Primer borrador del texto de la COP27: qué dice y qué significa

Lo primero que debe decirse de este primer borrador de un posible documento negociado para la cumbre climática de la ONU de la COP27 en Egipto, que está entrando en sus últimos días, es que es un monstruo. Con sus 20 páginas, parece incluir un texto sobre todos los temas, desde la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (mitigación, en la jerga de la ONU) hasta los derechos humanos, la tecnología y la alimentación.

Y, sin embargo, la primera línea deja claro que incluso este esfuerzo enormemente extenso –el documento negociado de la COP26 de Glasgow solo tenía siete páginas– es solo el principio. En lugar de ser un borrador del acuerdo en el sentido convencional, es decir, un documento que puede ser editado para darle forma, este borrador es incluso más vago, un documento considerado como una oferta de opciones sobre algunos de los “elementos” que podrían estar en el texto final.

Todavía quedan puntos por añadir sobre algunos de los temas más polémicos de estas negociaciones, entre ellos cómo mantenerse dentro del límite de 1.5°C de aumento de la temperatura global, cómo ayudar a los países pobres a adaptarse a los efectos de la crisis climática y la cuestión más controvertida de todas: las pérdidas y daños.

Para muchas cuestiones, el texto del “documento oficioso de la Presidencia sobre las decisiones tomadas” solo contiene un marcador. “Redacciones provisionales de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso”, es la frase a tomar en consideración, y aparece al menos 14 veces en este texto.

Es evidente que estas negociaciones se están prolongando si –con solo dos días completos de negociación oficial por delante– el primer borrador del texto de portada sigue siendo tan largo e incluyendo tantos cambios. En palabras de Carlos Fuller, embajador de Belice y de la Alianza de Pequeños Estados Insulares: “Por el momento solo es una larga lista de compras”.

“Nota: El documento negociado también incluirá los principales resultados negociados en el marco de los puntos pertinentes del orden del día de esta sesión, como los relativos a la Meta Global de Adaptación, Pérdidas y Daños, el Programa de Trabajo de Mitigación, el Nuevo Objetivo Colectivo Cuantificado sobre el financiamiento climático, y otros, según corresponda.

Marco / transición a la plena aplicación / aplicación y ambición

Multilateralismo

  • Reafirmar nuestro compromiso de dar una respuesta global colectiva al cambio climático con base en los conocimientos científicos más recientes y en los principios acordados, en consonancia con el artículo 2 del Acuerdo de París, reconociendo la amenaza que representa el cambio climático, y reconociendo que dicha amenaza exige la cooperación internacional más amplia posible en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza y mediante vías de transición justas.
  • Reconocer los retos globales a los que se enfrenta la comunidad internacional y los inmensos desafíos provocados por las crisis superpuestas de alimentos, energía, riesgos de efecto dominó, desafíos geopolíticos, financieros, de deuda y económicos, agravados y unidos por impactos climáticos cada vez más frecuentes e intensos, todos ellos con repercusiones negativas en particular en los países en vías de desarrollo,
  • Destacar los progresos realizados en la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) y la OMI (Organización Marítima Internacional) en materia de reducción de emisiones en sus respectivos sectores.

Crisis alimentarias

  • Reconocer las crisis alimentarias mundiales que agravan los impactos del cambio climático, en particular en los países en vías de desarrollo.

Resulta significativo que se mencione a los alimentos, y en un lugar tan alto. La alimentación y la agricultura sin duda son claves para la crisis climática, pero las personas que intentan plantear estas cuestiones han tenido dificultades para que se escuchen sus opiniones. Esto demuestra que Egipto está escuchando las preocupaciones de sus compatriotas africanos.

Crisis energética

  • “Reconocer también que la crisis energética mundial sin precedentes destaca la urgencia de transformar con rapidez los sistemas energéticos para que sean más seguros, fiables y resistentes, así como la necesidad de acelerar las transiciones limpias y justas hacia la energía renovable durante esta década de acción crítica, que requiere el despliegue inmediato y masivo de todas las tecnologías energéticas limpias y eficientes disponibles, vía que exige el rápido aumento de la energía solar y eólica en esta década.

Esta COP se desarrolla en un contexto de aumento de los precios de los combustibles fósiles a nivel mundial, y de una prosperidad sin precedentes para las empresas de combustibles fósiles. Hay más de 600 grupos de presión del sector de los combustibles fósiles presentes en estas negociaciones.

  • “Señalar que el cero neto para el año 2050 requiere enormes avances en la innovación de la energía limpia y alcanzar el cero neto para el año 2050 requiere un despliegue más rápido de las tecnologías disponibles;
  • Señalar también que el suministro de electricidad a alrededor de 785 millones de personas que no tienen acceso a la misma y el suministro de soluciones limpias para cocinar destinadas a 2.6 millones de personas que carecen de esas opciones es una parte integral de nuestra vía.

Se trata de una referencia codificada a las disputas por el gas africano. Muchos países africanos, entre ellos Egipto, desean explotar sus reservas de gas mientras aumentan los precios. No obstante, los activistas y los expertos en clima señalan que la expansión masiva del gas africano podría poner en peligro las esperanzas de no sobrepasar el límite de temperatura de 1.5°C. Los defensores de la explotación del gas africano han trasladado su atención a la necesidad de contar con instalaciones de cocina limpias para los cientos de millones de personas que actualmente carecen de ellas, y que como consecuencia sufren gravemente la contaminación del aire en los espacios interiores. Sin embargo, la cuestión de si los países realmente utilizarán sus reservas de gas para llevar el gas o la electricidad generada por gas a los más pobres para que puedan cocinar de forma limpia, en lugar de venderlo al mejor postor para su exportación, aún no ha sido respondida.

La vía del cero neto depende de una cooperación internacional sin precedentes entre los gobiernos, sobre todo en materia de innovación e inversión. Se necesita apoyo técnico y financiero para garantizar el despliegue y la transferencia de tecnologías e infraestructuras clave. La electricidad económica procedente de fuentes renovables podría proporcionar el 65% del suministro total de electricidad del mundo para el año 2030. Podría lograr la descarbonización del 90% del sector eléctrico para el año 2050, reduciendo masivamente las emisiones de carbono y ayudando a mitigar la crisis climática.

  • “Estar preocupados por las repercusiones de la actual crisis energética en el cumplimiento puntual de las promesas y compromisos relacionados con la transición energética y la diversificación de la energía, haciendo hincapié en la importancia de evitar el retroceso en las promesas relacionadas con la acción y el apoyo.

Evitar el retroceso es una frase clave aquí: las referencias a la acción y al apoyo significan que los países desarrollados tienen que reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y proporcionar financiamiento a los países más pobres.

  • “Destacar la importancia de aumentar la cuota de las energías renovables en la matriz energética en todos los niveles, como parte de la diversificación de las matrices y los sistemas energéticos, y alentar los esfuerzos continuos para acelerar las medidas encaminadas a la reducción progresiva de la energía de carbón no disminuida y eliminar gradualmente y racionalizar las subvenciones ineficientes destinadas a los combustibles fósiles, en consonancia con las circunstancias de cada país y reconocer la necesidad de apoyar las transiciones justas.

En la COP26 del año pasado, celebrada en Glasgow, el acuerdo final se retrasó cuando China e India, entre otros países, quisieron matizar el texto que hacía referencia a la “eliminación gradual” del carbón. Insistieron en que se cambiara por una “reducción progresiva”, lo cual fue decepcionante para muchos –y llevó al presidente de la COP26, Alok Sharma, al borde de las lágrimas–, pero aun así fue la primera vez que una COP acordaba reducir formalmente el uso de los combustibles fósiles.

La inclusión de un texto sobre el carbón en este acuerdo sería otra victoria. Se han realizado esfuerzos para extender el lenguaje a la reducción progresiva de todos los combustibles fósiles. Por una parte, la reducción del uso de todos los combustibles fósiles sería bien recibida por muchas partes, ya que podría reducir las emisiones, pero algunos han considerado esto como una forma de reducir el énfasis en el carbón, el combustible fósil más contaminante.

Retos de financiamiento

  • Reitera los artículos 2, 4 y 9 del Acuerdo de París.
  • Destaca que es necesario invertir alrededor de 4 billones de dólares al año en energías renovables hasta 2030 –incluyendo inversiones en tecnología e infraestructura– para permitirnos alcanzar el cero neto de emisiones en el año 2050. Además, se espera que la transformación mundial hacia una economía baja en carbono requiera inversiones de al menos 4-6 billones de dólares estadounidenses al año. Para proporcionar dicho financiamiento será necesario transformar el sistema financiero y sus estructuras y procesos, con la participación de gobiernos, bancos centrales, bancos comerciales, inversionistas institucionales y otros agentes financieros.

La reforma del Banco Mundial, institución que muchos países consideran que no ha contribuido a la lucha contra la crisis climática, ha sido uno de los principales temas de debate. El Banco es independiente de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), por lo que no existe ninguna obligación en estas negociaciones de exigirle que se reforme a sí mismo, sin embargo, los países pueden enviar una fuerte señal de que la reforma es necesaria, y sugerir la manera en que debería llevarse a cabo.

Marco de emisiones

  • Señala que desde enero de 2020, 166 naciones que representan el 91% de las emisiones mundiales de GEI (gases de efecto invernadero) presentaron NDC nuevas y actualizadas, evidenciando con gran preocupación la significativa brecha que existe entre el efecto agregado de las promesas de mitigación de las Partes en términos de emisiones anuales globales de gases de efecto invernadero y las trayectorias agregadas de emisiones acordes con el objetivo de temperatura del Acuerdo de París, en particular las trayectorias relevantes para mantener el aumento de la temperatura promedio global a 1.5°C con respecto a los niveles preindustriales al alcance.

Lograr que los países se concentren en limitar el aumento de la temperatura global a 1.5°C con respecto a los niveles preindustriales fue el principal logro de la COP26. Por ello, el compromiso de este año con el objetivo de 1.5°C es crucial, aunque requerirá serias reducciones de emisiones por parte de algunos países, entre ellos China e India, que desearon matizar la redacción a favor del lenguaje más ambivalente contenido en el Acuerdo de París de 2015. Ese documento indicaba: “Mantener el aumento de la temperatura promedio mundial muy por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales y continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que esto reduciría significativamente los riesgos y los impactos del cambio climático”.

