Gripota
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

Gripota
AMLO apareció en video. Foto: Captura de pantalla

El lunes, mis colegas reporteros llegaron puntuales a la conferencia mañanera, que luego yo llamo lagañera, en Palacio Nacional. Uno de ellos le preguntó sin preguntar al presidente Andrés Manuel López Obrador:

“Lo escucho ronco”, manera mexicana de decirle a alguien: “Óyeme, ¿no estarás bien trinche enfermo? No te pases de lanza, no nos vayas a contagiar, canijo”. Pero el reportero fue, repito, sutilísimo: “Lo escucho ronco”.

El presidente respondió: “Sí”, fiiiiiiaaaaaaaate, “Amanecí ronco”, ah, mira, ah, caray, y tan tranquilo después de haber estado en la reunión de seguridad que encabeza todas las mañanas con los principales integrantes y mandos de su gabinete, así como con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México; tan relajado después de aparecer en escena junto al procurador de la Profeco y otros colaboradores clave, frente a los reporteros. El presidente estaba como Pedro por su casa, como Andrés por su Palacio. Terminó diciendo:Me voy a hacer la prueba”,  covid, aclaro, porque capaz que hay malpensados que piensan que él pensaba hacerse la prueba de manejo o la prueba de jamones y quesos en el súper, “Más tarde, pero yo creo que es gripe”. Ah, okiiiieeeeiiii.

Horas después vino el tuit: “Informo a ustedes que estoy contagiado de #COVID19 y aunque los síntomas son leves, permaneceré en aislamiento y solo realizaré trabajo de oficina y me comunicaré de manera virtual hasta salir adelante”. Primero: deseo que el presidente se recupere pronto, lo necesitamos. Pero luego quiero dejar claro que si siguiera las recomendaciones que todos los expertos respetados en el mundo hacen, como usar cubrebocas y guardar sana distancia, seguramente estaría sano. Peor aún: todos los días escuchamos historias de trabajadores en tiendas, negocios, en el transporte público que le piden a otros que usen cubrebocas; meseros que exigen a los comensales usar mascarilla, para evitar los contagios ¿y qué reciben a cambio? Puñetazos, mentadas de madre, insultos peores, escupitajos y luego hasta contagios que les significan dejar de trabajar, enfermarse en un país donde escasean las medicinas, donde los servicios de salud suelen estar colapsados y quedarse sin sueldo. 

“Si el presidente no se pone el cubrebocas”, han de pensar esos irresponsables, “por qué chingados le voy a hacer caso a un pinche taxista que me pide usarlo, o por qué voy a obedecer a la pinche cajera que se pone necia con que me lo ponga”. No sé. El presidente es el político más poderoso e influyente de este país y el que menos, el que menos, ha puesto el ejemplo. Mucho ayudaría siendo responsable.

Desde su palacio el martes apareció en la pantalla principal de la mañanera, conducida por el secretario de Gobernación. “Estoy ronco, afónico (…) este mensaje es para informar cómo me encuentro y también para transmitirles mi experiencia ahora que me he vuelto a contagiar con el propósito fundamental de que no nos espantemos”. Se tomó la temperatura, midió su saturación y la escena dio para memes interminables en las redes sociales. Sus gestos, posturas y frases provocaron burlas, no atención ni respeto. “Creo que afortunadamente no vamos a necesitar hospitalizarnos, ni vamos a sufrir con pérdidas de vidas humanas, esto es distinto, yo diría que el virus va de salida”, aclaró.

Para ser franco: No suelo estar de acuerdo con la manera en que se expresa la senadora panista Lilly Téllez, pero con esta crítica le dio al clavo: “Celebro que el presidente López Obrador tenga médicos y enfermeras a disposición, cama de hospital asegurada, acceso hasta a los medicamentos que no hay en México y un palacio para descansar. Que se alivie pronto con atención de primera, mientras el resto sufre con la de cuarta”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales