Es muy injusto, pero está bien: ‘Checo’ Pérez
Perístasis

Director del Seminario de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho de la UNAM, socio de la firma Zeind & Zeind y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. X: @antoniozeind

Es muy injusto, pero está bien: ‘Checo’ Pérez
Foto: AFP

El pasado domingo se dio una gran polémica durante el Gran Premio de España de la Fórmula 1 (F1). Al estar por concluir la carrera, el piloto mexicano Sergio “Checo” Pérez corría en primer lugar y con las condiciones suficientes para aspirar a ganarla, sin embargo, en la comunicación constante, abierta y pública (situación que él conocía) que tiene con su equipo pudo escucharse que le fue girada la instrucción de dejarse rebasar –por estrategia– por su compañero de equipo Max Verstappen.

Esto provocó la reacción de Checo al contestarles: “Es muy injusto, pero está bien”. Cabe señalar que esa fue la segunda ocasión en que se le solicitó a Pérez ceder el paso a Verstappen en la misma carrera, lo que finalmente trajo como resultado que ambos coequiperos hicieran el “1-2”, es decir, Verstappen finalizó en primer lugar y Checo en segundo.

La F1 es una serie de carreras en la que participan escuderías que cuentan con dos autos cada una, mismas que buscan conquistar dos objetivos: el Campeonato Mundial de Constructores y el Campeonato Mundial de Pilotos.

Al tratarse de los autos más sofisticados del mundo, la inversión necesaria para ponerlos a punto año con año es de cientos de millones de dólares, pues lograr que el binomio chasis-motor sea verdaderamente competitivo requiere de la tecnología más avanzada y de muchas horas de trabajo. De igual manera, el otro elemento fundamental para el éxito de una escudería es el humano, pues son los pilotos ese aspecto que puede hacer que, a pesar de contar con un buen o mal auto, una escudería logre competir de buena manera.

Así, en la F1 se cuenta con que cada par de pilotos que tiene cada escudería son contratados bajo condiciones diferentes, encontrando que de acuerdo con diversos parámetros uno de ellos es el que lleva preferencia para luchar por el Campeonato Mundial de Pilotos, siendo el trabajo del otro facilitarle ese camino y entre los dos conquistar el Campeonato Mundial de Constructores. En el caso de Red Bull Racing, Verstappen es el coequipero al que se impulsará para ser campeón individual con un contrato hasta 2028 y con un salario anual con bonificaciones de alrededor de 65 millones de euros. Por su parte, Checo termina contrato esta temporada contando con un salario anual más bonificaciones de aproximadamente 16 millones de euros, siendo una de sus funciones ayudar a Verstappen en el logro de sus objetivos individuales.

Sin duda, el talento de Checo lo ha llevado a la élite del automovilismo por méritos propios, no obstante su aspiración de conquistar premios individuales es legítima, esta se encuentra condicionada por el contrato que algún día firmó y que lo hizo convertirse en parte de la escudería más exitosa de la actualidad pero siempre con un papel secundario.

Aunque sorprende que en un momento tan prematuro de la temporada (el sexto Gran Premio) se sacrifique a un piloto como se hizo el domingo, lo cierto es que Checo al estampar su firma en ese contrato se obligó a desempeñar un papel con el que parece ya no estar de acuerdo, lo que se resume en dos caminos posibles: permanecer en Red Bull Racing bajo esas condiciones o buscar un lugar en otra escudería.

Es la subjetividad de lo justo frente a la objetividad de lo pactado.

Síguenos en

Google News
Flipboard