¿Quién puede remover a presidencias de comisión?
Tácticas Parlamentarias

Analista y consultor político. Licenciado en Ciencia Política por el ITAM y maestro en Estudios Legislativos por la Universidad de Hull en Reino Unido. Es coordinador del Diplomado en Planeación y Operación Legislativa en el ITAM. Twitter: @FernandoDworak

¿Quién puede remover a presidencias de comisión?
Foto: Twitter/@alitomorenoc

A menudo, las declaraciones de personas legisladoras responden más a una coyuntura y el afán de medrar de esta mediáticamente, que el interés para posicionar un tema, visibilizar un problema y abrir un debate al respecto. Una de las formas que tenemos para no dejarnos llevar por el escándalo es conocer los procesos y reglas parlamentarios.

Por ejemplo, el pasado 5 de este mes, la diputada Andrea Chávez Treviño, del grupo parlamentario de Morena, presentó ante la Junta de Coordinación política un escrito donde solicitaba “suspender” al legislador y presidente del PRI, Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, como presidente de la Comisión de Gobernación.

Dejemos a un lado el alud de audios que se le han filtrado al exgobernador de Campeche y recordemos que es imposible iniciarle un proceso de declaración de procedencia si antes no entrega una solicitud la Fiscalía General de la República a la presidencia de la Cámara de Diputados; y por ello es prematuro tomar cualquier tipo de acción contra Moreno. ¿Es sólida la petición de la diputada Chávez o se trata de un distractor más?

De acuerdo con la ley orgánica, las presidencias, secretarías e integrantes de comisión son divididas entre los grupos parlamentarios según su presencia en el pleno. Esto se decide tras una negociación que puede ser tardada al inicio de una legislatura. Sin embargo, es atribución de cada bancada definir quiénes ocuparán determinados cargos y, en su caso, removerles. Entre los motivos de semejantes cambios podrían estar desde el otorgamiento de licencias temporales hasta la imposición de medidas disciplinarias. Por lo tanto, la solicitud de la diputada Chávez no tiene lugar: solo es una declaración para ganar atención.

Ahora bien, durante la pasada LXIV Legislatura (2018-2021) se vieron algunos incidentes donde las juntas de ambas cámaras, de manera facciosa, removieron a algunas personas integrantes de partidos de oposición. 

Por ejemplo, en el Senado Juan Zepeda fue retirado de la Comisión de Justicia antes de la discusión de una de las ternas para la Suprema Corte de Justicia de la Nación para sobrerrepresentar a Morena. De la misma forma, en la Cámara de Diputados se hicieron cambios en la integración de la sección instructora, estancia encargada de las declaraciones de procedencia o “desafueros”, para beneficiar al partido en el poder. 

Aunque este tipo de tácticas duras son inaceptables y pueden acabar con la convivencia al interior de un órgano legislativo, afortunadamente fueron limitadas a un acto. Sin embargo, y por más culpable que sea “Alito” de cuanto se le achaca o insostenible sea su dirigencia en su partido, no le corresponde a la Junta de Coordinación Política decidir su remoción, so pena de romper las relaciones de colaboración que deben existir entre las bancadas. Por si fuera poco, de aquí al 31 de agosto la presidencia de este órgano de gobierno la tiene Rubén Moreira, coordinador del grupo parlamentario tricolor.

Mientras tanto, ¿qué podría hacer la bancada de Morena para mostrar su descontento contra Moreno Cárdenas? Lo que han estado haciendo los integrantes de ese partido en la Comisión de Gobernación: boicotear el quórum para que no pueda sesionar, entorpeciendo su agenda.