El libro púrpura de las mujeres extraordinarias
En contraste

Es senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y recientemente nombrada vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primera mujer que ocupa ese cargo. Twitter: @kenialopezr

El libro púrpura de las mujeres extraordinarias
Foto: Pixabay

Esta semana se presentó en el Senado de la República El libro púrpura de las mujeres extraordinarias, de Liliana Aguilera. Un texto que, sin duda, es clave en el camino del empoderamiento de las mujeres.

A lo largo de los años, las mujeres hemos tenido que vencer obstáculos, romper paradigmas y superar estereotipos para dejar el espacio privado y acudir al espacio público. Por lo que el Estado mexicano ha tenido que robustecer su marco normativo y, con ello, aspirar a que las mujeres puedan desarrollarse en un ambiente libre de violencia.

Desafortunadamente la realidad sigue siendo abrumadora. Al día, más de 10 mujeres son asesinadas, se presentan más de 600 denuncias por violencia doméstica y, en promedio, desaparecen más de seis mujeres y niñas. En el mundo, las cifras no son muy diferentes: al menos una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física, económica, sexual, patrimonial, siendo el ámbito familiar donde más ocurren este tipo de vulneraciones.

Hoy las mujeres demandan que se garanticen sus derechos, exigen tener una vida mejor, son valientes, son fuertes. Las mujeres se conocen y autoreconocen. Muchas han cambiado el rumbo de sus vidas y han dejado atrás la violencia. Mujeres que, además, generan redes de apoyo para que otras alcancen la plenitud, la libertad y la felicidad.

Una mujer empoderada sabe que nadie tiene el derecho de vulnerarla o violentarla. Una mujer empoderada se pone una meta y la cumple. Una mujer empoderada lucha por sus sueños y por el reconocimiento de sus derechos. Y, al ejercer sus derechos, las mujeres adquieren conocimientos que fortalecen su huella en este mundo.

El libro púrpura de las mujeres extraordinarias “es una invitación para que se reconozcan como seres humanos independientes, libres, que abracen su paz interior, con un alto amor propio y sabedoras de su valía”.

La llamada que se hace desde este libro es a reconocernos como valiosas, conscientes, espirituales, independientes, resilientes, libres, sororas, valientes, poderosas y capaces. Así que, como lo señala su autora, pintemos de púrpura nuestro corazón, regalémonos un camino lleno de alegría y de amor propio, que nadie borre nuestra sonrisa.