#OrgulloYDignidadDisca
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
#OrgulloYDignidadDisca
La SCJN invalidó dos leyes de la CDMX en materia de discapacidad y autismo por no consultar a estos grupos minoritarios antes de legislar.

En 1992 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 3 de diciembre como el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, efeméride que ha tenido por misión promover los derechos y bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos sociales, políticos, económicos y culturales. 

Para 2006 se estableció la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en 2019, desde la ONU se lanzó una estrategia para la inclusión de la Discapacidad con el compromiso de ampliar los campos de acción para todos, iniciativa a la que se sumó la premisa “No dejar a nadie atrás de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, serie de acciones tomadas en esos eventos y foros internacionales donde se firman acuerdos y documentos que a la hora de la hora se quedan solo en el papel y para muestra basta revisar news.un.org y sus artículos sobre desigualdad laboral, falta de acceso sanitario, violencia, rezago académico y más realidades cotidianas de las personas con discapacidad.

No vamos a hablar de cifras, bueno sí un poquito, ya que de los 8 mil millones de personas en el mundo, 2 mil 500 millones viven con alguna discapacidad y en México, de acuerdo al Censo del INEGI 2020 se han contabilizado 20 millones de personas con discapacidad, datos que considero debemos tener en cuenta para pensar en la inclusión como un   acto más que necesario. También es fundamental dejar de ver/tratar a las  personas con discapacidad desde el capacitismo (forma de discriminación o prejuicio social) y a partir de estos pequeños, pero grandes giros de tuerca podremos percibir todo eso que no estamos haciendo bien en nuestro entorno, ese espacio comunitario que al final genera los verdaderos cambios estructurales.

Ahora sí, empecemos por lo primero, afinemos los sentidos y comencemos a poner atención a las acciones que minuto a minuto dejamos pasar de largo desde ocupar una rampa “no´más tantito”, usar los vestidores o baños para PcD  “rapidito” o peor aún, utilizarles como bodega, la discriminación es otro lastre social que afecta considerablemente a las personas con discapacidad y en él podemos incluir no contar con los accesos necesarios para el esparcimiento, me refiero a butacas en el cine en la zona media de una sala y no hasta enfrente, sitios de conciertos con espacios asignados en la parte de atrás para personas en silla de ruedas donde no podrán disfrutar del espectáculo, falta de cédulas y materiales en braille o conocimiento de Lengua de Señas Mexicana (LSM), resultan acciones mínimas que se deberían considerar como prioridades en lo cotidiano. 

Pero ahí no acaba la cosa, en temas laborales las condiciones u oportunidades se reducen para personas con discapacidad, en temas de violencia se cuenta con un registro de que 8 de cada 10 mujeres con discapacidad ha vivido algún tipo de violencia desde la infancia, en ese orden de ideas podemos hablar del bullying tanto para hombres como mujeres, qué decir de la violencia médica, la falta de asistencia sexual,  la terrible brecha educativa y el acceso a herramientas tecnológicas, vaya hay un abismo que en lugar de cerrarse, se amplía.

Urge generar conciencia y afortunadamente a través de la cultura y el arte se trabaja en ello, como es el caso de la compañía Teatro ciego, la asociación artística Seña y verbo: Teatro de Sordos, los talleres comunitarios de Cine para imaginar, el Festival de Cine ReelAbilities, los conciertos de Música y Ceguera, la representación a través de la comedia con los standuperos Ojitos de huevo o Kike bien parado, lugares para la lectura desde las primeras infancias como Orion Kids, iniciativas que primero abrazan el alma y después sensibilizan sobre una condición que es muy probable nos toque vivir y que si desde ahora nos solidarizamos ese futuro será menos azaroso.

Mientras tanto, Orgullo y Dignidad para las Personas con Discapacidad.