México, el famoso
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

México, el famoso
Foto: @carlos_kiko1 en instagram.

Somos famosos por ser un país de corruptos. Famosos porque en México la sangre se derrama diario con toda impunidad. Es famosa la guerra en que nos tienen sumidos las fuerzas del (des) orden que enfrentan (o eso intentan) a los cárteles (que suelen ser sus compadres y amigos). Somos famosos en el mundo por tener malas administraciones públicas: cosa de recordar la dictadura perfecta del PRI que duró décadas, los dos sexenios panistas embarrados de corrupción e incompetencia y por los dos años de gobierno lopezobradorista que hasta ahora no ha cumplido con las expectativas en su proyecto.
Pero también somos famosos porque nos parece divertido contratar en las urnas (algo serio) a famosos (pocos serios).

Basta un ejemplo en el universo de estrellas que se hacen políticos en este año electoral: Kiko, es el personaje que hizo famoso a Carlos Villagrán quien ahora quiere gobernar el estado de Querétaro o su capital, cualquiera de los dos, según explicó cínicamente Querétaro Independiente, el partido que lo propone. O sea el chicle que pegue, sino es Chana, pues que sea Juana. Esto dijo Villagrán:

“Después de 50 años de hacer reír a la gente”, ¿ahora nos quiere hacer llorar?, “me encuentro en otra plataforma, que me hace un honor tremendo”. Y no es que no tenga derecho a votar y ser votado, pero es que nomás vean cómo nos va cuando ganan elecciones los famosos y pierden las administraciones públicas.

Respecto a la interrupción legal del embarazo, Villagrán dijo que no está ni a favor, ni en contra. O sea, ¿todo lo contrario? Pinta bien esa campaña.

Desde ahora nos está advirtiendo Villagrán, ¿alguien tomará en serio su chiste?: “Nunca había pensado, ni me había pasado por la mente una cosa así”, golpe avisa, dicen en mi pueblo, “Mi trabajo es totalmente distinto”, repito esa parte, “Mi trabajo es totalmente distinto”, ¿ya ven? ¿Y entonces por qué lo ponen a hacer algo que no es lo suyo? Aah, ya, porque es un buen negocio partidista, “Mi trabajo es totalemnte distinto: hacer reír”, bueno, en eso sí pondría calidad porque hay funcionarios públicos de risa, “vestirme de Kiko, ‘Chusma, chusma’”, exclamó con la voz de Kiko y a todos nos cogió la nostalgia “y todo ese tipo de cosas, pero lo otro, tengo que esperar a ver qué”, a ver qué. Queretanos y mexicanos que votarán este año por los famosos: esperen a ver qué.

Te recomendamos: Las vacaciones de López Gatell

Esto es serio, aunque parezca divertido. Uno espera que los candidatos sean los mejores perfiles para una impecable administración pública, no que hagan de las campañas una comedia y de sus gobiernos una tragedia. Si el país está como está es responsabilidad nuestra, de los votantes. Porque fuimos nosotros los que elegimos a esos (des) gobiernos, legislaturas (miniaturas) y porque hemos normalizado las malas administraciones, porque nos desanima la oferta de candidatos y porque nuestra apatía deja en pocas manos, las de siempre, el poder.

No solo Villagrán me preocupa como candidato, porque como actor es entrañable y como persona merece todos mis respetos, sino que todos los partidos políticos han visto en el show la posibilidad de perpetuar nuestra tragedia democrática. Porque les convienen las distracciones y la maña calidad de los candidatos. Esta alerta parecería anecdótica, chistosa o sin importancia. Hasta que hay municipios y estados hechos pedazos por gente que no sabe gobernar, porque no es lo suyo.


Para ser franco, ni yo me entiendo.