Desde 2015, la ciencia del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha demostrado que el límite superior de 2°C es demasiado alto como para evitar los efectos del colapso climático, y que al superar los 1.5°C los impactos se vuelven rápidamente catastróficos e irreversibles. Por ello, es de celebrar que el enfoque en los 1.5°C sea claro y relevante en este borrador. No obstante, el lenguaje del Acuerdo de París aún queda reflejado en las cláusulas siguientes, por lo que los países que prefieren el compromiso más laxo pueden hacer hincapié en ellas si así lo prefieren.

  • “Señala que, según las conclusiones del informe sobre la brecha de emisiones, se calcula que las actuales NDC incondicionales y condicionales reducirán las emisiones mundiales para el año 2030 en un 5% y un 10%, respectivamente, y que a fin de situarse en la senda de menor costo para limitar el calentamiento global a 2°C y 1.5°C, estos porcentajes deben alcanzar el 30% y el 45%, respectivamente, para el año 2030.

Las NDC son contribuciones determinadas a nivel nacional, los planes nacionales a corto plazo (normalmente fijados para 2030) para reducir o, en el caso de los países más pobres, frenar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero. El Acuerdo de París exigía las NDC, pero debían ser presentadas nuevamente solo cada cinco años, una cláusula conocida como “trinquete”. En la COP26, los países acordaron acelerar el trinquete y presentar nuevas NDC cada año.

Las NDC presentadas en París habrían conducido a un aumento de temperatura de más de 3°C; las NDC presentadas en Glasgow supondrían un aumento de unos 2.6°C. No obstante, pocos países han presentado este año sus NDC revisadas en consonancia con dicho trinquete –algunos alegando la crisis del costo de la vida y la guerra de Ucrania– y las NDC actuales supondrían un aumento de aproximadamente 2.5°C.

Si se toman en cuenta los objetivos a largo plazo de los países, el panorama luce ligeramente mejor, el aumento de la temperatura se detendría en aproximadamente 1.7°C. Sin embargo, esos objetivos de alcanzar el cero neto entre 2050 y 2060 son sumamente cuestionables, ya que pocos países tienen planes serios para cumplirlos.

  • “Señala que se prevé que el nivel total de emisiones de GEI resultante de la aplicación de los elementos incondicionales de las NDC sea un 3.1% mayor en 2030 con respecto a 2019; mientras que se prevé que el nivel total de emisiones de GEI resultante de la aplicación de las NDC, incluyendo los elementos condicionales, sea un 3.6% menor en 2030 con respecto a 2019. Esto indica que si todas las NDC (incluyendo todos los elementos condicionales) son aplicadas en su totalidad, existe la posibilidad de que las emisiones globales alcancen su punto máximo antes del año 2030. No obstante, a fin de alcanzar ese nivel máximo, es necesario aplicar los elementos condicionales de las NDC, lo cual depende sobre todo del acceso a mejores recursos financieros, la transferencia de tecnología y la cooperación técnica, así como el apoyo al fomento de la capacidad; la disponibilidad de mecanismos basados en el mercado; y la capacidad de absorción de los bosques y otros ecosistemas.

Los elementos condicionales de las NDC hacen referencia a los aspectos de los planes nacionales de los países en vías de desarrollo que dependen de que estos reciban ayuda financiera de los países ricos. Algunos países han acordado reducir sus emisiones en una cantidad determinada, solo si reciben el financiamiento necesario para invertir en energías renovables y otras tecnologías bajas en carbono.

  • “Reconoce también que esto requiere una acción acelerada en esta década crítica, basándose en los mejores conocimientos científicos disponibles y en la equidad, reflejando las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas en función de las diferentes circunstancias de cada país y en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos para erradicar la pobreza;
  • Acepta con satisfacción la presentación de estrategias de desarrollo a largo plazo con bajas emisiones de GEI y de las NDC.

Vínculos relevantes (biodiversidad, Objetivos de Desarrollo Sostenible)

  • Destaca la urgente necesidad de abordar, de manera integral y sinérgica, la crisis mundial interconectada del cambio climático y la pérdida de biodiversidad en el contexto general del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), así como la importancia vital de proteger, conservar y restaurar la naturaleza y el ecosistema para lograr una acción climática eficaz y sostenible, soluciones basadas en la naturaleza.

Los vínculos entre la crisis mundial en materia de biodiversidad y el colapso climático fueron objeto de un importante énfasis en la COP26, pero han sido menos evidentes en esta ocasión. Los países se reunirán dentro de unas semanas para la COP de la biodiversidad, denominada COP15, en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU, y las perspectivas de esa reunión también son poco prometedoras.

  • “Recuerda la resolución 5/5 de la UNEA (Asamblea de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente). Principios de la Convención y del Acuerdo de París
  • Recuerda que el artículo 2 del Acuerdo de París estipula que el Acuerdo de París refuerza la aplicación de la Convención;
  • Recuerda el artículo 11 de la Convención.
  • Reafirma también el párrafo 2 del artículo 2 del Acuerdo de París, destacando que la aplicación del Acuerdo de París reflejará la equidad y el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas, considerando las diferentes circunstancias de cada país;

La frase “responsabilidad común pero diferenciada” tiene su origen en la CMNUCC de 1992, el tratado matriz del Acuerdo de París de 2015 y el tratado fundacional bajo el que se realiza la Conferencia de las Partes (COP).

La responsabilidad común pero diferenciada significa que los países en vías de desarrollo –al menos, aquellos que estaban clasificados como tales en 1992– no deberían asumir el mismo grado de acción que los países desarrollados en lo relativo a la reducción de las emisiones y a la provisión de financiamiento a los más pobres y vulnerables para ayudarlos a reducir las emisiones y adaptarse a los impactos de la crisis climática.

Los datos científicos más recientes, las conclusiones de los informes del IPCC

  • Enfatiza la importancia de los mejores datos científicos disponibles para la acción climática efectiva y la creación de políticas;
  • Recibe con satisfacción las contribuciones de los Grupos de Trabajo II (IPCC, 2022a) y III (IPCC, 2022b) al Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, los informes sobre la brecha de adaptación y la brecha de emisiones de 2022 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y los recientes informes mundiales y regionales de la Organización Meteorológica Mundial sobre las condiciones del clima;

Algunos países se han opuesto en estas negociaciones a que se haga cualquier referencia al IPCC, a pesar de que en el año transcurrido desde la COP26 el IPCC ha publicado sus advertencias más severas sobre la crisis climática. Es esencial que se reconozca esta cuestión en el texto; sin ella no se pueden entender los argumentos relacionados con el límite de temperatura de 1.5°C.

“Expresa la urgencia de mostrar las repercusiones irreversibles del cambio climático en la criósfera, la necesidad de investigación y las acciones que se deben llevar a cabo en el plazo más breve posible.

  • Señala con preocupación las lagunas existentes en el sistema mundial de observación del clima y reconoce la necesidad de mejorar la coordinación de las actividades de la comunidad de observación sistemática y de mejorar su capacidad para proporcionar información climática útil y factible para los sistemas de mitigación, adaptación y alerta temprana, así como información que permita comprender los límites de la adaptación y de la atribución de los fenómenos extremos.
  • Señala que los impactos del cambio climático serán muy inferiores con un aumento de la temperatura de 1.5°C en comparación con 2°C.
  • Urge mantener el objetivo de 1.5°C al alcance/ Ambición y aplicación para cerrar las brechas
    Subraya la importancia de realizar todos los esfuerzos en todos los niveles para lograr el objetivo de temperatura del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura promedio mundial muy por debajo de los 2°C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C con respecto a los niveles preindustriales,

El énfasis puesto aquí en el lenguaje del Acuerdo de París sobre los objetivos de temperatura, incluyendo el de 2°C, en contraste con el lenguaje más firme sobre el 1.5°C antes mencionado, desconcertará a algunas partes que deseaban compromisos más contundentes con el objetivo más bajo.

  • “Manifiesta su profundo pesar por el hecho de que los países desarrollados, que son los que tienen más capacidades financieras y tecnológicas para liderar la reducción de sus emisiones, sigan sin hacerlo y adopten objetivos inadecuados y poco ambiciosos para lograr el cero neto de emisiones para el año 2050, mientras siguen emitiendo y consumiendo de forma desproporcionada el presupuesto mundial de carbono. Los países desarrollados deberían lograr el neto negativo de emisiones de carbono para el año 2030. Los países en vías de desarrollo pueden aumentar su ambición de mitigación basándose en la prestación de apoyo ofrecido por los países desarrollados a los países en vías de desarrollo.

Parece poco probable que este texto sea incluido en el acuerdo final, ya que parece pedir a los países desarrollados que alcancen el objetivo de cero neto para el año 2030, en lugar de 2050, como tienen previsto. El IPCC pide que se reduzcan las emisiones mundiales en un 45% para el año 2030, en comparación con los niveles de 2010, y aunque la mayoría de los países desarrollados tienen previsto superar este objetivo, no están planeando alcanzar el objetivo de cero neto para el año 2030.

Transiciones justas y equitativas

  • Enfatiza que las transiciones hacia vías de desarrollo de bajas emisiones de gases de efecto invernadero deben ser justas e inclusivas;
  • Afirma que las soluciones sostenibles y justas a la crisis climática deben estar fundamentadas en un diálogo social significativo y eficaz así como en la participación de todas las partes interesadas, y señala que la transición mundial hacia las bajas emisiones ofrece oportunidades y desafíos para el desarrollo económico sostenible y la erradicación de la pobreza;
  • Enfatiza que una transición justa y equitativa abarca vías que incluyen dimensiones energéticas, socioeconómicas, laborales y otras, todas las cuales deben estar basadas en prioridades de desarrollo definidas a nivel nacional e incluir dimensiones de protección social para mitigar las posibles repercusiones asociadas a la transición, y destaca el importante papel de los instrumentos y medidas relacionados con la solidaridad social y los niveles mínimos de protección social para mitigar las repercusiones derivadas de las medidas aplicadas;

La transición justa es una cuestión clave. En esencia, significa ayudar a quienes tienen empleos o dependen de los combustibles fósiles a conseguir trabajos bien remunerados en industrias limpias de bajas emisiones de carbono. En la COP26, Sudáfrica fue el país pionero en la creación de la primera asociación para la transición justa, destinada a ayudar a los trabajadores de la industria del carbón. En la COP27 se anunció una asociación similar, con un valor de 20 mil millones de dólares, para Indonesia.

