El delantero contemporáneo
Alioli

Es periodista y analista de datos. Ha colaborado en medios como Reforma, Chilango y Tec Review. Fue coautor del libro Ayotzinapa, la travesía de las tortugas, publicado por la editorial Proceso. También es hincha incondicional de los Leones Negros. Twitter: @ridderstrom

El delantero contemporáneo
Erling Haaland se sumará al Manchester City. Foto: Friedemann Vogel/EFE.

El Manchester City hizo oficial el fichaje del atacante noruego Erling Haaland para la temporada 2022-23. Su club actual, el Borussia Dortmund, recibirá 60 millones de euros por el traspaso, una cantidad que parecería asumible para cualquiera de los equipos de élite que lo pretendieron durante los dos últimos años. Lo que disuadió a los demás clubes fueron las altas comisiones que exigieron el finado representante Mino Raiola y Alf-Inge Haaland, padre de Erling, quien también militó en el equipo citizen en su etapa como jugador.

Haaland es el ejemplo perfecto del futbol actual: no es un portento técnico, pero es físicamente potente y muy efectivo de cara a gol. Su contratación, también, es un claro ejemplo del mercado futbolístico actual, porque antes de fallecer, Mino Raiola dejó su impronta en el nuevo contrato del noruego: en 2024, tan solo dos temporadas después de llegar a Manchester, el jugador tendrá una cláusula de rescisión de 150 millones de euros, una cantidad ”asequible”, teniendo en cuenta su edad, progresión y capacidad goleadora.

Al atacante moderno se le mide por su capacidad goleadora y los metros que pueda devorar con su potente zancada. Los otros dos claros ejemplos, que durante la próxima década competirán con el noruego por las distinciones individuales, son Kylian Mbappé, del PSG, y Dusan Vlahovic, de la Juventus. El francés del PSG, campeón del mundo, es el más dotado técnicamente de los tres; a los parámetros de velocidad y gol, suma el regate, aunque no es tan bueno en espacios reducidos. El serbio de la Juve, por su parte, también es zurdo como Haaland, y es un poco más hábil para deshacerse de rivales en corto. Todos ellos tienen estadísticas demoledoras en goles y asistencias, que delinean completamente lo que exige el mercado en este tiempo. ¿Pero el talento de esta generación se puede comparar al de las anteriores?

Las comparaciones siempre son injustas en alguna medida, pero inevitables en el futbol. Si alguien le pregunta a Suárez, Lewandowski, Benzema o Ibrahimovic quién es su máxima influencia, los cuatro dirían sin chistar que Ronaldo, “el Fenómeno”, el 9 que lo cambió todo y se convirtió en el parangón de los que le siguieron. En ese tiempo tan cercano, hace no más de quince años, aún se honraba a los ídolos. Pero Haaland fue tan precoz y se encontró con un aparato mercadológico tan potente, que lo suyo es creer que está al nivel de los antes mencionados cuando tiene apenas cinco títulos domésticos y ninguno continental.

Más allá de la mercadotecnia y del trabajo de sus representantes, que Haaland se decidiera por la Premier League ayuda a descentralizar el talento. Se acabó el acaparamiento que durante la década pasada tuvo La Liga con Messi y Cristiano, Kaká, Suárez, Modric, Xavi, Iniesta, Ramos, Falcao, Griezmann, Ter Stegen, Keylor, Casillas. Ya no es necesario estar en un plantel español para aspirar a todos los trofeos, ni para alcanzar las cotas más altas en cuestión de imagen.

Ya lo dijo “el Fenómeno” hace poco cuando le preguntaron sobre los altos sueldos de los futbolistas y la escasez de talento: “quizá jugamos en el momento equivocado”, refiriéndose a su generación.

Pero esto es lo que hay.