‘Estamos con miedo, pero es el transporte más rápido’: usuarios vuelven a la Línea 3 del Metro
La Línea 3 del Metro es una de las que tienen más afluencia en la CDMX. Foto: Gobierno CDMX.

Nancy Valdez estuvo a punto de sufrir el accidente de la Línea 3 del Metro. El pasado sábado 7 de enero llegó con su hija a la estación Indios Verdes poco después de las 09:30 horas, para ese momento algunos usuarios ya hablaban del choque entre dos trenes unos kilómetros más adelante, entre las estaciones Potrero y La Raza.

“Ya íbamos a transbordar, pero por algo no tomamos el Metro. Estábamos en Indios Verdes y ya empezaban a correr la voz. La noticia me dejó muy impactada, sales de casa pero no sabemos si vamos a regresar o no”, dice Nancy , ama de casa de 32 años, todavía con voz nerviosa. 

El choque de trenes del que se salvó Nancy dejó un saldo de más de 100 personas heridas y una joven muerta. Y aunque se trató de un accidente aparatoso, el gobierno de la Ciudad de México decidió reabrir toda la Línea 3 del Metro este miércoles 11 de enero, luego de que cuatro estaciones que se vieron afectadas por el accidente (Indios Verdes, Deportivo 18 de Marzo, Potrero, La Raza) estuvieron cerradas por tres días. 

Nancy estuvo presente en la reapertura de la Línea 3. Ella utiliza con mucha frecuencia el Metro para llevar a su hija de 9 años al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), donde le atienden su padecimiento de asma. Aunque viajó con miedo por los recuerdos del accidente, la ama de casa tuvo que subirte a este transporte porque es el más económico y el más rápido.

“Estamos con miedo porque uno nunca sabe qué va a pasar. Este es el medio más rápido para llegar a donde vamos y cuando no está funcionando, se crea un caos porque tienes que buscar otras alternativas más lentas”, dice Nancy.

La reactivación de la Línea 3 se llevó a cabo desde las 07:00 horas. Autoridades del Metro anunciaron en las redes sociales de este sistema de transporte que reanudaba el servicio desde la estación Indios Verdes, en el extremo norte de la ciudad, hasta Universidad, donde se encuentra el campus de Ciudad Universitaria, en el sur. “La reapertura del servicio se realiza luego de llevar a cabo de forma estricta y rigurosa las pruebas en aparatos de vía, instalaciones eléctricas y electrónicas, y de los sistemas de telecomunicaciones y pilotaje automático”, señalaron las autoridades en Twitter.

Según estadísticas publicadas en la cuenta de Twitter del Metro, entre las 06:30 y las 09:00 horas, cuando miles de personas acuden al trabajo o la escuela, la Línea 3 Tuvo una afluencia alta y los trenes demoraban entre cuatro y ocho minutos en llegar de una estación a otra.

Al mediodía de este 9 de enero la gente caminaba con aparente tranquilidad adentro de la estación La Raza, algunas personas con prisa y otras con más calma. Algunos de los usuarios que utilizaron este transporte público volvieron a detectar los problemas de siempre, vagones viejos y algunos retrasos en los viajes, pero ningún problema mayor que hiciera pensar en que se podría repetir un nuevo accidente.

La noticia de que la Línea 3 retomaba sus actividades tomó por sorpresa a algunas personas. Diana Rojas, quien utiliza este medio de transporte para acudir a citas médicas de su bebé en el Hospital La Raza, no dudó en utilizar el Metro cuando un conductor de camión le dijo que ya estaba abierto.

“Sí nos hace falta (el Metro), estamos viniendo aquí al hospital, entonces es complicado porque hay que buscar camión y se tarda en el tráfico o los taxis cobran mucho. No es lo mismo pagar un Metro de 5 pesos que te deja aquí a un Uber o un taxi que de La Raza a Indios Verdes te cobra 50 o 70 pesos”, expresa la joven 23 años.

Si bien Diana se animó a volver a subirse al Metro, lo hizo con temor por el accidente del pasado sábado, especialmente porque ella utiliza la Línea 3 en horarios muy tempranos, como el del accidente. El sábado 7 de enero se salvó porque no le tocaba ni cita médica a su bebé ni trabajar en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde hace limpieza.

“Sí nos da temor que vuelva a chocar y que estemos ahí. Ese día no íbamos, pero ahorita usualmente estamos viniendo más temprano y ese día porque no nos tocó, pero si no, nos hubiéramos quedado ahí atoradas”, señala Diana en entrevista afuera de la estación La Raza.

El nuevo accidente de la Línea 3 ha puesto bajo la lupa al Metro, un sistema de transporte que utilizan miles de personas cada día para realizar sus actividades. En mayo de 2021 se registró otro accidente mortal en la Línea 12, cuando un tren elevado se desplomó y dejó un saldo de 26 personas muertas y decenas de heridos.

Anuar Terán, trabajador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), volvió a utilizar el Metro este miércoles 10 de enero y en sus recuerdos no solo estaba el accidente de la Línea 3, sino el registrado hace casi dos años en la Línea 12.

“¿Regreso con miedo? No más de lo que ya existía, hay que tener mucho cuidado”, menciona Anuar, quien relata que en los días en los que no sirvió la Línea 3 tuvo retrasos de hasta 40 minutos en su trabajo.

“Cuando hace falta un servicio así uno se da cuenta de lo indispensable que es. Yo tomo el metro entre 5:50 y 6:00 de la mañana, usualmente llego al trabajo entre 8:15 y 8:20 y estos días llegué a las 9:00, mi jefe estaba que no se la creía. Afortunadamente mi jefe entiende, me dijo que me daba oportunidad de tener este retraso porque estaba cerrada la Línea de la que yo venía”, expresa.

Aunque Anuar considera que el Metro ofrece un buen servicio a los ciudadanos, él y otros ciudadanos piden que se le dé buen mantenimiento para prevenir accidentes tan graves como el de la Línea 3 y la Línea 12. Además, el trabajador del INAH opina que debe haber una revisión de la responsabilidad de las más altas autoridades de este sistema de transporte.

“Sí conviene una revisión consciente de los directivos porque los trabajadores son bastante eficientes y si conviene una revisión de los directivos, si necesitan más recursos o más personal capacitado que lo declaren”, señala el usuario.

El gobierno de la Ciudad de México asegura que el presupuesto para el mantenimiento del Metro ha ido en aumento año y con año. Entre 2022 y 2023, su presupuesto aumentó en 857 millones de pesos, y comparado con 2021, el crecimiento presupuestal es del 25.5%, al pasar de 15 mil 684 millones de pesos a 19 mil 687 millones de pesos, lo cual, representa un incremento de recursos por 4 mil millones de pesos, informó la secretaria de Administración y Finanzas de la CDMX, Luz Elena González Escobar.

Después del incendio de la subestación ubicada en Delicias 67, en el centro, el proyecto Metro-Energía que tiene un presupuesto de 4 mil 500 millones de pesos para la construcción de la Subestación Eléctrica de Alta Tensión Buen Tono, la compra de transformadores nuevos y 17 subestaciones rectificadoras, entre otras acciones.