  • “También reconoce que esto requiere una acción acelerada en esta década crítica, partiendo de los mejores conocimientos científicos disponibles y de la equidad, reflejando las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas en función de las diferentes circunstancias de cada país y en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos para erradicar la pobreza;
  • Decide establecer un programa de trabajo sobre la transición justa para debatir las vías que permitan cumplir el artículo 2.1 del Acuerdo de París en el contexto del artículo 2.2. Solicita al Órgano Subsidiario de Ejecución y al Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico que recomienden un borrador de un acuerdo sobre esta cuestión para que sea examinado y aprobado por la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París en su quinto período de sesiones, de modo que se aprovechen y complementen los flujos de trabajo pertinentes en el marco de la Convención y el Acuerdo de París, incluido el programa de trabajo de mitigación.
  • Decide convocar una mesa redonda ministerial anual de alto nivel relativa a la transición justa, como parte del programa de trabajo sobre la transición justa que comenzará en el quinto período de sesiones de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París

Derechos humanos y enfoques humanitarios para la acción climática

  • Reconoce que el cambio climático es una preocupación común para la humanidad, las Partes deberían, cuando adopten medidas para hacer frente al cambio climático, respetar, promover y considerar sus respectivas obligaciones en materia de derechos humanos, incluido el derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, el derecho a un nivel de vida adecuado y el derecho al desarrollo, y que las acciones de las Partes deberían garantizar en todo momento la no discriminación, la igualdad de género y promover el empoderamiento de las mujeres y las niñas así como la equidad intergeneracional, y ser sensibles y responder a los 5 efectos adversos desproporcionados asociados al cambio climático, entre ellos los pueblos indígenas, los jóvenes, las mujeres y las niñas, los refugiados y los desplazados internos y las personas con discapacidades físicas o mentales.

Los derechos humanos han sido un tema clave en estas negociaciones, en las que los manifestantes han centrado su atención en el pobre historial del país anfitrión, Egipto. Las protestas de la sociedad civil han sido restringidas en Sharm el-Sheikh, sin embargo, Egipto ha insistido en repetidas ocasiones en las reuniones públicas de la COP que reconoce cuestiones como el género y las necesidades de los pueblos indígenas.

  • “Recuerda la Resolución 76/75 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que reconoce el derecho a un medio ambiente limpio, sano y sostenible como un derecho humano y que este derecho está relacionado con otros derechos y con el derecho internacional vigente y que su promoción requiere la plena aplicación de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente bajo los principios del derecho internacional del medio ambiente y el cumplimiento de las obligaciones y compromisos pertinentes de las diferentes partes interesadas;
  • Reconoce el importante papel de los pueblos indígenas, las comunidades locales, las ciudades y la sociedad civil, incluidos los jóvenes y los niños, en la lucha y la respuesta al cambio climático, y destaca la urgente necesidad de una acción de múltiples niveles y cooperativa.

Apoyo para facilitar la aplicación: financiamiento, tecnología, fomento de la capacidad

Conclusiones del IPCC sobre el apoyo

  • Reconoce la importancia de los mejores datos científicos disponibles, entre otros, las conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, en el suministro y la movilización del apoyo financiero a los países en vías de desarrollo en el contexto de la transición justa hacia un desarrollo bajo en emisiones y resistente al cambio climático;
  • Enfatiza que la aceleración del apoyo financiero para los países en vías de desarrollo por parte de los países desarrollados y otras fuentes es un facilitador crítico para mejorar la acción de mitigación y abordar las desigualdades que existen en el acceso al financiamiento, incluyendo sus costos, términos y condiciones, y la vulnerabilidad económica al cambio climático para los países en vías de desarrollo. El aumento de las subvenciones públicas para el financiamiento de la mitigación y la adaptación destinadas a las regiones vulnerables, especialmente en el África subsahariana, sería rentable y tendría un alto rendimiento social en términos de acceso a la energía básica.
  • Reconoce el papel del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en la aportación de datos científicos para informar a las Partes sobre el fortalecimiento de la respuesta mundial frente a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y los esfuerzos para erradicar la pobreza, reconociendo al mismo tiempo la necesidad de analizar las conclusiones del IPCC tomando en cuenta la equidad y las responsabilidades comunes pero diferenciadas;

Necesidad de aumentar el financiamiento

  • Señala con preocupación la creciente brecha entre las necesidades de las Partes que son países en vías de desarrollo, en particular debido a las crecientes repercusiones del cambio climático y al aumento del endeudamiento, y el apoyo proporcionado y movilizado a fin de complementar sus esfuerzos para implementar sus contribuciones determinadas a nivel nacional, destacando que las estimaciones actuales de dichas necesidades se sitúan en la escala de 5.6 billones de dólares estadounidenses hasta 2030, al mismo tiempo que los flujos anuales globales destinados a los países en vías de desarrollo

Las sumas de billones de dólares parecen enormes, pero deberían ser consideradas en este contexto. Nicholas Stern, economista especializado en el clima, publicó un documento la semana pasada, encargado conjuntamente por los gobiernos del Reino Unido y Egipto, en el que muestra que se necesitarían alrededor de 2.4 billones de dólares al año para que los países en vías de desarrollo, excluyendo a China, pudieran cambiar sus economías a un régimen de bajas emisiones de carbono.

Parece una cifra elevada, no obstante, Lord Stern señala que se trata únicamente de un 5% más de la inversión que ya tendrían prevista hacer y recibir para seguir desarrollándose mediante un sistema de altas emisiones de carbono. La inversión adicional está dentro de las posibilidades del Banco Mundial y otras instituciones financieras públicas, con la aportación del sector privado, para proporcionarla, según explicó Stern.

  • “Destaca la urgente necesidad de acelerar y mejorar la acción climática y la prestación de apoyo para hacer frente al cambio climático en los ámbitos de mitigación, adaptación y pérdidas y daños, con el fin de hacer posible el cumplimiento del objetivo de la Convención y las metas del Acuerdo de París;
  • Resuelve tomar las medidas necesarias para ampliar la acción climática al mismo tiempo que procura lograr un equilibrio entre el apoyo a la adaptación y a la mitigación, tomando en cuenta las estrategias impulsadas por los países y las prioridades y necesidades de las Partes que son países en vías de desarrollo.
  • Reconoce la urgente necesidad de que el financiamiento público y privado aumente de manera significativa el apoyo a los resultados de REDD+ evaluados y verificados en virtud del Artículo 5.2 al momento de cumplir con las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional o cumplir con las demandas de cero neto;
  • Señala que los flujos de financiamiento climático mundial son pequeños en comparación con las necesidades generales de los países en vías de desarrollo. Se calculó que el financiamiento mundial para el clima en 2019-2020 fue de 803 mil millones de dólares. Esta cifra representa entre el 31% y el 32% de la inversión anual necesaria para que el aumento de la temperatura mundial siga una trayectoria muy inferior a los 2°C o a los 1.5°C. Este nivel de financiamiento climático también es inferior a lo que cabría esperar en vista de las oportunidades de inversión identificadas y del costo que supondría el incumplimiento de los objetivos de estabilización climática. (SCF)
  • Insta a las Partes que son países desarrollados a que proporcionen un mayor apoyo, incluso mediante recursos financieros, transferencia de tecnología y fomento de la capacidad, a fin de ayudar a las Partes que son países en vías de desarrollo con respecto tanto a la mitigación como a la adaptación, como continuación de sus obligaciones actuales en virtud de la Convención, y anima a otras Partes a que proporcionen o sigan proporcionando dicho apoyo de forma voluntaria;

NCQG (Nuevo Objetivo Colectivo Cuantificado sobre el Financiamiento Climático)

  • Redacción provisional: Insta al programa de trabajo ad hoc sobre el nuevo objetivo colectivo cuantificado a producir resultados más eficientes y operativos para el año 2023;
  • Apoya la continuación de las deliberaciones relativas a un nuevo y ambicioso objetivo colectivo cuantificado sobre el financiamiento climático a partir de un mínimo de 100 mil millones de dólares estadounidenses por año para apoyar a los países en vías de desarrollo, que contribuya al cumplimiento del objetivo de la CMNUCC y a la aplicación del Acuerdo de París.

En 2009, los países desarrollados se comprometieron a aportar al menos 100 mil millones de dólares al año para ayudar a los países más pobres a reducir sus emisiones y adaptarse a los impactos de los fenómenos meteorológicos extremos para el año 2020. Ese objetivo no se cumplirá hasta el próximo año. El incumplimiento de este objetivo es una de las principales causas de enojo de los países en vías de desarrollo, y la “falta de confianza” entre las dos esferas ha dificultado estas negociaciones.

“Objetivo de 100 mil millones, situación, avances y urgencia para cumplirlo

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Expresa su grave preocupación por el hecho de que aún no se ha cumplido el objetivo de las Partes que son países desarrollados de movilizar conjuntamente 100 mil millones de dólares estadounidenses al año para 2020, e insta a las Partes que son países desarrollados a cumplir el objetivo y a hacer frente al déficit de 100 mil millones de dólares que existe desde 2020.
  • Insta a cumplir con los 100 mil millones de forma urgente
  • Reitera el acuerdo del Pacto de Glasgow de duplicar el financiamiento climático para la adaptación.

Duplicar el financiamiento para la adaptación

  • Reitera la petición a las Partes que son países desarrollados1 de que al menos dupliquen la provisión colectiva de financiamiento climático para la adaptación destinada a las Partes que son países en vías de desarrollo respecto a los niveles de 2019 para el año 2025, en el contexto de lograr un equilibrio entre la mitigación y la adaptación en la provisión de recursos financieros a escala; y Solicita al SCF (Comisión permanente de Finanzas) que prepare un informe sobre el financiamiento para la adaptación que incluya la duplicación del financiamiento para la adaptación por parte de los países desarrollados.

A principios de esta semana se temía que los países estuvieran intentando diluir el compromiso de la COP26 de duplicar el financiamiento para los países en vías de desarrollo desde sus niveles actuales de alrededor de 20 mil millones de dólares al año de los más de 80 mil millones de dólares que se aportan al financiamiento climático. Parece que esto no ha ocurrido, y el compromiso de duplicar el financiamiento para la adaptación está a salvo.

