El líder del partido de derecha en España es criticado por asistir a una misa en honor a Franco
El líder del Partido Popular, Pablo Casado, se dirige al Congreso de los Diputados en Madrid. Foto: Europa Press/Getty Images

Los partidos de izquierda en España han exigido explicaciones después de que el líder del derechista Partido Popular (PP) asistiera “involuntariamente” a una misa el fin de semana en la que se oró por el alma de Francisco Franco en el 46º aniversario de la muerte del dictador.

Pablo Casado, que lidera el PP desde julio de 2018, fue visto mientras asistía a la misa en una iglesia junto a la catedral de Granada en la tarde del sábado. El líder de la oposición se encontraba en Andalucía para asistir a una conferencia del partido y, de acuerdo con fuentes del PP, acudió a la misa ya que pensaba que no podría ir a la iglesia al día siguiente debido a sus compromisos laborales.

Las fuentes confirmaron que Casado estuvo en la misa, pero dijeron que fue una simple coincidencia, y añadieron que no sabía que se realizarían oraciones por Franco.

Un vocero del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que lidera el gobierno de coalición de España, calificó la presencia de Casado en la misa como “un insulto totalmente irresponsable” y pidió al líder del PP que explicara exactamente en qué estaba pensando.

Pablo Echenique, vocero de Unidas Podemos, la coalición de socios menores del PSOE, también señaló que era necesario que se dieran explicaciones.

“El sábado pasado se celebraron 10 misas en honor a Franco y hay aproximadamente 23 mil iglesias”, dijo Echenique en un tuit. “La probabilidad de encontrarse al azar con una es del 0.05%; sin embargo, de acuerdo con fuentes de su propio PP, Pablo Casado lo hizo”.

Íñigo Errejón, líder del partido Más País, comentó que, aunque Casado haya asistido a la misa de forma involuntaria, debe abordar el asunto. “Si esto hubiera ocurrido en otro país, si Angela Merkel se encontrara de viaje por Alemania, se encontrara en Múnich y entrara en una iglesia donde la gente rendía homenaje a Adolf Hitler, estoy seguro de que se habría presentado al día siguiente y habría dicho: ‘Me equivoqué. No quería estar ahí y siento haber ofendido a los demócratas de mi país‘”.

Pero no todos se mostraron indignados. La Fundación Nacional Francisco Franco, que existe para preservar y promover el legado del dictador, dijo que aunque no había invitado “expresamente” a Casado a la misa, se alegraba de que hubiera estado ahí.

“Agradecemos al señor Casado y a su familia, y al resto de los asistentes a la misa, por la oración por el alma de un cristiano ejemplar como Francisco Franco Bahamonde”.

El incidente ocurre mientras el PP sigue liderando las encuestas a pesar de las divisiones y tensiones internas sobre la dirección ideológica del partido, y unos días después de que el gobierno presentó enmiendas para un proyecto de ley que, en efecto, permitiría a los fiscales investigar los crímenes cometidos bajo el régimen de Franco de 1939-75, sobre la base de que los crímenes contra la humanidad, los crímenes de guerra, el genocidio y la tortura no tienen prescripción bajo el derecho internacional humanitario.