La historia no contada de la transmutación de Morena en PRI

Estudió filosofía en Friburgo. Su ocupación principal es ser ghost writer de políticos y otra gente sin oficio ni beneficio.

La historia no contada de la transmutación de Morena en PRI
El tercer Congreso Nacional Ordinario de Morena terminó alrededor de las 01:00 horas del domingo. Foto: Morena

Como detallé aquí antes, los acuerdos de Toluca para la sucesión presidencial se han ido cumpliendo uno tras otro. Mario Delgado y Citlalli Hernández alargaron su período, los gobernadores se repartieron el partido, el proceso lo han supervisado Adán Augusto y Jesús Ramírez.

Los congresistas de Morena fueron simple escenografía, ni siquiera público, de los verdaderos arreglos del poder que transcurrieron en un cónclave definitorio de los gobernadores en el hotel Fiesta Americana de Viaducto durante la mañana previa al Congreso. Ahí acordaron hacer a Alfonso Durazo, un representante suyo, con simpatías por Adán Augusto y Claudia Sheinbaum, presidente del consejo. Acordaron también repartirse todas las carteras y reservar una para el secretario de Gobernación y otra para la secretaria de Bienestar, los vínculos con el presidente y con los padrones de programas sociales, con quienes nadie quiere quedar mal.

El secretario de Gobernación colocó a Andrea Chávez como secretaria de Comunicación de Morena. Chávez es bien conocida por su cercanía con Ricardo Peralta, el operador de acuerdos mafiosos de las aduanas y de las aportaciones de dinero de diversos grupos a las campañas de Morena en 2021 que, de acuerdo con fuentes estadunidenses, incluyeron no solo financiamiento proveniente del huachicol de Sergio Carmona sino del cártel del noreste, según cables diplomáticos de la embajada de Estados Unidos filtrados a varios medios de comunicación.

La designación es también importante para el mundo de la consultoría política. Con esta designación, ya no será Heurística la consultora favorita de Morena, sino Plan B, una donde se han asociado César Hernández –que dejó de trabajar con el antiguo nombre de su consultora de Neurona tras escándalos de corrupción y desvío en México y España– y Abraham Mendieta, a su vez socio de Peralta. Plan B ha ido a la caza de contratos en Perú, Colombia y Chile, ostentándose como consultores del presidente de México. Los millones cambiarán de destino. Desde esa secretaría, Adán Augusto pretende fondear una hipotética campaña si la nominación no llegase a favorecer a Claudia Sheinbaum. No pocos hicieron notar que Cuitláhuac García, aliado de años de Sheinbaum, favoreció en esta ocasión al grupo Tabasco en diversas votaciones.

Mario Delgado quedó en posesión de las finanzas a través de su amigo Javier Cabiedes, Adán Augusto tomó comunicación y Ariadna Montiel, la secretaria de Bienestar, colocó a su amigo Carlos Castillo como secretario de movimientos sociales. Fuera de ellos, los gobernadores se repartieron todas las carteras sin importar el origen de sus recomendados. Alfredo Ramírez Bedolla colocó a una reciente experredista como secretaria de migrantes, sin importar las acusaciones a su familia por cobro de extorsiones y derecho de piso. Salomón Jara colocó directamente a su hija y Rutilio Escandón a su secretaria de bienestar y operadora electoral.

Con desfachatez se convirtió todo en un reparto de presupuestos y cargos. Nepotismo, amiguismo e influyentismo, lo que Andrés Manuel López Obrador solía llamar “lacras de la política”.