  • Pide a las Partes que son países desarrollados que tomen más medidas para proporcionar claridad y ser predecibles en sus compromisos de financiamiento para la adaptación hasta 2025; 1 Decisión 1/CMA.3, párr. 18. 7
  • Solicita un plan creíble y predecible sobre la entrega de los fondos duplicados, la forma en que se está canalizando el financiamiento, revisa los compromisos de financiamiento para la adaptación hechos en la COP26 y si los fondos fueron entregados, y pide que se cumplan los compromisos de financiamiento para la adaptación que se hicieron.

Transparencia en el cumplimiento de los compromisos de financiamiento

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Reposición del FMAM (Fondo para el Medio Ambiente Mundial) / FVC (Fondo Verde para el Clima) / FA (Fondo de Adaptación)
  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Pide a los países desarrollados que muestren una mayor ambición en la entrega de un apoyo proporcional a la gravedad de las acciones contra el cambio climático que se necesitan en los países en vías de desarrollo, incluso mediante la garantía de un aumento sustancial en la segunda reposición del FVC en consonancia con la capacidad de programación mejorada de los fondos
    Reconoce la importancia del papel del fondo de adaptación en la estructura del financiamiento climático y, en este sentido, recibe con satisfacción los nuevos compromisos asumidos en la COP27, e insta a todos los contribuyentes a cumplir sus compromisos de manera oportuna, e invita a los contribuyentes a garantizar la sostenibilidad de los recursos del fondo.
  • Destaca el papel del LDCF (Fondo para los Países Menos Adelantados) y del FECC (Fondo Especial para el Cambio Climático) en el apoyo a las acciones de los países en vías de desarrollo para hacer frente al cambio climático y, en este sentido, acoge con satisfacción los compromisos asumidos con los dos fondos e invita a los países desarrollados a seguir contribuyendo a los dos fondos.
  • Solicita al FVC que considere la posibilidad de proporcionar a los países en vías de desarrollo una ayuda financiera específica en el marco del programa de preparación para transformar sus NDC en planes de inversión.

Establecimiento del objetivo para el periodo posterior a 2025

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Mejorar el acceso al financiamiento
  • Destaca los desafíos actuales a los que se enfrentan muchas Partes que son países en vías de desarrollo para acceder al financiamiento climático e insta a que se realicen más esfuerzos, incluso por parte de las entidades operativas del Mecanismo Financiero, a fin de simplificar el acceso a dicho financiamiento;

Artículo 2.1(c) del Acuerdo de París

  • Redacción provisional 2.1
  • Pide a los BMD (Bancos Multilaterales de Desarrollo) y a las IFI (Instituciones Financieras Internacionales) que alineen y amplíen el financiamiento, y garanticen un acceso simplificado
  • Exhorta a todos los proveedores de financiamiento climático, en particular a los bancos multilaterales y bilaterales de desarrollo, a aumentar la ambición climática utilizando la amplitud de sus instrumentos políticos y financieros para obtener mayores resultados con el objetivo de alinearse con los objetivos del Acuerdo de París;
  • (Señala) (recibe con satisfacción) el informe sobre “Financiamiento para la Acción Climática”, que establece las inversiones que los países en vías de desarrollo necesitan para cumplir con los objetivos de París, así como la escala y los diferentes tipos de flujos financieros que serán necesarios para financiar estas inversiones críticas, y pide a todas las partes interesadas pertinentes que consideren las recomendaciones del informe a efectos de su aplicación.
  • Pide a los bancos multilaterales de desarrollo que modifiquen sus prácticas y prioridades, con el objetivo de reducir el costo de los préstamos para proyectos climáticos en los países en vías de desarrollo y aumentar su inversión en el financiamiento para la adaptación, e insta a los BMD a alinear sus operaciones con el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, y la emergencia del cambio climático
  • Pide a los BMD y a las Instituciones Financieras Internacionales que aumenten el financiamiento y movilicen el financiamiento climático de diversas fuentes, y anima a los accionistas de los BMD a definir una nueva visión y un modelo operativo proporcional, canales e instrumentos que se adecuen al propósito de abordar adecuadamente la emergencia climática mundial.
    Expresa su preocupación por el hecho de que un tercio de todos los países en vías de desarrollo y dos tercios de los países de bajos ingresos se encuentran en alto riesgo de endeudamiento.
  • Insta a los accionistas de los BMD y las IFI a que garanticen que estas instituciones son adecuadas para el propósito de desplegar el apoyo necesario para la acción climática en los países en vías de desarrollo.

Se usa un lenguaje fuerte en relación con el Banco Mundial aquí. David Malpass, presidente del banco, estuvo aquí la semana pasada junto con algunos de sus más severos críticos, entre ellos la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, y el exvicepresidente estadounidense Al Gore. La presión para reformar el banco podría ser uno de los resultados más productivos de estas negociaciones.

  • “Enfatiza que los BMD tendrán que proporcionar una parte significativa de los recursos financieros, mejorar su potencial de apalancamiento de financiamiento privado, desplegar todo el conjunto de instrumentos, desde las subvenciones hasta las garantías y los instrumentos no relacionados con la deuda, sin agravar la carga de la deuda, y hacer frente a los apetitos de riesgo conservadores y a la escala limitada de capitalización, con el fin de triplicar su despliegue en materia de financiamiento climático hasta 2025.
  • Subraya la urgente necesidad de llevar a cabo una transformación fundamental y una modernización de la estructura financiera mundial, que incluya una reforma sistemática de los bancos multilaterales de desarrollo para hacerlos aptos para apoyar el desarrollo sostenible y las transiciones justas y equitativas. La clave es abordar la aversión al riesgo en la inversión en los países en vías de desarrollo, dar prioridad a las ayudas en forma de subvenciones y reducir drásticamente el costo y las condiciones de los préstamos que sitúan el apoyo multilateral fuera del alcance de la mayoría de la población mundial, incluso en los países del bloque BASIC.

Deuda

  • Destaca que un tercio de todos los países en vías de desarrollo y dos tercios de los países de bajos ingresos se encuentran en alto riesgo de endeudamiento. En vista de esto, abordar estas dificultades de endeudamiento requerirá un enfoque integral que incluya soluciones a la medida. Esto incluye la ampliación del acceso a las facilidades de liquidez oficial de bajo costo; financiamiento de alto nivel de concesiones acorde con los términos de la AIDA; la ampliación del alcance del financiamiento de bajo costo; la inclusión de cláusulas de suspensión sistemática de la deuda en los contratos de préstamo en caso de que ocurra un desastre natural;

Más de 50 países se encuentran en riesgo de impago de su deuda, con consecuencias potencialmente desastrosas para sus sociedades, advirtió la semana pasada el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Sin embargo, la mayor parte del financiamiento climático proporcionado a los países más pobres todavía es otorgado en forma de préstamos, con altas tasas de interés y requisitos de pago. Proporcionar una mayor cantidad de dinero a través de subvenciones o financiamiento en condiciones favorables, y reducir el costo del capital para los más pobres, son prioridades clave para estos países.

  • Ser conscientes de que los retos mencionados anteriormente están agravando la crisis de la deuda de las Partes que son países en vías de desarrollo y están obstaculizando sus esfuerzos para lograr el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, así como el cumplimiento de los principios clave de “Crecimiento inclusivo” y de “No dejar a nadie ni a ningún lugar atrás”.

Opciones de financiamiento innovadoras

  • Insta además al sector privado a mejorar su movilización de financiamiento climático a fin de aumentar la disponibilidad de recursos para la aplicación de la acción climática, en particular en las Partes que son países en vías de desarrollo, y los anima a comprometerse con objetivos sólidos, comparables y con fundamento científico para alinear su cartera de inversiones con los objetivos del Acuerdo de París;

Tecnología

  • Acuerda un Plan de Trabajo de Aplicación de Tecnología de Sharm El-Sheikh de dos años de duración destinado a apoyar la aplicación de las acciones tecnológicas identificadas y priorizadas en las contribuciones nacionales determinadas de las Partes que son países en vías de desarrollo, en los planes nacionales de adaptación y en los planes de acción tecnológica.
  • Pide al OSE (Órgano Subsidiario de Ejecución) que elabore el diseño del plan de trabajo mencionado en el párrafo x anterior, con el objetivo de recomendar un borrador de acuerdo para su consideración y adopción por parte de la CMA (Conferencia de las
  • Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París) en su sexto período de sesiones (noviembre de 2024).
    Considera los vacíos existentes en la implementación de las actividades de tecnología climática y los resultados del balance mundial relacionado con la tecnología,
  • Reconoce los retos a los que se enfrentan los países en vías de desarrollo respecto a la adopción de tecnologías de bajas emisiones, tomando en consideración las condiciones de vulnerabilidad, incluyendo el financiamiento limitado, el desarrollo y la transferencia de tecnología, y la capacidad institucional limitada.
  • Pide la cooperación para el desarrollo de tecnologías rentables de energía limpia y soluciones para facilitar los flujos de energía renovable.
  • Establece el Programa de Trabajo de Implementación Tecnológica de Sharm El-Sheikh para realizar el balance del Programa Estratégico de Poznan (PSP) y apoyar la aplicación de las necesidades tecnológicas en los países en vías de desarrollo.
  • Resuelve mejorar aún más la cooperación internacional, eliminar las barreras que dificultan la transferencia de tecnología y la cooperación, y garantizar la accesibilidad y asequibilidad de las tecnologías climáticas para los países en vías de desarrollo.

El acceso a las tecnologías limpias, o la “transferencia de tecnología”, solía ser un tema de actualidad para la COP hace más de una década. China lideró a los países en vías de desarrollo en la demanda de tener acceso a la propiedad intelectual para las energías renovables y otras tecnologías de baja emisión de carbono. Los países desarrollados se mantuvieron firmes en que no se exigiría a sus empresas del sector privado que cedieran ningún derecho de propiedad intelectual.

El debate decayó en gran medida porque el mundo siguió adelante, China se convirtió en uno de los líderes mundiales en la fabricación de componentes de energías renovables y, en efecto, ha acaparado el mercado de algunos materiales clave, como las tierras raras, necesarios para los sistemas de energías renovables. Parte de este lenguaje sobre la tecnología es en este caso más una cuestión de forma que de contenido.

