#MeToo en el retrovisor
HÍBRIDO

Como crítico de cine y música tiene más de 25 años en medios. Ha colaborado en Cine Premiere, Rolling Stone, Rock 101, Chilango, Time Out, Quién, Dónde Ir, El Heraldo de México, Reforma y Televisa. Titular del programa Lo Más por Imagen Radio. Twitter: @carloscelis_

<em>#MeToo </em>en el retrovisor
Película: She Said / Universal Pictures.

Era algo esperado. A nadie realmente le sorprende que los esfuerzos de las mujeres por denunciar el abuso sistémico y la inequidad dentro del patriarcado hayan causado inicialmente un gran estruendo, pero ahora sean tratados como un asunto pasajero, sobre todo por los medios de comunicación.

El reciente anuncio de que Televisa sustituyó a dos de las titulares de sus noticieros más importantes, Denise Maerker y Paola Rojas, y en su lugar puso a dos hombres fue un duro golpe para las mujeres profesionistas y un recordatorio de que las cosas no han cambiado en México en lo referente a temas de equidad de género en el ámbito laboral.

A 16 años de que Tarana Burke iniciara el movimiento #MeToo en redes sociales y a seis de que este lograra el impacto mediático que alcanzó con las denuncias por abuso sexual en contra del productor hollywoodense Harvey Weinstein, aparece una película que hace un recuento de este caso. She Said, dirigida por Maria Schrader (Unorthodox, I’m Your Man) y estelarizada por Carey Mulligan (Promising Young Woman), cuenta la historia de las reporteras de The New York Times, Megan Twohey y Jodi Kantor, responsables de poner en marcha dicha investigación.

Quizá lo más interesante de esta película sea que nos da mayor contexto de la manera en que esta información fue apareciendo en los medios estadounidenses y rescata el papel que estas mujeres tuvieron como periodistas, pues Megan Twohey ya había informado sobre los abusos de Donald Trump y esto no le impidió convertirse en presidente de Estados Unidos, así como Jodi Kantor inició la investigación sobre Harvey Weinstein antes de que el periodista Ronan Farrow se llevara el crédito y los reflectores para The New Yorker. Una vez más, otro recordatorio de que el piso no es parejo para las mujeres.

En México, una película como La caída, producida y estelarizada por una sobreviviente de abuso sexual como Karla Souza, retoma elementos del escándalo del entrenador Francisco Rueda en la Federación Mexicana de Natación. Y aunque hoy en nuestro país las autoridades presumen avances en materia legislativa para proteger a las mujeres de la violencia digital y la violencia vicaria, como en el caso de la ampliación de la Ley Olimpia que ahora pretende penalizar la “sextorsión”, se sabe que esta ley, originalmente concebida para protegerlas a ellas, también se ha usado para proteger a hombres.

Al mismo tiempo, una ola de feminicidios ha estremecido al país con casos como los de Lidia Gabriela, Mónica Díaz, Jazmín Zárate, Yrma Lydya y Ariadna Fernanda López, que si bien aparecen en los medios de comunicación son tratados con morbo y sensacionalismo, mientras que en redes sociales abundan historias de mujeres que se arrojan de vehículos en movimiento ante el temor de ser secuestradas.

El mundo del espectáculo se distrajo con otros asuntos en los últimos años, principalmente en la reactivación de la industria del entretenimiento tras la pandemia, pero quizá ya estamos viendo un resurgimiento de estos temas en el cine, con películas como She SaidTÁR, e incluso Women Talking, que podrían alzarse en la próxima entrega del Oscar con nominaciones para Carey Mulligan, Cate Blanchett o la directora Sarah Polley, y volver a poner la agenda feminista sobre la mesa.

Sin embargo, el tema se complica con reflexiones como las que se hacen en TÁR, la película protagonizada por Cate Blanchett, donde se habla del acoso, la intolerancia y el abuso de poder ejercidos por una mujer en las artes. Esta historia de ficción nos obliga a voltear hacia casos de “cancelación” en la vida real, como lo acontecido con las escritoras J.K. Rowling y, más recientemente, Carolina Sanín, acusadas de transfobia.

También han pasado seis años desde que la serie The Handmaid’s Tale se montara en la ola del #MeToo y causara gran revuelo. A inicios de noviembre terminó su quinta temporada, sin fanfarria y al borde del olvido, y con el anuncio de que la sexta será la última. Una serie que al principio gozó de premios y reconocimientos, pero que después perdió el favor del público cuando la autora de la novela original, la célebre Margaret Atwood, también fuera señalada como intolerante y TERF (Feminista Radical Trans-Excluyente).

La semana pasada, la actriz y productora Jennifer Siebel, actual esposa del gobernador de California, Gavin Newsom, declaró dentro del juicio que sigue en curso en contra de Harvey Weinstein y afirmó haber sido violada por el productor en 2005, con un testimonio que conmovió a la opinión pública. Mientras que el otro famoso más destacado de la primera ola de denuncias del #MeToo en Hollywood, Kevin Spacey, fue encontrado como “no responsable” y se desestimó la denuncia por agresión sexual hecha por el actor Anthony Rapp, aunque todavía enfrenta otros siete cargos por agresión sexual (12 en total) en Reino Unido. 

¿En realidad cambió algo con la llegada del #MeToo? En retrospectiva, algunas líderes feministas opinan que sí, aunque este movimiento también abrió una grieta que dividió a facciones del feminismo con distintas prioridades. Quizá la pregunta que debemos hacernos es qué tan comprometidos estamos nosotros como ciudadanos -o como miembros de los medios de comunicación- para actuar como verdaderos aliados y seguir impulsando la lucha de las mujeres, informando y denunciando sobre los abusos que contra ellas se cometen todos los días.

BREVES

She Said estrenó en México en el marco del Festival Internacional de Cine de Los Cabos y su llegada a salas de cine está programada para el 12 de enero. TÁR se exhibe actualmente como parte de la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, que continúa en salas de Cinépolis, Cinemex y cine clubes.

Otra película situada en el mundo de la natación es The Swimmers, inspirada también en otra historia real de dos chicas que huyeron de Siria con el sueño de participar en las Olimpiadas. En Netflix desde el 23 de noviembre.

En Star Plus estrenó la serie Welcome to Chippendales, con Kumail Nanjiani (Eternals) y Murray Bartlett (The White Lotus), sobre el famoso espectáculo de strippers masculinos.

<em>#MeToo </em>en el retrovisor - qatar-2022-6dic-hd