La marcha de los acarreados, perdón, transportados
Pasillos del palacio
La marcha de los acarreados, perdón, transportados

Será el sereno, pero este domingo habrá muchos acarreados, perdón, transportados a la marcha del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En los pasillos del palacio dicen que desde el 15 de noviembre, un día antes de que AMLO lo hiciera público, se giraron instrucciones expresas para que la marcha del domingo rebase, y por mucho, a la marcha en defensa del INE del 13 de noviembre.

Tan solo de Morena habrá desfile de “corcholatas”, gobernadores, diputados, senadores… ya nada más faltó un contingente de militares, marinos y Guardia Nacional.

A ello habría que sumar a grupos organizados de ambulantes, electricistas, maestros, trabajadores del gobierno de la Ciudad y del Metro. Más los que se quieran subir a los autobuses que en chats de WhatsApp indican desde qué punto saldrán desde las 7:00-7:30 de la mañana para llegar puntuales al Ángel de la Independencia.

“Hay millones de personas que van a venir acarreados porque vienen a celebrar de que ya no domina la oligarquía“, ironizó AMLO el viernes.

Quien de plano ya reconoció que puso camión y habrá tortas para los asistentes que transporte fue Ricardo Sheffield, titular de la Profeco.

El gran ausente será Ricardo Monreal, quien mejor se agendó un viaje a España. No le fuera a pasar lo que le pasó a Alejandro Moreno en la marcha del INE, donde al priista lo abuchearon e increparon desde el inicio hasta el final.

Que hablando de la marcha, en los pasillos del palacio dicen que quien no quedó muy contento con la organización fue el gobernador de Zacatecas, David Monreal.

Y es que el presidente estableció que los gobernadores que acudieran, para que no quisieran ir todos al frente, se distribuyeran por orden alfabético hasta llegar casi casi a las puertas de Chapultepec, ya que los mandatarios no vienen solos sino que varios traerán grupos de gente en autobuses, como el padre de la gobernadora de Guerrero, Félix Salgado Macedonio.

Entonces, con Zacatecas hasta el último, el hermano del senador incómodo quedará relegado hasta el final, aunque él no tiene una mala relación con el presidente. A ver si logra sacarse aunque sea una selfie.

En los pasillos del palacio no esperan mucho de la reforma electoral que se discutirá a partir de este lunes en San Lázaro. Y es que ni el PRI ni ningún partido de oposición aceptó acompañarla y todo apunta que no alcanzará las dos terceras partes de los votos en la Cámara de Diputados.

Así es que en el gobierno de AMLO ya tienen listo el plan b: una reforma a leyes secundarias, para lo que solo necesitan mayoría simple, que ya tienen gracias al PT y el PVEM. Eso se hará en diciembre.

Por lo tanto, esta semana por más discusiones y gritos que haya, todo apunta a que la reforma electoral del presidente, como en su momento lo fue la reforma eléctrica, quedará sepultada. Ya nada más falta que le den los santos óleos.