Fomento de la capacidad

  • Señala que siguen existiendo lagunas y necesidades de capacidad en los países en vías de desarrollo y pide a las Partes que son países desarrollados que incrementen el apoyo a las intervenciones de fomento de la capacidad a largo plazo impulsadas por los países para mejorar la eficacia, el éxito y la sostenibilidad de los esfuerzos de fomento de la capacidad;
  • Celebra el lanzamiento de las herramientas del Comité de París para el fomento de la capacidad con el fin de evaluar las carencias y necesidades en materia de fomento de la capacidad para la aplicación del Acuerdo de París, e invita a las Partes y a las instituciones pertinentes a considerar el uso de las herramientas para apoyar sus esfuerzos de evaluación de las carencias y necesidades en materia de capacidad;

Mitigación

Conclusiones relevantes de los informes de síntesis del IPCC y de la CMNUCC/ Reconocimiento de la brecha de mitigación/Llamado a reforzar la ambición para eliminar la brecha de mitigación

  • Recibe con satisfacción el último informe de síntesis de 2022 sobre las contribuciones determinadas a nivel nacional, y señala con gran preocupación el hallazgo contenido en dicho informe de síntesis de que el nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial en 2030, considerando la aplicación de todas las últimas contribuciones determinadas a nivel nacional y los principios de las CBDR (responsabilidades comunes pero diferenciadas) y las diferentes circunstancias de cada país, está estimado en un 0.3% inferior al nivel de 2019. Esto no concuerda con las conclusiones del Grupo de Trabajo III del IE6, que llegó a la conclusión de que, en los escenarios de limitación del calentamiento a 1.5°C (con más de un 50% de probabilidad para el año 2100) sin superar el límite o con un exceso limitado, las emisiones de GEI deben ser reducidas en un 43 (34-60) por ciento para el año 2030 con respecto al nivel de 2019.
  • Señala con satisfacción la conclusión de la contribución del Grupo de Trabajo III al Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de que existen alternativas de mitigación en todos los sectores que tienen el potencial de reducir al menos a la mitad las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en relación con el nivel de 2019 para el año 2030;
  • Señala también que, conforme a la contribución del Grupo de Trabajo III al Sexto Informe de Evaluación del IPCC, las medidas relacionadas con la demanda tienen un elevado potencial de reducción de las emisiones y anima a las Partes a que adopten medidas adecuadas en relación con la demanda;
  • Enfatiza la necesidad urgente de que las Partes reduzcan de forma inmediata, profunda, rápida y sostenida las emisiones globales de gases de efecto invernadero en todos los sectores, con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5°C con respecto a los niveles preindustriales;

Una vez más, animará al Reino Unido y a otros países que apoyan el pacto de Glasgow ver que el enfoque es de 1.5°C, sin la cobertura de París de 2°C. El énfasis en el IPCC también es bueno.

  • Destaca la importancia de garantizar y posibilitar una transición justa para los países en vías de desarrollo.
  • Reafirma el carácter crítico de la década actual y la necesidad de acelerar la reducción de las emisiones durante este período;
  • Recuerda el párrafo 29 del Pacto Climático de Glasgow, recibe con satisfacción las presentaciones de las NDC nuevas y actualizadas desde la reunión de Glasgow, a la vez que lamenta que algunas Partes aún no han alineado sus NDC con el objetivo de temperatura del Acuerdo de París, e insta a las Partes cuyas NDC aún no están alineadas con el objetivo de temperatura del Acuerdo de París a que revisen y refuercen sus objetivos para 2030 dentro de sus NDC antes de la quinta sesión de la CMA y a que informen sobre los progresos logrados en la RT ministerial previa a 2030, la cumbre de la SG y el BM (Balance Mundial);
  • Pide a la secretaría que prepare un informe de síntesis actualizado que será incluido en un informe de síntesis anual sobre las estrategias de desarrollo a largo plazo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero mencionadas en el artículo 4, párrafo 19, del Acuerdo de París, que será puesto a disposición de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París en su quinto período de sesiones;

La repetición de la transición justa parece descuidada, quizás podría estar mejor incluida en una sola sección sobre la transición justa.

  • Acepta con satisfacción el anuncio y la continuación de la aplicación de varias iniciativas relacionadas con la mitigación desde la reunión de Glasgow e insta a los participantes en dichas iniciativas a que informen sobre los progresos realizados en las mismas antes de la CMA5 de 2023;
  • Enfatiza la importancia de seguir actuando para reducir para el año 2030 las emisiones de GEI no relacionadas con el dióxido de carbono, incluido el metano, e insta a las Partes a preparar planes de acción para este propósito y a informar periódicamente sobre los progresos realizados a través de sus BTR (Comunicación de información sobre medidas de mitigación) y otros medios apropiados

Presentaciones de NDC mejoradas/actualizadas y estrategias a largo plazo

  • Acepta con satisfacción las contribuciones determinadas a nivel nacional nuevas o actualizadas comunicadas por las Partes desde la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París en su tercer período de sesiones (octubre-noviembre de 2021),
  • También recibe con satisfacción las estrategias de desarrollo de bajas emisiones a largo plazo comunicadas por las Partes;
  • Reitera la petición de que todas las Partes revisen y refuercen sus NDC correspondientes a 2030 para alinearlas con el objetivo de 1.5°C; y pide a las Partes que actualicen periódicamente sus estrategias de desarrollo a largo plazo conforme a los últimos datos científicos disponibles, en consonancia con las NDC.

Más repetición, sobre las NDC. En esta ocasión hace hincapié en el trinquete acordado en Glasgow, solicitando, aunque no exigiendo, que los países presenten mejores NDC en un plazo más breve. Se trata de un texto contundente y algunos intentarán minimizarlo.

Vínculo entre la mitigación y los medios de aplicación

  • Reconoce que el aumento del apoyo para las Partes que son países en vías de desarrollo permitirá un mayor grado de ambición en sus acciones de mitigación e insta a las Partes que son países desarrollados a aumentar dicho apoyo;
    Programa de trabajo de mitigación y mesa redonda sobre mitigación
  • {Redacción provisional}

Adaptación

Conclusiones pertinentes de los informes de síntesis del IPCC y de la CMNUCC/ Relevancia/urgencia de la adaptación

  • Recibe con satisfacción la contribución del Grupo de Trabajo II del Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y reconoce la importancia de fomentar un desarrollo resistente al cambio climático, integrando las acciones de adaptación y mitigación con la equidad y las transiciones del sistema situando en el centro la naturaleza y las personas;
  • Señala con gran preocupación las conclusiones de la contribución del Grupo de Trabajo II al Sexto Informe de Evaluación del IPCC, según las cuales, a pesar de los avances en la planeación y aplicación de la adaptación, existen brechas de adaptación entre los niveles actuales de adaptación y los niveles necesarios para responder a las repercusiones y reducir los riesgos climáticos;
    Señala también la conclusión de que, aunque existen opciones de adaptación viables y efectivas que pueden reducir los riesgos para las personas y la naturaleza, la práctica actual de adaptación se lleva a cabo a pequeña escala, de forma fragmentada y gradual;
  • Insta a las Partes a no conformarse con una acción gradual y a adoptar un enfoque transformador para mejorar la capacidad de adaptación, reforzar la resistencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático mediante la integración de la adaptación en las políticas, los programas y los presupuestos, con el objetivo de acelerar un desarrollo resistente al clima;
  • Insta al IPCC a elaborar un informe especial sobre la GGA (Meta Global para Adaptación).
  • Reconoce la importancia de la meta global para adaptación para la aplicación efectiva del Acuerdo de París y recuerda la decisión 7/CMA.3 de establecer y lanzar el programa de trabajo de Glasgow-Sharm el Sheikh para la meta global para adaptación.

La duplicación del financiamiento climático para la adaptación es clave para los países en vías de desarrollo más pobres. En la actualidad, la mayor parte del financiamiento climático existente se destina a los países de ingresos medios, en gran medida para proyectos que podrían haber sido rentables, y obtenido inversiones del sector privado, incluso sin la ayuda. Los proyectos de adaptación, en cambio, son casi imposibles de financiar con fuentes del sector privado, sin embargo, son un literal salvavidas para las comunidades asediadas.

Proyectos como la recuperación de manglares, la regeneración de bosques y pantanos, la construcción de edificios más robustos y la instalación de sistemas de alerta temprana pueden salvar vidas cuando se producen fenómenos meteorológicos extremos. Sus beneficios son enormes, pero dispersos, por lo que las empresas del sector privado no aportarán dinero de la misma manera que lo harían para un parque eólico o unos paneles solares. Esto significa que si queremos que una mayor parte del financiamiento disponible para el clima llegue a los lugares donde más se necesita, es necesario destinar una proporción mucho mayor a la adaptación.

  • Celebra los progresos realizados en el primer año del programa de trabajo de dos años de Glasgow-Sharm el-Sheikh en relación con la meta mundial para adaptación, como se expone en el informe de progreso de los órganos subsidiarios.
  • Espera con interés la conclusión del programa de trabajo de Glasgow-Sharm el-Sheikh relativo a la meta mundial para adaptación en la COP28 y destaca el sólido programa de trabajo para 2023 establecido en la decisión XX/CMA.4.
  • Señala el creciente número de países que cuentan con planes y políticas de adaptación, ya que los países en vías de desarrollo presentaron 38 planes nacionales de adaptación y más del ochenta por ciento de las Partes cuentan con al menos un instrumento nacional de planeación de la adaptación, e insta a las Partes que aún no lo han hecho a que continúen participando en la planeación y acción para la adaptación, como lo pide el Artículo 7.9 del Acuerdo de París, incluyendo la elaboración y aplicación de 12 planes nacionales para la adaptación; la evaluación de los impactos del cambio climático y la vulnerabilidad; el monitoreo y la evaluación y el aprendizaje de los planes, políticas, programas y acciones de adaptación; y el desarrollo de la resistencia de los sistemas socioeconómicos y ecológicos.
  • Insta a las Partes a no conformarse con una acción gradual y a adoptar un enfoque transformador para mejorar la capacidad de adaptación, reforzar la resistencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático, integrando la adaptación en las políticas, los programas y los presupuestos para acelerar el desarrollo resistente al clima.
  • Recuerda que las necesidades actuales en materia de adaptación son significativas y que las mayores necesidades de adaptación implican el aumento de los recursos y la duplicación de los recursos financieros para la adaptación, así como la urgencia de cumplir el mandato de contar con una clara Meta Global para Adaptación que oriente la provisión de financiamiento y los medios de aplicación de los países desarrollados a los países en vías de desarrollo con el fin de reducir el riesgo de los impactos del cambio climático.
  • Señala que la GGA es un marco establecido, que tendrá dimensiones/áreas de enfoque claramente definidas, sectores, enfoques transversales, indicadores/métricas/objetivos, según corresponda, y fuentes de información/contribución que permitirán la aplicación total y sostenida del Acuerdo de París.
  • Insta a las Partes a que se encaminen hacia el cumplimiento de la GGA con el fin de mejorar la acción y el apoyo a la adaptación.
    Invita al IPCC a seguir contribuyendo con un informe especial y un informe metodológico que será incluido en el programa de trabajo del séptimo ciclo de evaluación del IPCC con el objetivo de reflexionar sobre las deficiencias y necesidades de la GGA.
    Reitera que los países desarrollados deberían al menos duplicar su provisión de financiamiento para la adaptación para el año 2025, con transparencia, incluyendo la provisión de calendarios y guías de trabajo.

