El 2022 también será un año electoral
Medios Políticos

Es un periodista especializado en el análisis de medios y elecciones. Tiene posgrado en Derecho y TIC, obtuvo el premio alemán de periodismo Walter Reuter en 2007, fue conductor en IMER y durante 12 años asesor electoral en el IFE e INE, editor, articulista y comentarista invitado en diversos diarios, revistas y espacios informativos. Twitter: @lmcarriedo

El 2022 también será un año electoral
Foto: Angélica Escobar/La-Lista

Acaba el año 2021 que celebró contiendas federales intermedias para renovar la Cámara de Diputados, una elección extraordinaria de senaduría en Nayarit, 16 contiendas por gubernatura local y la primera consulta popular nacional que se ha podido concretar desde que esa figura llegó a la constitución.

Este 2022 en puerta será también un año electoral, con menos comicios, pero todos relevantes para determinar el mapa político del país de última escala frente a lo que resta de sexenio presidencial.

Este año nuevo abrirá las urnas en seis entidades federativas para renovar gubernatura: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.

En Quintana Roo, además de gobierno estatal, se votarán 25 diputaciones de su congreso local. Y en Durango, 39 presidencias municipales, 39 sindicaturas y 327 regidurías.

Hidalgo debe tener atención especial porque es una de las tres entidades en el país que nunca han tenido alternancia (las otras son Coahuila y el Estado de México), pero es la única que tiene contienda. Ahí, el PRI siempre ha gobernado y, eventualmente, –como ocurrió ya en Campeche este 2021 que se nos va– eso podría cambiar.

Las seis entidades que van a elección son gobernadas por la oposición, pero eso podría tener un cambio considerable. Aguascalientes, territorio que gobierna el PAN, ya disputa la candidatura interna de ese partido con riesgo de rupturas y sería el único estado que, acorde a declaraciones que se exhibieron del dirigente Marko Cortés, tiene hoy posibilidades reales de triunfo para seguir siendo gobierno de oposición.

En realidad, las elecciones democráticas nunca pueden asumirse con resultados seguros y predefinidos antes incluso de empezar, la campaña y oferta política es clave. Al menos en buena medida, esos triunfos o derrotas que ve inevitables Cortés dependerán de las ofertas políticas que convenzan a la población, de buenas candidaturas y campañas sólidas.

Así que se nos vienen comicios locales y también una polémica revocación de mandato.

Feliz 2022, otro año de elecciones que esperamos sean consecuentes entre los discursos y los hechos, que reivindiquen la política como arena civilizada con voto libre, debate fuerte pero no sucio y puentes de entendimiento que reconozcan triunfos y derrotas, que den valor justo a las mayorías sin avasallar a minorías.

Buen año con buenos deseos.