Las mujeres y las niñas en la ciencia
Con lupa de género

Teresa Ruiz estudió Economía y Ciencia Política en el ITAM. Actualmente trabaja en el área de Sociedad Incluyente del Imco, donde investiga los factores que influyen en la participación de las mujeres en el mercado laboral.

Pablo Clark es licenciado en Sociología por la UNAM. Actualmente trabaja en el área de Sociedad Incluyente del Imco, donde se especializa en temas de educación y lidera el proyecto Compara Carreras.

Las mujeres y las niñas en la ciencia
Foto: Fernandozhiminaicela/Pixabay

En México algunas carreras universitarias son populares solo entre los hombres o las mujeres. En licenciaturas como nutrición, trabajo social y diseño curricular, tres de cada cuatro alumnos son mujeres. En otras, como ingeniería mecánica e ingeniería civil, nueve de cada 10 son hombres. Analizar las disparidades en la elección de carrera entre hombres y mujeres es importante, ya que esta decisión puede marcar su futuro en el mercado laboral.

Algunas de las carreras donde hay más mujeres perciben ingresos promedio más bajos. El área de carreras con los ingresos promedio más bajos es la de servicios (incluye carreras como gastronomía o turismo), con 8 mil 520 pesos mensuales, pero también tiene el mayor porcentaje de mujeres (87% del área). En cambio, el área de ingenierías, manufactura y construcción tiene ingresos de 13 mil 452 pesos mensuales, sin embargo, tiene el menor porcentaje de mujeres con solo 18%.

Ingreso promedio y porcentaje de mujeres profesionistas, por área de estudios

Las mujeres y las niñas en la ciencia - ingreso-promedio-de-mujeres-1024x1280

La presencia de las mujeres es especialmente baja en carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocidas también como STEM por sus siglas en inglés. En este grupo de carreras, los egresados están mejor pagados (13 mil 336 pesos en promedio) en comparación con otras áreas (12 mil 380 pesos en promedio). Además, la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres es menor. Sin embargo, en México, solo tres de cada 10 profesionistas en esta área son mujeres.

Este problema comienza desde la niñez. Estudios en el tema apuntan como principales barreras los estereotipos de género, el ambiente de clases, la falta de orientación vocacional y la influencia social. Estos factores se traducen en elecciones de carrera distintas entre sexos. Mientras que del total de hombres universitarios, 48% estudian una carrera STEM, entre las mujeres esta proporción cae a 21%.

Al incorporarse al mercado de trabajo, la situación de los profesionistas STEM es diferente según su sexo, de acuerdo con un análisis del Imco. Las mujeres tienen menor probabilidad de trabajar y alcanzar posiciones de liderazgo en comparación con los hombres. Este tipo de barreras en el trabajo hacen aún menos visibles a las profesionistas en STEM. La falta de modelos femeninos a seguir contribuye a que la siguiente generación de niñas tenga poco contacto con figuras femeninas en estas áreas dominadas por hombres.

El 11 de febrero se celebra el Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia, por lo que resulta una buena ocasión para insistir en la importancia de la participación femenina en STEM para cerrar brechas de género en los lugares de trabajo. Atraer a más mujeres a estudiar estas carreras, así como lograr que permanezcan y crezcan en esas ocupaciones, permitiría aprovechar el potencial científico de las mujeres mexicanas y dar un mensaje a las niñas de nuestro país sobre su importancia en la ciencia.

Las mujeres y las niñas en la ciencia - qatar-2022