Este es un lenguaje fuerte que refleja el acuerdo alcanzado en Glasgow para duplicar el financiamiento climático para la adaptación.

  • “Destaca la importancia del financiamiento para la preparación y aplicación de los PNA (Planes Nacionales de Adaptación).
    Reafirma que la adaptación es un reto global que presenta diversos impactos y riesgos locales, nacionales, regionales y transfronterizos que requieren una respuesta global coordinada en el marco de la Convención y su Acuerdo de París, guiada por los principios acordados, y tomando en consideración las prioridades y necesidades de las Partes que son países en vías de desarrollo;
  • Señala con gran preocupación la gravedad de las conclusiones científicas disponibles más recientes, incluyendo las del Grupo de Trabajo II del Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, y el Informe sobre la brecha de adaptación del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), sobre los impactos y riesgos complejos y combinados resultantes de los peligros climáticos que ocurren de manera simultánea y en efecto dominó en todos los sectores y regiones, confirmando al mismo tiempo con seguridad una brecha de aplicación de la adaptación cada vez más amplia, proporcional a las necesidades y riesgos de adaptación, que afecta a las zonas más vulnerables.
  • Considera que cualquier retraso adicional en la acción coordinada de adaptación a nivel mundial provocará que se pierda la breve oportunidad que se está cerrando rápidamente para garantizar un futuro habitable.

Sistemas de alerta temprana

  • Señala con grave preocupación, que un tercio del mundo, incluyendo el sesenta por ciento de África, no tiene acceso a servicios de alerta temprana e información climática, y pide el rápido desarrollo, innovación y provisión de información climática que permita una mejor adaptación y gestión de los impactos del cambio climático (en consonancia con el llamado del secretario general de la ONU a la Alerta Temprana para Todos durante los próximos cinco años).
  • Recibe con satisfacción y reitera el llamado del secretario general de las Naciones Unidas realizado en el Día Meteorológico Mundial, el 23 de marzo de 2022, para proteger a todos los habitantes de la Tierra mediante la cobertura universal de los sistemas de alerta temprana contra los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático en el plazo de los próximos cinco años

Los sistemas de alerta temprana ante la inminencia de fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y tormentas, son una de las principales prioridades del secretario general de la ONU, António Guterres.

  • Pide a los socios de desarrollo, a las instituciones financieras internacionales y a las entidades operativas del mecanismo financiero que proporcionen apoyo para la aplicación de esta iniciativa

Función de los PNA y las ADCOM (Comunicación sobre la Adaptación)

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Reconoce el papel crucial de los PNA e insta a hacer hincapié en los PNA en materia de financiamiento para la adaptación
  • Reconoce la función vital de la Meta Global para Adaptación en el cumplimiento del 2.1b) en el Acuerdo de París y la búsqueda de una mayor acción y apoyo, incluyendo el apoyo financiero para los países en vías de desarrollo.
  • Refleja la importancia del GLASS y la comunicación de las aportaciones al BM en la decisión xx
  • Subraya la necesidad de un enfoque basado en los ecosistemas para la adaptación
  • Destaca la importancia de evitar la mala adaptación
  • Dedica apoyo a la aplicación de las NDC, los PNA y los LT-LEDS (Estrategias de Cambio Climático a Largo Plazo).
  • Recuerda el párrafo 29 de la decisión 1/CMA.3 del Pacto Climático de Glasgow, y acoge con satisfacción los esfuerzos de las Partes realizados hasta el momento para revisar y fortalecer las NDC para alinearlas con el objetivo de temperatura de París.

La adaptación debe ser eficaz y estar dirigida a nivel local

  • Enfatiza que las vías de adaptación deben ser inclusivas y estar determinadas a nivel local y que se debe prestar apoyo de acuerdo con las prioridades impulsadas por los países;
  • Destaca la función y la necesidad de contar con una adaptación dirigida localmente y reconoce que los pueblos indígenas y los conocimientos tradicionales son cruciales.

Financiamiento para la adaptación

  • Señala con grave preocupación que los niveles actuales de los flujos de financiamiento internacional para la adaptación, especialmente los destinados a atender las necesidades y prioridades de las Partes que son países en vías de desarrollo, son insuficientes e inadecuados para responder a los impactos, riesgos y vulnerabilidades del cambio climático;
  • Pide una firme voluntad política para transformar los compromisos en acciones de aplicación conforme a las decisiones pertinentes sobre la aceleración del financiamiento para la adaptación, en particular la duplicación de los flujos de financiamiento para la adaptación de 2019 para el año 2025;

Aunque estos elementos relativamente poco polémicos son imprecisos, es necesario acortar y ajustar este texto.

Trabajo técnico adicional

  • Reconoce los desafíos asociados a la revisión del progreso general en el cumplimiento del objetivo global en materia de adaptación, dados los desafíos que implica la evaluación del progreso en materia de adaptación a nivel local, nacional, regional e internacional;
  • Invita al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático a que considere la posibilidad de elaborar un informe especial sobre la Meta Global para Adaptación como parte de su Informe del Séptimo Ciclo de Evaluación, y a que presente sus conclusiones a la Conferencia de las Partes en su 28º período de sesiones (noviembre de 2023), incluyendo las que sean relevantes para el logro de la Meta Global para Adaptación y la evaluación de los avances realizados para lograrla en relación con el objetivo de temperatura, contribuyendo al primer y posterior balance mundial.

Pérdidas y daños

  • Relevancia/urgencia para afrontar las pérdidas y daños (L&D)
  • Reconoce que la aplicación del Acuerdo de París debe incluir medidas relacionadas con la prevención, la reducción y el tratamiento de las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático y que los países más vulnerables se verán afectados de manera significativa por las pérdidas y daños;

Y aquí, por fin, lo tenemos: el tema más controvertido sobre la mesa. El texto comienza con los aspectos menos polémicos, al señalar que se están produciendo pérdidas y daños, y detalla los impactos de los mismos. Sin embargo, hay que leer bastante para llegar a esta sección antes de pasar a la “alarma” que supone la “insuficiencia de los recursos financieros” proporcionados para las pérdidas y daños, que son las cuestiones clave.

  • También reconoce la creciente urgencia de abordar las pérdidas y daños, ya que aumentarán con cada fracción de grado de aumento de la temperatura global;
  • Señala con gran preocupación, tal como se documenta en el sexto informe del Grupo de Trabajo II del IPCC, la gravedad, el alcance y la frecuencia cada vez mayores de las pérdidas y daños en todas las regiones, y que las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático adoptan la forma de fenómenos meteorológicos extremos, así como de fenómenos de aparición lenta, y que se traducen en pérdidas económicas y no económicas devastadoras, incluso a través de su impacto en el patrimonio cultural, la movilidad humana y los desplazamientos forzados, así como en las vidas y los sustentos de las comunidades locales, y destaca a este respecto que una respuesta adecuada y eficaz a las pérdidas y daños es de gran importancia para que el proceso de la CMNUCC siga siendo creíble y pertinente;
  • Expresa su profunda preocupación respecto a los importantes costos financieros asociados a las pérdidas y daños ocasionados a los países en vías de desarrollo, resultando en el aumento de la carga de la deuda y perjudicando la materialización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030, y recuerda los principios de equidad, responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas, subrayando al mismo tiempo que el informe del Grupo de Trabajo II del IPCC y los mejores datos científicos disponibles más recientes concluyeron que la gravedad, el alcance y la frecuencia de las pérdidas y daños seguirán aumentando con cada fracción adicional de aumento de la temperatura. En este sentido, expresa su alarma ante la insuficiencia de los recursos financieros proporcionados o disponibles para evitar, minimizar y hacer frente a las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático, en particular para hacer frente a las pérdidas y daños.

“Existe una ‘profunda preocupación’ e incluso ‘alarma’ por las pérdidas y daños; son palabras fuertes, y merecen figurar en el texto final.

Pero obsérvese lo que no aparece. Las palabras “reparación”, “responsabilidad” e “indemnización” han sido utilizadas por algunos activistas contra el cambio climático, y por algunos países, para describir las pérdidas y los daños en estas negociaciones. Estas palabras, que conllevan significados legales específicos, no se encuentran en ninguna parte de este texto.

Asimismo, según el texto decisorio de la COP de París, se excluyen los términos de responsabilidad e indemnización.
Las pérdidas y daños se refieren a los estragos de los fenómenos meteorológicos extremos demasiado graves como para que los países puedan adaptarse y protegerse contra ellos, e incluyen los impactos sociales y económicos, así como los daños a la infraestructura física. También hace referencia a la ayuda financiera que los países desarrollados deben proporcionar a los países afectados por las pérdidas y daños que sufren, pero no lo equipara a una indemnización.

  • Reitera la urgencia de incrementar la acción y el apoyo, según corresponda, incluyendo el financiamiento, la transferencia de tecnología y el fomento de la capacidad, para aplicar enfoques que permitan evitar, minimizar y hacer frente a las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático en las Partes que son países en vías de desarrollo que son particularmente vulnerables a estos efectos, y que el incremento de la acción y el apoyo requiere recursos nuevos y adicionales significativos para subsanar las brechas financieras existentes, en particular en relación con el tratamiento de las pérdidas y daños;
  • Recibe con satisfacción el acuerdo de las Partes de incluir por primera vez un subtema del orden del día titulado “Cuestiones relacionadas con los acuerdos de financiamiento para responder a las pérdidas y daños asociados con los efectos adversos del cambio climático, incluyendo un enfoque en el tratamiento de las pérdidas y daños” bajo el tema del orden del día titulado “cuestiones relacionadas con el financiamiento” en el marco de la COP y la CMA, como reflejo del amplio consenso mundial en torno a la seria situación en relación con las pérdidas y daños y la necesidad de acuerdos de financiamiento eficaces relacionados con la respuesta a las pérdidas y daños, en particular el tratamiento de las pérdidas y daños.
  • Reconoce el trabajo pertinente realizado fuera del proceso de la CMNUCC en relación con las actividades de prevención, reducción y tratamiento de las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático, como el Escudo Global contra los Riesgos Climáticos del G7, Insuresilience, y la iniciativa de la OMM (Organización Meteorológica Mundial) y del secretario general de las Naciones Unidas (SGNU) sobre los Sistemas de Alerta Temprana para Todos, y considera que son contribuciones útiles que pueden complementar y reforzar mutuamente los progresos a los que se aspira en el marco de la CMNUCC, a través de un ecosistema financiero más amplio y diverso que incluya, pero no se limite a, fuentes de financiamiento innovadoras e híbridas.

