Ute Lemper, la mujer orquesta
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
Ute Lemper, la mujer orquesta
Foto: @UteLemperOfficialPage

“Me siento ciudadana del mundo desde que aprendí lo importante que es la tolerancia”, Ute Lemper.

Con su sola presencia, Ute Lemper provoca emociones, su figura se asemeja a una Cariátide griega, solo que ella no lleva el peso del tiempo sobre su cabeza, sino que a través de su voz nos traslada por épocas y, de alguna manera, nos transmite la belleza y pesares de la humanidad.

Originaria de Münster, Alemania, Ute Lemper estudió piano, canto y ballet en la Academia de Danza en Colonia, también fue alumna de teatro del Seminario Max Reinhardt de Viena, comenzó a interpretar papeles en el Staatsheater de Stuttgart con obras de Fassbinder y Chéjov, al mismo tiempo cantaba en bares y uno de esos días la oportunidad no le vino del escenario teatral, sino de esas noches de bohemia en la que el mismísimo Andrew Lloyd Webber la invito a ser parte del musical Cats, esto fue en 1983.

Para 1987, Lemper ya había ganado el Premio Moliére a actriz revelación por Cabaret, en 1998 recibió el Premio Laurence Olivier por su papel en Chicago. Carrera de poco más de cuatro décadas a la que suma una treintena de discos, uno de ellos, el Paris Days/Berlín Nights fue nominado al Grammy en 2012, qué decir de montajes memorables de Kurt Weill y Berthold Brecht, los musicales de Broadway, París, Berlín y Londres.

Una mujer que, como decía al principio, no deja indiferente a nadie. Por algo, en 1990, el coreógrafo francés Maurice Bejart, el mismo que decía que no habría que tener amores, sino solo tener pasiones, le creó el ballet La corte suite, inspiró a su coterránea Pina Bausch y al director teatral argentino Jerome Savary.

Alma inquieta, Ute Lemper vive en Nueva York desde hace tiempo, salió de Europa desilusionada por ese futuro tan falto de empatía y decidió que en la gran manzana tendría el hogar de sus cosas y recuerdos, sin embargo, su residencia sería ese escenario que le llamase en cualquier parte del mundo.

Dotada de un registro vocal muy amplio, Lemper ha interpretado un repertorio que incluye canciones alemanas, francesas, estadounidenses y latinoamericanas como el tango de Piazzola, a quien conoció en París en la década de los 80, también puso música a los versos del chileno Pablo Neruda, experiencia gozosa ya que ha dicho en múltiples ocasiones que el español le parece un idioma cargado de expresividad.

Sobre esa relación con Latinoamérica, Ute Lemper ha estado en diversas ocasiones en México, lo mismo con su espectáculo Último tango en Berlín en 2013, fecha en la que fue parte del programa del Festival Internacional Cervantino; en 2021 junto con la Orquesta Sinfónica Nacional ofreció el recital El arte de la libertad, una reflexión sobre la humanidad a través del cabaret y este 10 y 11 de septiembre en la Sala Nezahualcóyotl junto con la Ofunam.

Es así que con una selección de temas que visitarán desde el teatro musical al cabaret, la sucesora de Marlene Dietrich interpretará Milord de Moustaki y Monnot, Cabaret de Fred Ebb y John Kander, Je ne sais pa de Jaques Brel, All that jazz del musical Chicago, entre otros tantos clásicos modernos que guarda entre el seductor fabellino negro y el largo vestido de noche, afortunado primer encuentro con la Filarmónica de la UNAM bajo la batuta de Iván López Reynoso.

Dos sesiones que para muchos será el reencuentro con la diva alemana y para otros su primera vez con Ute Lemper.