El ratón: el narcocorrido que buscaría posicionar a Ovidio Guzmán López
Contextos

Reportero egresado de la UNAM, formó parte de los equipos de Forbes México y La-Lista. Con experiencia en cobertura de derechos humanos, cultura y perspectiva de género. Actualmente está al frente de la Revista Danzoneros. Twitter: @arturoordaz_

El ratón: el narcocorrido que buscaría posicionar a Ovidio Guzmán López
Ovidio Guzmán, en la mira del gobierno de EU. Foto: Especial

El 17 de octubre de 2019, México y el mundo entero conoció a Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, uno de los narcotraficantes del país. La detención de Ovidio por fuerzas federales provocó que Culiacán, ciudad sinaloense, estuviera de cabeza. Ante ello, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lo liberó para evitar más violencia. Hoy, el joven se perfila como una de las cabezas del Cártel de Sinaloa y el personaje estelar de un famoso corrido. 

“El ratón” es un corrido del grupo Marca MP que se viralizó esta semana, además se puso en polémica porque fue una canción que retomaron recientemente artistas como Grupo Firme y El Komander. El hastag “#elraton” en TikTok rebasa las 119.9 millones de visualizaciones. Mientras que el video de Código FN en Youtube tiene más de 12 millones de vistas en tres meses. 

La letra del corrido no es muy extensa, tampoco se centra en una hazaña específica sobre Guzmán López. De inicio, presenta su nombre, familia y lugar de origen. Menciona algunos de sus aliados como Juan Carlos Landeros “El Güero 90”, así como algunos de los eventos más escandalosos de Ovidio: “El culiacanazo”. La canción repasa de manera genérica el perfil de este personaje.  

Ovidio Guzmán es buscado por las autoridades estadounidenses por su participación en el tráfico ilícito de drogas. Junto con Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Joaquín Guzmán López, el personaje de este narcocorrido es considerado por el Departamento de Estado de Estados Unidos como altos rangos del Cártel de Sinaloa, por lo que ofrece hasta 5 millones de dólares como recompensa por colaborar en la captura de cada uno. 

“Soy el ratón. Soy Ovidio, soy Guzmán, un hijo de el Chapo. Soy hermano de Alfredito y de Archivaldo. Y por cierto me disculpo por lo del culiacanazo”. 

Ana Aldaba me explicó que desde la Revolución Mexicana el corrido funcionó para relatar una gran hazaña de un personaje, lo cual no ocurre con “El ratón”. La experta en temas de narcocultura estimó que este podría ser un intento para posicionar la figura de Guzmán López, de hacerlo más famoso entre la comunidad que escucha este tipo de música. 

“Es parte del Capitalismo Gore, citando a Sayak Valencia. Todos estos productos tienen que ver con la violencia que genera ingresos. Leo que este hombre está buscando convertirse en un producto que genere”, agregó. 

Según la especialista, el hecho de que esta melodía haya sido retomada por varios artistas famosos refuerza la idea que esta canción tiene fines comerciales. 

Desde 2011, la esposa y exesposa de “El Chapo”, Emma Coronel y Alejandrina Salazar, así como una de sus hijas, Giselle Guzmán Salazar, registraron el nombre de Joaquín Guzmán Loera y sus apodos. Sin embargo, en octubre de 2019 el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) rechazó esta petición.  A la fecha, la página de esta autoridad gubernamental señala que el trámite sigue en proceso. Hasta el momento, el IMPI no tiene registros del nombre de Ovidio Guzmán Loera. 

Apelación a la empatía

Uno de los últimos párrafos del corrido apunta lo siguiente, después de mencionar el Culianazo: “Yo no peleé. Pues la vida de mis hijas fue primero. Pa’ que sepan que yo no conozco el miedo. Un Guzmán no se intimida, menos con los del gobierno”.

La familia sigue siendo un símbolo importante en la sociedad mexicana, remarca la especialista en narcocultura. La canción busca una justificación en la institución básica de este país: la familia. 

Aunque la pieza musical tiene una letra muy corta, pareciera que sus ambiciones son grandes. La violencia se ha trivializado a forma de trends en videos cortos de 15 segundos, donde con un filtro de un “ratón” en la cara la gente toma con gracia uno de los pasajes más crudos en México: el narcotráfico.