja y unos pequeños lentes redondos, perpetuamente alegre y sonriente, que debió haber sido agotador para el anciano. Sundblom siguió haciendo los anuncios navideños de Coca-Cola hasta mediados de la década de 1960, y 30 años de sus Santas sonrientes de Coca-Cola significaron que San Nicolás nunca más podría estar vestido de otro color que no fuera el rojo o, de hecho, ser visto frunciendo el ceño a los niños traviesos. Aunque las prácticas eclesiásticas tradicionales sean fuertes, no son rivales para Madison Avenue.