Un nuevo tratamiento destruye los tumores de cáncer de cabeza y cuello en un ensayo
El tratamiento de inmunoterapia provocó muchos menos efectos secundarios que la quimioterapia. Foto: Alamy Stock Photo

Los científicos han descubierto un nuevo tratamiento contra el cáncer que puede eliminar los tumores en pacientes con cáncer de cabeza y cuello en fase terminal.

En un ensayo histórico, un cóctel de medicamentos de inmunoterapia fortaleció el sistema inmunitario de los pacientes para destruir sus propias células cancerosas y provocó “una tendencia positiva en la supervivencia”, según los científicos del Instituto de Investigación del Cáncer (ICR), en Londres, y la fundación Royal Marsden NHS.

Uno de los pacientes, que se esperaba que muriera hace cuatro años, contó a The Guardian el “increíble” momento en que las enfermeras lo llamaron semanas después de entrar en el estudio para decirle que su tumor había “desaparecido completamente”. El abuelo, de 77 años, ya no tiene cáncer y pasó la semana pasada en un crucero con su esposa.

Los científicos descubrieron que la combinación de los medicamentos nivolumab e ipilimumab permitía reducir el tamaño de los tumores en pacientes con cáncer de cabeza y cuello en fase terminal. En algunos de ellos, el cáncer desapareció por completo, y los médicos se sorprendieron al no encontrar ningún signo detectable de la enfermedad.

Los expertos consideran que la combinación de los dos medicamentos de inmunoterapia podría constituir una nueva arma eficaz contra varias formas de cáncer avanzado. Los resultados de otros ensayos de la combinación de medicamentos han sugerido anteriormente beneficios similares para pacientes con cáncer de riñón, piel e intestino en fase terminal.

Los científicos comentaron que además de aumentar las posibilidades de supervivencia a largo plazo de los pacientes, el tratamiento de inmunoterapia también provocó muchos menos efectos secundarios en comparación con la naturaleza frecuentemente extenuante de la quimioterapia “extrema”, que es el tratamiento estándar que se ofrece a muchos pacientes con cáncer avanzado.

Los resultados del ensayo de fase 3, en el que participaron casi mil pacientes moribundos con cáncer de cabeza y cuello, fueron iniciales y no resultaron estadísticamente significativos, pero sí “clínicamente significativos”, según el ICR, ya que algunos pacientes vivieron meses o años más y sufrieron menos efectos secundarios.

“Estos son resultados prometedores”, comentó a The Guardian el profesor Kristian Helin, director ejecutivo del ICR. “Las inmunoterapias son tratamientos más amables e inteligentes que pueden aportar importantes beneficios a los pacientes”.

Cada año aproximadamente 12 mil personas en Reino Unido son diagnosticadas de cáncer de cabeza y cuello, y muchas de ellas serán diagnosticadas en fases avanzadas. Existe una necesidad urgente de mejores y más amables tratamientos para estos pacientes que puedan mantenerlos con vida durante más tiempo en comparación con el estándar de cuidado actual.

Cuando Barry Ambrose, de 77 años, de Bury St Edmunds, fue diagnosticado de cáncer de garganta en 2017, le dijeron que ya se había extendido a sus pulmones, y que los cuidados paliativos del hospital eran su única opción.
Pero en un giro de los acontecimientos que le salvó la vida, a Ambrose se le ofreció la oportunidad de participar en el nuevo estudio. “Cuando me hablaron sobre el ensayo… no dudé en unirme: ¿qué tenía que perder? Resultó ser un salvavidas”.

“Aunque tuve que hacer viajes cada 15 días desde Suffolk al hospital para el tratamiento, prácticamente no tuve efectos secundarios y pude seguir con normalidad haciendo las cosas que me gustan: navegar, andar en bicicleta y pasar tiempo con mi familia”.

A las ocho semanas de empezar el tratamiento, los escáneres revelaron que el tumor en su garganta ya estaba eliminado.

“Cuando las enfermeras de la investigación me llamaron para decirme que, después de dos meses, el tumor de mi garganta había desaparecido completamente, fue un momento increíble”, comentó Ambrose. “Aunque en ese momento todavía tenía enfermedad en los pulmones, el efecto fue asombroso“. Posteriormente recibió quimioterapia, seguida de cirugía. En la actualidad, no tiene indicios de la enfermedad.

“El tratamiento que he recibido en el Royal Marsden ha sido insuperable y soy tan afortunado de que hayan continuado buscando un tratamiento que funcione para mí; son el regalo que continúa dándose”, dijo Ambrose. La semana pasada disfrutó de un crucero por la costa del Reino Unido con su esposa, Sue.

Los resultados del ensayo muestran que la combinación de inmunoterapia tuvo un porcentaje de éxito especialmente alto en un grupo de pacientes cuyos tumores tenían niveles elevados de un marcador inmunitario llamado PD-L1.

Los índices de supervivencia de los pacientes con niveles elevados de PD-L1 que recibieron la combinación de inmunoterapia fueron los más elevados jamás registrados en un ensayo de tratamiento de primera línea del cáncer de cabeza y cuello recidivante o metastásico.

Estos pacientes vivieron en promedio tres meses más en comparación con aquellos que recibieron quimioterapia. El promedio de supervivencia global de estos pacientes fue de 17.6 meses, el promedio más alto jamás registrado en este grupo de pacientes.

Los investigadores expresaron que esperan que los futuros resultados del ensayo CheckMate 651, financiado por Bristol Myers Squibb, muestren más beneficios de esta terapia en pacientes con cánceres avanzados de cabeza y cuello.

“A pesar de la falta de relevancia estadística, estos resultados son clínicamente significativos”, señaló el profesor Kevin Harrington, catedrático de terapias biológicas contra el cáncer en el ICR y oncólogo clínico consultor en el Royal Marsden, que dirigió el ensayo CheckMate 651. “Tendremos que realizar un seguimiento más prolongado para observar si podemos demostrar un beneficio de supervivencia en todos los pacientes del ensayo”.