Algunos países en vías de desarrollo apoyan un enfoque “mosaico” para el financiamiento de las pérdidas y daños, que reuniría financiamiento de diversas fuentes, incluyendo el Banco Mundial y otras instituciones financieras públicas, además de iniciativas como el Escudo Global, una idea alemana que consiste en un programa de seguros que otorgaría pagos rápidos a los países pobres cuando ocurra un desastre.

Sin embargo, otros países en vías de desarrollo quieren que se cree un nuevo mecanismo financiero único para pérdidas y daños, que reemplazaría a cualquier tipo de financiamiento existente y podría obtener dinero de distintos mecanismos, como un impuesto mundial sobre el carbono.

Es poco probable que el debate sobre la forma que debe adoptar este financiamiento se resuelva en estas negociaciones. Esto supondrá una amarga decepción para los países en vías de desarrollo, que acusan a las naciones ricas, como Estados Unidos, de dar largas al asunto. Los países ricos sostienen que están a favor del financiamiento de las pérdidas y daños, pero que necesitan concretar los detalles, como por ejemplo, quién gobernaría las instalaciones financieras y cómo se entregaría el dinero.

  • Recibe con satisfacción el acuerdo de las Partes sobre todas las disposiciones institucionales relativas a la red de Santiago para evitar, minimizar y hacer frente a las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático, con el fin de permitir su plena operatividad, apoya la función que se le ha encomendado de catalizar la asistencia técnica para la aplicación de los enfoques pertinentes a nivel local, nacional y regional en los países en vías de desarrollo que son particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático, y renueva su determinación de seleccionar la sede de la Secretaría de la Red de Santiago para 2023 a través de un proceso de selección realizado de forma abierta, transparente, justa y neutral en conformidad con el proceso descrito en los párrafos 17-18 de CMA/* COP/*.
  • {Redacción provisional de los acuerdos de financiamiento}.

Necesidad de acuerdos de financiamiento para abordar las L&D.

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso} Los BMD y las Partes deben actuar con mayor intensidad para apoyar las acciones destinadas a abordar las L&D
  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}

Transparencia

Presentación de informes en el marco de transparencia reforzada

  • Reconoce la importancia de aumentar el apoyo que se brinda a los países en vías de desarrollo para la aplicación del marco de transparencia mejorada en virtud del artículo 13 del AP (Acuerdo de París) de manera oportuna, adecuada y predecible.

Cooperación y acción transversal

Cooperación en virtud del artículo 6

  • {Redacción provisional de resultados pertinentes de las negociaciones en curso}

Tras las investigaciones publicadas el año pasado que mostraban que un gran número de países no declaran correctamente sus emisiones, incluidas las del potente gas de efecto invernadero metano, las peticiones de transparencia son más importantes que nunca. En la jerga de la ONU, la transparencia está contemplada en el MRV, que significa medición, reporte y verificación de las emisiones, y ha sido un problema desde hace mucho tiempo.

Algunos países se resisten a someterse a cualquier tipo de supervisión externa en materia de emisiones, ya que lo consideran una violación de su soberanía nacional.

No obstante, si no se pueden verificar adecuadamente las emisiones, los esfuerzos del mundo para mantenerse dentro de los 1.5°C se verán obstaculizados. Entre los países clave cuyas emisiones son cuestionables se encuentran Rusia y Arabia Saudita, dos de los principales productores de petróleo y gas y emisores del mundo.

  • “Decide que los resultados de REDD-plus evaluados y verificados en virtud del artículo 5.2 (después de 2016) pueden ser presentados en virtud del artículo 6.2.

Medidas de respuesta

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}
  • Toma nota de la conclusión de la revisión de los informes anuales 2019 y 2021-2022 del Comité de Katowice sobre los impactos de la aplicación de las medidas de respuesta realizada por el foro acerca de los impactos de la aplicación de las medidas de respuesta.
  • Acoge con satisfacción que el OSACT (Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico) y el OSE concluyan la revisión intermedia del plan de trabajo del foro y de su CKR (Comité de Expertos de Katowice sobre las Repercusiones de la Aplicación de las Medidas de Respuesta) con el fin de mejorar la eficacia del foro.
  • Garantiza que las medidas de respuesta estén vinculadas a todas las políticas de mitigación y que se aborden y eviten las consecuencias económicas y sociales negativas derivadas de la aplicación de las medidas de respuesta.

Iniciativas nacionales e internacionales relevantes/ Iniciativas de cooperación del Pacto Climático de Glasgow

  • Recibe con satisfacción el anuncio y la posterior aplicación de diversas iniciativas relacionadas con la mitigación desde Glasgow;
    Pide a las Partes que tomen mayores medidas para reducir para el año 2030 las emisiones de GEI no relacionadas con el carbono;
  • Trabajos relevantes de la OACI y la OMI.

Tratado anteriormente.

Necesidades especiales y circunstancias especiales de África

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}

El océano y el cambio climático

  • Recibe con satisfacción el resumen oficioso elaborado por el presidente del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico sobre el Diálogo sobre el Océano y el Cambio Climático de 2022, celebrado el 15 de junio de 2022, relativo a la forma de fortalecer la acción basada en los océanos en relación con el cambio climático;
  • Anima a las Partes a considerar la posibilidad de incluir, según corresponda, la acción basada en los océanos en sus comunicaciones e informes, incluyendo, pero sin limitarse a ello, las contribuciones determinadas a nivel nacional, las estrategias a largo plazo y las comunicaciones sobre la adaptación;
  • Reconoce las conclusiones de los mejores datos científicos recientes disponibles, así como los conocimientos tradicionales, los conocimientos de los pueblos indígenas y los sistemas de conocimientos locales;
  • Pide que los informes previstos en el párr. 60, 1/CP.26 sean puestos a disposición del diálogo anual;
  • Anima a las Partes a que: consideren, según corresponda, la acción sostenible de mitigación y adaptación al cambio climático basada en los océanos en sus objetivos climáticos nacionales o en la aplicación de estos objetivos, incluyendo pero no limitándose a las contribuciones determinadas a nivel nacional, las estrategias a largo plazo y las comunicaciones sobre la adaptación; y a que mejoren la cooperación entre la CMNUCC y otras organizaciones y procesos internacionales, entre ellos las Conferencias de las Naciones Unidas sobre los Océanos, respetando a su vez los mandatos existentes y evitando la duplicación.
  • Determina que el diálogo anual sobre los océanos y el cambio climático será facilitado, a partir de 2023, por dos comoderadores, seleccionados por las Partes, e invita a la presidencia del OSACT a que, en coordinación con los comoderadores, seleccione y defina áreas temáticas específicas previamente al diálogo, consultando a las Partes y a los observadores, incluyendo los avances de los programas de trabajo de la CMNUCC y de los órganos constituidos para integrar y reforzar la acción basada en los océanos (como se solicita en 1/CP.26, párrafo 60);

Función de los bosques

  • Recuerda que, en el contexto de la prestación de un apoyo adecuado y predecible a las Partes que son países en vías de desarrollo, las Partes deberían aspirar de forma colectiva a desacelerar, detener y revertir la pérdida del dosel y del carbono, de acuerdo con las circunstancias de cada país, en consonancia con el objetivo último de la Convención, como se establece en su artículo 2;
  • Recuerda las conclusiones del IPCC de que la reducción y la eliminación de las emisiones de GEI procedentes de los bosques y del uso de la tierra son esenciales para todas las vías que conducen al objetivo global de cero neto y el papel fundamental que desempeñan los bosques sanos en la regulación del clima, la protección de la biodiversidad, la seguridad alimentaria y del agua, la fertilidad del suelo y la limitación de las migraciones forzadas;
  • Reconoce la urgente necesidad de que el financiamiento público y privado aumente de manera significativa el apoyo a los resultados de REDD+ evaluados y verificados en virtud del Artículo 5.2 cuando se cumplan las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional o se satisfagan las demandas de cero neto;

Estilos de vida sostenibles

  • Señala la importancia de la transición a estilos de vida sostenibles y a patrones de consumo y producción sostenibles para los esfuerzos destinados a hacer frente al cambio climático;

Educación

  • Señala también la importancia de un enfoque educativo que promueva nuevos estilos de vida, fomentando al mismo tiempo un patrón renovado de desarrollo y sostenibilidad basado en el cuidado, la fraternidad y la cooperación.

Balance mundial y revisión periódica

Situación e importancia del proceso del BM

  • Celebra los avances del primer balance mundial y señala con satisfacción el carácter equilibrado, exhaustivo e inclusivo del primer diálogo técnico sobre el balance;
  • Celebra también la invitación del secretario general de las Naciones Unidas a convocar una cumbre sobre la ambición climática en 2023 antes de la conclusión del primer balance mundial en la COP 28 y la CMA 5;

El balance mundial, exigido por el Acuerdo de París, supone la evaluación de los éxitos –o no– de los países en el cumplimiento de sus NDC, así como de las políticas y medidas que han implementado para reducir las emisiones. El balance está programado para el próximo año y es el principal mecanismo para garantizar que los países están cumpliendo sus promesas.

Es importante que este año se incluya un texto sobre el balance mundial, pero se esperan obstáculos el próximo año, cuando los países tengan que someterse al escrutinio.

