La jornada electoral inicia en

‘El corazón de las tinieblas’: los vecinos de Brasil rechazan su respuesta a la pandemia
Una mujer coloca una rosa en colchones que simboliza a las víctimas del coronavirus, en una protesta en Río contra la respuesta pandémica de Bolsonaro. Fotografía: Carl de Souza / AFP / Getty Images

Desde hace mucho se le considera una superpotencia del soft power, es la tierra culturalmente bendecida y besada por el sol, el hogar de la Bossa Nova, el Capoeira y Pelé.

Pero la desastrosa respuesta de Brasil al coronavirus, bajo el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro le ha dado al país más grande de Latinoamérica un papel desconocido y desagradable: el de un marginado lleno de Covid, desacreditados de la ciencia y políticamente inestable a quien muchos de sus vecinos regionales le están cerrando la puerta.

“El otro día vi un artículo bastante fuerte que decía que Brasil era visto por sus vecinos como una especie de colonia de leprosos … y probablemente es verdad”, concedió Ricardo Ricupero, un diplomático brasileño veterano, que citó a Joseph Conrad, y no a João Gilberto, para describir los problemas de su país.

Lee también: La variante de Brasil es dos veces más rápida; me preocupa México: Eric Feigl-Ding

“¡El horror! ¡El horror!”, se lamentó el embajador retirado la semana pasada, antes de que su país se hundiera más en la turbulencia política del inesperado despido del ministro de defensa- “Brasil está en el corazón de las tinieblas”.

Los vecinos de Brasil se revuelven para responder al colapso de al lado. Argentina, Colombia y Perú prohibieron los vuelos hacia sus vecinos que hablan portugués, y el líder de Venezuela, Nicolás Maduro, reprendió a su rival derechista por la calamidad que ha matado a más de 300,000 brasileños.

Es alarmante, e incluso angustiante, ver los reportajes de São Paulo y Río … y la actitud imprudente de la derecha trumpista y Jair Bolsonaro hacia el pueblo de Brasil”, declaró Maduro la semana pasada mientras ordenaba un confinamiento de 14 días para contrarrestar la variante P1, que es más contagiosa y que está en el centro del terror global por el descuidado brote en Brasil.

Brasil ahora representa una amenaza para el mundo. ¿Y de quién es la culpa? De Jair Bolsonaro”, proclamó Maduro, agitando un dedo al aire. “Es una locura. No hay otro nombre”.

Siete mil kilómetros al sur de Caracas, en Uruguay, hay señales de una preocupación similar, con las autoridades apresurándose para vacunar a los residentes de la región fronteriza con Brasil. “La idea es crear un escudo epidemiológico”, dijo Rodney Colina, consejero del gobierno contra el Covid y virólogo que detectó los primeros casos de P1 en Uruguay y pidió restricciones más severas para detener el esparcimiento. “Si comenzamos a ver que la variante P1 necesitaremos un cierre total de prácticamente todo”, advirtió Colina.

Se espera que 60,000 brasileños mueran tan solo en marzo, y se convertiría en el mes más letal de la pandemia de 13 meses en Brasil.

Te puede interesar: Furia en Brasil porque Bolsonaro dice que la gente pronto llevará una ‘vida normal’

En Argentina también pierden el sueño por el caos. Un grupo de científicos argentinos recientemente publicó una carta abierta para solicitar al gobierno el cierre de la frontera de 1200 kilómetros con Brasil.

“Brasil es un espejo al que preferimos no asomarnos. Por eso es tan importante establecer las restricciones de viaje de inmediato porque una vez que aumenten los contagios, será demasiado tarde”, dijo Humberto Debat, un biólogo argentino que ayudó a producir la solicitud, que condenó la conducta “irresponsable y negacionista” de Bolsonaro.

El jueves pasado, conforme Brasil registraba más de 100,000 casos de Covid-19 en un solo día por primera vez, Argentina anunció la prohibición de vuelos provenientes de Brasil, Chile y México. Soledad Retamar, una estadista trabajando con los datos del Covid, y quien respalda tales medidas, dijo: “El miedo es que podemos comenzar a ver el tipo de tasas de mortalidad que tuvieron en Manaus a principios de año si la variante P1 comienza a circular en Argentina”.

Las autoridades colombianas prohibieron los vuelos de Brasil en enero, y detuvieron los vuelos internos a la ciudad de Leticia que está en la frontera con el Amazonas, donde los esfuerzos de inmunización se enfocan en adultos jóvenes en un intento de bloquear la difusión de la variante P1. Ana Mauad, profesora de relaciones internacionales en la Universidad Javeriana de Bogotá, dijo que la “completa falta de estrategia y el mal manejo de la pandemia” de Bolsonaro sorprendieron a la región.

Bolsonaro ha conseguido convertir a Brasil en un infierno gigantesco”, tuiteó el expresidente de Colombia Ernesto Samper la semana pasada, mientras que la Organización Mundial de la Salud admitió que la “lamentable situación de Brasil comienza a afectar a sus vecinos.

La administración de Bolsonaro reaccionó con incomodidad al coro de críticas internacionales.

“Creo que es … terriblemente injusto”, dijo Ernesto Araújo, el ministro exterior de Brasil, al periódico Estado de São Paulo a principios de mes. Araújo, quien renunció el lunes después de la rebelión de los diplomáticos y legisladores que lo acusan de ayudar a destruir la reputación internacional de Brasil, rechazó la idea de que hubiera algo “fuera de control” en su país, y aseguró que Brasil era víctima de “discriminación”.

“Es como si … sólo murieran personas en Brasil”, se quejó Bolsonaro la semana pasada.

Ricupero dijo que no podía ocultarse que su país sudamericano se convirtió en el “epicentro absoluto” de la pandemia y predijo que las restricciones regionales aumentarán en las próximas semanas en países como Bolivia, Colombia y Perú.

No te pierdas: Cae apoyo a Bolsonaro y Lula figura para las elecciones de 2022

“Ahora mismo, Brasil está en la hora del reinado de la oscuridad”, dijo.

Síguenos en

Google News
Flipboard