Honor, reconocimiento y agradecimiento
En contraste

Es senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y recientemente nombrada vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primera mujer que ocupa ese cargo. Twitter: @kenialopezr

Honor, reconocimiento y agradecimiento
El accidente ocurrió la tarde del viernes. Imagen: Captura de pantalla.

La irresponsabilidad del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue cobrando vidas. Ahora se trata de 14 elementos de la Secretaría de Marina, quienes el pasado 15 de julio viajaban en un helicóptero de dicha institución, mismo que se desplomó en Los Mochis, Sinaloa, en condiciones aún desconocidas.

Los marinos acababan de participar en la detención del narcotraficante Rafael Caro Quintero, por lo que es necesario se esclarezca si el desplome fue una venganza por esta captura, por falta de mantenimiento a las aeronaves o por alguna otra razón.

La Secretaría de Marina y la Presidencia de la República han descartado que haya sido un atentado. Pero, a tan poco tiempo de la tragedia, no se puede concluir que haya sido un accidente. Lo que pasó es muy grave y amerita una investigación meticulosa y responsable.

El gobierno federal ha desatendido sus responsabilidades. Ha preferido destinar el dinero de los mexicanos en obras ineficientes y no en la seguridad. Se ha puesto en peligro la vida e integridad física de los elementos de la Marina, así como de los servidores públicos que han sido transportados en esas aeronaves. Es urgente reforzar los dispositivos de seguridad. No se puede seguir poniendo en riesgo la vida de los civiles y de los elementos de las fuerzas armadas.

En el mismo sentido, la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional del Congreso mexicano es el órgano facultado para deliberar sobre asuntos de seguridad nacional. Por lo que se hace necesario convocar a dicho órgano de deliberación. Los militares tienen el derecho de externar sus inquietudes sobre esta investigación y sobre la estrategia de seguridad nacional en su conjunto. Esta interlocución desde el Congreso mexicano es parte del control democrático.

Los mexicanos merecen conocer la verdad. Pero, sobre todo, las Fuerzas Armadas de nuestro país merecen tener la certidumbre de que su trabajo heroico será protegido por el Estado mexicano. De haber dolo en estas muertes, no deben quedar impunes. 

Los marinos fallecidos merecen los más altos honores en sus funerales. Es una tragedia humana e institucional que 14 miembros de un cuerpo de élite hayan fallecido en estas condiciones. Es ofensivo y preocupante que el presidente de la República, quien es comandante en jefe de nuestras Fuerzas Armadas, no haya encabezado el funeral, que no haya acudido ni siquiera en su representación el secretario de Gobernación, que no haya hecho una pausa en sus actividades electorales para reconocer a quienes dieron la vida por la seguridad de nuestro país. 

Podemos tener diferencias con el gobierno, podemos no compartir su posición pública, pero también estamos del lado de 14 mexicanos que murieron en el cumplimiento de su deber. Eso que el presidente no ve, sí lo vemos los mexicanos: vemos a 14 marinos que dieron su vida para que nosotros podamos vivir tranquilos. Merecen honor, reconocimiento y agradecimiento.