  • Enfatiza que el resultado del balance mundial informará a las Partes para que actualicen y mejoren, de manera determinada a nivel nacional, sus acciones y su apoyo conforme a las disposiciones pertinentes de este Acuerdo, así como para que mejoren la cooperación internacional para la acción climática;
  • Insta a todas las partes interesadas que participan en el primer balance mundial a que se concentren en lograr el resultado mencionado en el artículo 14, párrafo 3, del Acuerdo de París;
  • Expresa su agradecimiento a los comoderadores del diálogo técnico por sus esfuerzos para llevar a cabo la segunda reunión de dicho diálogo, de una manera sólida, holística e inclusiva, en consonancia con el artículo 14 del Acuerdo de París y la decisión 19/CMA.1.
  • Acoge con satisfacción y alienta el compromiso activo de las Partes y de los interesados no Partes en la realización de aportaciones y en su participación en las actividades del Diálogo Técnico.
  • Recibe también con satisfacción las conclusiones del 57º período de sesiones del OSACT y del OSE, sobre la necesidad de realizar actividades adicionales en el transcurso del año 2023 como parte del análisis del componente de productos del balance mundial, incluyendo, entre otras cosas, la ejecución de talleres entre períodos de sesiones e invitando al comité de alto nivel mencionado en el párrafo 33 de la decisión 19/CMA.1 a proporcionar una actualización durante el 58º período de sesiones de los órganos subsidiarios (junio de 2023) sobre los avances en la planificación de sus eventos de alto nivel.
  • Celebra los progresos alcanzados en la ejecución del balance mundial, invita al SGNU a debatir los resultados de alto nivel del BM, en el marco de su Cumbre de Líderes de 2023, y pide a la presidencia que se prepare para un BM que sea un proceso inclusivo, equilibrado, exhaustivo y centrado en las Partes, que cuente con la participación de los interesados no Partes.
  • Reconoce la importancia del balance mundial como mecanismo de trinquete de ambición en el marco del Acuerdo de París
  • Enfatiza la necesidad de que las Partes trabajen para lograr un resultado ambicioso en el Balance Mundial en la quinta sesión de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París, que permita a las Partes mejorar sus acciones y su apoyo, incluyendo las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, así como ofrecer un cambio gradual en la colaboración internacional)

Segunda revisión periódica

  • {Redacción provisional de los resultados pertinentes de las negociaciones en curso}

Acción de los interesados no Partes

Papel de los interesados no Partes, incluidos los jóvenes y los niños, las mujeres y las niñas, las ciudades y las comunidades locales, los pueblos indígenas

  • Expresa su reconocimiento a la presidencia de la Conferencia de las Partes y al colectivo de niños y jóvenes por organizar el foro liderado por jóvenes e insta a las Partes a incluir a los jóvenes en sus procesos de diseño y aplicación de políticas y acciones climáticas, reconociendo la importancia de la equidad intergeneracional y de mantener la estabilidad del sistema climático para las generaciones futuras;
  • Reconoce el papel de los niños y los jóvenes como agentes de cambio en el tratamiento y la respuesta al cambio climático, instando a las futuras presidencias de la Conferencia de las Partes a que sigan nombrando a los enviados de la juventud, y a que promuevan la participación plena, significativa y equitativa de los niños y los jóvenes, incluso mediante la continuación de la organización del Pabellón de Infancia y Juventud inaugurado por primera vez en la COP27 en Sharm El Sheikh.
  • Destaca las conclusiones de la decimoséptima Conferencia de la Juventud, organizada por el colectivo de organizaciones no gubernamentales de niños y jóvenes y que se celebró en Sharm El Sheikh en noviembre de 2022;
  • Celebra el desarrollo del primer foro sobre el clima dirigido por jóvenes (en adelante, el Diálogo Juvenil sobre el Clima de Sharm), de conformidad con el párrafo 65 de la y un acuerdo significativo para garantizar la visibilidad y el impacto de la declaración política mundial de la juventud, e insta a las futuras presidencias a que, a través de la plena colaboración con YOUNGO y otras Organizaciones Juveniles, y con el apoyo de la secretaría de la CMNUCC, sigan defendiendo y desarrollando este foro y apoyando su desarrollo progresivo y su impacto significativo.
  • Acoge con satisfacción el nombramiento del primer Enviado de Juventud de la Presidencia de la COP como un paso más hacia el fortalecimiento de los enfoques de las presidencias de la COP con respecto al compromiso y el diálogo de los jóvenes en relación con el clima, y anima a las futuras presidencias entrantes a que consideren la posibilidad de hacer lo mismo.
    Insta a las Partes a que adopten nuevas medidas para profundizar en su compromiso con los jóvenes en lo que respecta a la planeación, la aplicación y la defensa de políticas, incluso a través del diálogo periódico e institucional, y, según corresponda, a que consideren la posibilidad de incluir a representantes y negociadores jóvenes en sus delegaciones nacionales, y a que consideren asimismo la posibilidad de hacer pública la información sobre las medidas que adoptan para apoyar la participación de la juventud en la conversación sobre el clima a nivel local, nacional, regional, continental e internacional.
  • Insta a las Partes a que aborden los efectos diferenciados del cambio climático en los niños y los jóvenes, incluidas las niñas y las mujeres, entre otros, mediante la recopilación, el uso y la presentación de datos desagregados, con el objetivo de fortalecer las políticas de acción climática que respondan a las cuestiones de género, a los jóvenes y a los niños, y que garanticen sistemáticamente el pleno respeto y disfrute de los derechos humanos por parte de los niños y los jóvenes.
    Invita a la secretaría a considerar la posibilidad de apoyar la participación significativa de los niños y los jóvenes, incluso mediante la exploración de medios y formas de mejorar la asignación de cuotas de insignias y distribuirlas de manera equitativa a nivel mundial.

Compromiso del sector privado

  • Afirma que el logro del objetivo de la Convención y de los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París requiere la amplia colaboración entre todos los niveles de gobierno, el sector privado y la sociedad civil;
    Acción climática global en el proceso de la CMNUCC (Asociación de Marrakech, etc.)
    Anima a las Partes y a los interesados no Partes a participar de forma activa en las iniciativas de la Asociación de Marrakech para la Acción Climática Global;
  • Recibe con satisfacción el liderazgo de los Campeones de Alto Nivel, incluso en el contexto de la Agenda de Avances, y la colaboración entre las Partes y los interesados no Partes, y hace hincapié en la necesidad de una aceleración y colaboración continuas;
  • Invita a los Campeones de Alto Nivel y a la secretaría a preparar un informe de síntesis sobre el progreso de las iniciativas con respecto a la Acción Climática Global y las Agendas de Avances.
  • Acepta con satisfacción la Agenda de Adaptación de Sharm el-Sheikh, cuyo objetivo es reunir a los actores estatales y no estatales en torno a un conjunto compartido de acciones para la adaptación.
  • Rendición de cuentas de las acciones de los interesados no Partes
  • Recibe con satisfacción las recomendaciones del Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre los Compromisos de Cero Emisiones Netas de las Entidades No Estatales, iniciado por el secretario general de las Naciones Unidas en junio de 2022, que están diseñadas para mejorar la transparencia y la rendición de cuentas relacionadas con, y el progreso en el logro de, los compromisos climáticos de las empresas, los inversionistas, las ciudades y las regiones;
  • Invita a la secretaría a que, en consulta con los Campeones de Alto Nivel, garantice una mayor rendición de cuentas respecto a las iniciativas y compromisos voluntarios como medio para revisar la membresía y los acuerdos de trabajo de la Asociación de Marrakech para la Acción Climática Global, basándose en el trabajo de la plataforma de la Zona de los Actores No Estatales para la Acción Climática;

ACE (Acción para el Empoderamiento Climático)

  • Recibe con satisfacción la adopción del primer plan de acción en el marco del programa de trabajo de Glasgow sobre la Acción para el Empoderamiento Climático (ACE), que establece actividades a corto plazo, claras y sujetas a plazos en las cuatro áreas prioritarias del programa de trabajo de Glasgow y en los seis componentes de ACE de forma equilibrada, como un paso concreto para empoderar a todos los miembros de la sociedad, incluidos los jóvenes, para que participen en la acción climática.

La agenda de avances hace referencia a las empresas que están reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero, utilizando con frecuencia un enfoque sectorial que abarca todas o muchas de las principales empresas de un determinado sector de altas emisiones –como el acero, el transporte por carretera y el hidrógeno– y acordando formas para que colaboren y reduzcan sus emisiones. Cabe destacar que no se menciona la Alianza Financiera de Glasgow para el Cero Neto (GFANZ), que reunió a bancos y otros inversionistas que tienen más de 130 billones de dólares bajo su gestión, encabezados por el exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, en la COP26.

La GFANZ se ha visto asediada por la controversia ya que resulta que algunos de sus más de 500 miembros siguen invirtiendo en el sector del carbón y otros combustibles fósiles, muchos de ellos atraídos por los enormes rendimientos financieros que ofrecen los combustibles fósiles en la actualidad.

Las empresas tienen un claro papel que desempeñar en la transición al cero neto, sin embargo, no se ha solucionado la cuestión relativa a cómo alejar el sistema financiero mundial de los combustibles fósiles. El próximo año, la COP28 se llevará a cabo en los Emiratos Árabes Unidos, el tercer mayor productor de petróleo del mundo.

¿Qué significa el borrador?

Este borrador difícil de manejar refleja casi todos los elementos que han sido discutidos de alguna forma en esta COP. Los defensores de la acción climática se sentirán satisfechos por el lenguaje que afirma la importancia del objetivo del 1.5°C, la reducción progresiva del carbón y el compromiso de duplicar el financiamiento para la adaptación.

Pero desearán ver un compromiso más claro y prominente con el límite de 1.5°C en la próxima versión de este texto, y un compromiso para encargar un informe formal sobre cómo se va a reducir el carbón de forma urgente, en lugar de la vaga promesa de una eventual reducción progresiva que existe en la actualidad.

Pero, como muestran las redacciones provisionales, algunas de las cuestiones más polémicas –principalmente las pérdidas y daños– aún no han sido resueltas. Dado que está previsto que la COP finalice el viernes a las 18:00 horas de Egipto, es casi seguro que las negociaciones continuarán el sábado, pero como los países siguen estando tan distanciados en cuestiones clave, no parece que se vaya a llegar a una solución.

El acuerdo final sobre pérdidas y daños siempre fue algo improbable en estas negociaciones, pero el hecho de que los países empiecen a hablar de ello de forma detallada constituye un avance. Si se puede lograr un avance en la cuestión clave de la reforma del Banco Mundial fuera de estas negociaciones, se crearían muchas más posibilidades.

Primer borrador del texto de la COP27: qué dice y qué significa - qatar-2022